Aragón y la España silenciada

España 1240Sólo hay que pegar el oído a la acera bulliciosa de la tarde, al zumbido de los bares en la hora de las cañas, a las plácidas plazuelas en las que un grupo de jubilados entretiene con migas a las palomas. Gente sin pretensiones, cargadas sólo de cotidianidad. Ha ocurrido ahora en Zaragoza, con motivo de la festividad de la región por el día de San Jorge, pero se aprecia en muchos otros lugares de España, una mayoría silenciada que asiste, entre abatida y hastiada, al desprecio persistente de la identidad de todos ellos como pueblo. Que parece, en fin, que aquí sólo hay dos o tres autonomías con historia, mientras que todas las demás son una especie de sucursales que no merecen siquiera atención.

Y esa desconsideración latente, continua, estalla en las calles en días como estos, cuando los aragoneses, la mayoría silenciada de las aceras, se revuelve en sí misma para recordar que la historia no se puede reinventar y readaptar. Que el reino que hubo aquí se llama de Aragón. Y que nunca ha existido una corona catalanoaragonesa, sólo un condado, el de Barcelona, que pertenecía a la primera. Lo dicen, pero la actualidad, que se parece a las olas del mar, trae de nuevo el mismo discurso, la misma distorsión, y el sentir de la mayoría silenciada se borra como una raya que se dibuja en la arena de la playa.

Todo comienza, quizás, con la propia Constitución española. Como el nacionalismo vasco y catalán siempre han buscado la diferencia, el privilegio de la exclusividad, la Constitución se redactó para que en España sólo tuvieran una verdadera autonomía, una autonomía plena, esas dos regiones, mientras que el resto debería avanzar por una vía más lenta, con menos techo competencial. “La Constitución es asimétrica, y debemos volver a esa realidad”, como decía ya Pasqual Maragall, siendo presidente de la Generalitat, al principio de toda esta deriva. Sigue leyendo

Transnistria, el país borrado del mapa

transnistriaPara viajar al pasado no hace falta conseguir un DeLorean DMC con condensador de flujo ni subirse a la máquina del tiempo de H. G. Wells. Solo hay que coger un autobús en la estación Gara Centrala de Chisinau, en Moldavia, y hacer el trayecto de menos de una hora hasta la República Moldava Pridnestroviana. Lo mismo el país le suena más por Transnistria, aunque no se culpe si tampoco es así. Sus fronteras no aparecen en ningún mapa y sus sellos no sirven para llevar las cartas a ningún lugar más allá de esta franja de tierra, anclada en los albores de la década de los noventa.

Ocurrió con la disolución de la Unión Soviética, en 1991, y la independencia de Moldavia, un estado remoto entre Rumanía y la hoy comprometida Ucrania. Moldavia estalló en 1992 en una guerra civil promovida por los separatistas de la región del Transdniéster, al este del río Dniéster, que recibieron el apoyo inmediato de los rusos. Tras el conflicto armado, Transnistria se autoproclamó república independiente, como Kosovo, Abjasia, Osetia del Sur o la república armenia de Nagorno Karabaj. Lugares que, como Transnistria, oficialmente no existen. No son reconocidos por la llamada ‘comunidad internacional’. Como en otros casos, la situación bélica en Transnistria fue alentada por Moscú, y la OTAN se lavó las manos. Había pocas ganas de tener problemas con Rusia. La historia recuerda mucho a lo sucedido recientemente en Crimea. De hecho, aprovechando que el Dniéster pasa por Ucrania y que Putin está en plan imperialista, el presidente transnistrio, Yevgeny Shevchuk, acaba de pedir la anexión a Rusia. «Desde el referéndum de 2006, en el que más del 97% de los habitantes apoyaron la independencia de nuestra república y su libre ingreso en la Federación Rusa, seguimos de manera coherente ese rumbo», recordó esta semana la ministra de exteriores, Nina Shtanski.

Tanques, hoces y martillos

Transnistria, ciertamente, nunca ha dejado de ser profundamente soviética. Incluso románticamente soviética. Llegar a la frontera, atestada de militares con fusiles y cara de perro, es retroceder 20 años de golpe y entrar en el comunismo más rancio. Una experiencia que al joven turista alicantino Jesús Martínez, por ejemplo, le supuso «un doctorado como viajero atemporal». A Jesús, que estuvo en Transnistria hace tres años, le impactaron «las estatuas de Lenin por las calles -la que está enfrente del Parlamento es una de las más grandes del mundo-, los tanques en las plazas principales a modo de decoración y las hoces y los martillos por todos lados: en instituciones públicas, en las fachadas, en las gorras de policías y militares…». Agentes del orden que, por cierto, le avisaron (metralleta en mano) que no podía estar más de doce horas en el país y que se «atuviera a las consecuencias», recuerda.

La seguridad es una realidad. No hay peleas ni violencia en las calles. Las viviendas se dejan abiertas porque no hay miedo a los robos ni a los asaltos y la prostitución no existe (o eso parece). Los ciudadanos de este territorio son hasta puritanos. Cuentan que los fotógrafos de ‘Playboy’ se fueron con las manos vacías cuando intentaron fichar a jóvenes con el suficiente arrojo para desnudarse. A pesar del dineral que ofrecían a chicas tan espectaculares (y serias) como algunas transnistrias. Lo confirma Jesús Martínez, cuyo blog de viajes ‘vero4travel’ ya está entre los más visitados del país: «Recuerdo gente amable pero ninguna sonrisa, algo habitual en la zona. Pero reconozco que, junto con Belgrado, en Serbia, aquí es donde he visto a las mujeres más bellas del mundo». Sigue leyendo

Valencia CF: el juguete roto del PP

El expresidente de la Genralitat Valenciana, Francisco Camps, entre el entonces presidente del Valencia, Manuel Llorente y el del Villareal, Fernando Roig.

El expresidente de la Genralitat Valenciana, Francisco Camps, entre el entonces presidente del Valencia, Manuel Llorente y el del Villareal, Fernando Roig.

Dice el refranero popular que entre la realidad y la ficción solo existe una delgada línea; aunque también añade que, en algunos casos, la realidad supera a la ficción. De tener que elegir, en el del Valencia CF habría que atenerse a lo último. Porque si el autor que llegó más lejos ideando una farsa sobre la instrumentalización política de este club fue el escritor Ferran Torrent con su novela Sociedad Limitada en 2002, el episodio conocido esta semana del presunto intento de secuestro de uno de los expresidentes del Valencia por parte de su predecesor en el cargo supera definitivamente cualquier guión.

Sin embargo, Torrent no iba del todo desencaminado en el argumento que servía de esqueleto a aquella trama: un Valencia CF (VCF), en manos de un personaje populista, podría ser una plataforma política excelente y por ella se peleaban sus personajes. El fallo (provisional, como veremos) del pronóstico del autor fue que, mientras en la novela era su protagonista, el empresario Juan Lloris -inspirado en Paco Roig-, el que aspiraba a la Generalitat previo paso por el palco de Mestalla, en la vida real fue Francisco Camps el que, para ejercer de amo del equipo, se deshizo del populista expresidente del club.

Fue con ese movimiento como empezó para la sociedad anónima deportiva (SAD) Valencia CF el hundimiento económico en el cuál se encuentra, que a su vez se tradujo en una gris deriva deportiva, alejada de los picos de éxito inmediatamente anteriores a la intervención del club por parte del entonces presidente de la Generalitat valenciana y presidente autonómico del PP, Francisco Camps. Sigue leyendo

La cálida noche rifeña

Mapa del Rif

Mapa del Rif

Alhucemas, la actual Al Hoceima, vendría de Al Khozama, que significa espliego. Es un buen nombre para una ciudad que se tiñe de color lavanda al atardecer y que se derrama a lo largo de una sinuosa línea de calas con las espaldas cubiertas por los montes del Rif. Muchas casas del centro están colgadas de un farallón con forma de herradura sobre playa Quemado. Aún se conoce con semejante disonancia a esa playa que, al igual que Cara Bonita, mantiene su nombre del tiempo colonial. Desde playa Quemado se ve Alhucemas como una ciudad casi flotante en el aire como el castillo de Magritte. Cuando el día acaba, y el almuédano convoca a la oración, los chillidos de las gaviotas toman playa Quemado y la noche rifeña se insinúa provocando nostalgias y deseos, aunque sea de un té con yerbabuena.

El terremoto del 24 de febrero de 2004 causó más de medio millar de muertos sólo en la ciudad de Alhucemas. Es la zona más sísmica de Marruecos, con epicentro en la falla de Nekor, frente por frente del peñón de Alhucemas. El seísmo, de una intensidad de 6,5 en la escala de Richter, devastó pueblos enteros y en la misma Alhucemas dejó incontables grietas, cicatrices y agujeros. El zoco todavía tiene alguna huella de eso, pero es digno de ser visitado por su toque entre exótico y familiar, por sus granadas y chicharros, sémola y azafrán, higos chumbos del Rif y caquis de Andalucía. Un pescadero te puede decir que ya podría alguien arreglar las aceras cuarteadas. Pero esta pequeña ciudad, asomada a un mar de plata lleno de sardinas, y adornada con playas rubias y sanos pinares, para todo se toma su tiempo. Alhucemas siempre ha sobresalido por su placidez en la costa del noreste de Marruecos, una sucesión de calas bravas y vacías y montes pelados con escasos aduares que van hasta Melilla y más allá. Sigue leyendo

No dejaron títere con cabeza: la terrible y sangrienta ‘venganza catalana’

Almogávares en Mallorca, siglo XIII.

Almogávares en Mallorca, siglo XIII.

Era el año1245 cuando la corona de Aragón llegaba a la altura del río Segura, en lo que actualmente es Alicante. Las mesnadas aragonesas detendrían a sus letales arqueros, ballesteros y a su infantería ligera, que era el terror encarnado en los campos de batalla de la época. Un océano de oportunidades se abría ante ellos y el escenario natural para una expansión militar y mercantil, no podría ser otro que el vasto mediterráneo. Puestos a mirar por donde armarla, apostaron por Bizancio, pero a modo de aperitivo o de entremés antes se dejarían caer por Sicilia armando la marimorena y presentando credenciales para el futuro.

Allá por 1282, los partidarios del Papa, los güelfos, habían aupado al trono de la isla a un insolente francés bastante libertino que vivía en una francachela permanente en vez de dedicarse a mejorar la calidad de vida de sus súbditos. Este sujeto, se llamaba Carlos de Anjou. En el lado contrario estaban los gibelinos, que conspiraban sin mucho éxito contra el advenedizo monarca galo. Pedro III que era el rey aragonés por aquel entonces seguía de cerca el conflicto a través de una tupida red de espionaje muy bien engrasada, y cuando la cosa se puso fea de verdad en aquella isla mediterránea, se sacó un as de la manga para poder dar rienda suelta a su vena conquistadora que se estaba quedando un poco anquilosada, y reclamó sus derechos dinásticos que por arte de birlibirloque le cayeron tras un afortunado rebote.

La Casa de Barcelona a la que pertenecía el monarca, stricto sensu no tenía derechos sobre la isla, pero el rey aragonés que estaba casado con una alemana de impronunciable nombre, una tal Constanza de Hohenstaufen, sí que los tenía, por lo que se puso manos a la obra y reclamó ipso facto sus derechos dinásticos. Se inventó un casus belli un pelín prefabricado y metido con calzador y declaró la guerra a los franceses, guerra que ganó por goleada. Sería un paseo militar que le proporcionaría fama imperecedera y el merecido título de Pedro el Grande. A este hecho de armas y sus prolegómenos se le conocería más tarde y hasta hoy como las Vísperas Sicilianas, y daría paso a una dilatadísima presencia española de cinco siglos de duración en el sur de Italia. Sigue leyendo

Las cuatro lunas de sangre

El martes se inicia la tétrada, “la señal inequívoca de una gran tragedia”

El próximo eclipse total lunar alcanzará su máximo a las 09.46 horas.

El próximo eclipse total lunar alcanzará su máximo a las 09.46 horas.

“El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre, antes de que el Señor haya arrebatado a sus escogidos”, reza la profecía bíblica que no hace más que revestir de apocalipsis un eclipse solar. De hecho, el próximo martes 15 de abril la luna adquirirá este color al cubrirse totalmente por la sombra de la Tierra. Su aspecto será el de una gran ‘bola rojiza’ que está inspirando y alimentando los mensajes de los catastrofistas que predican el fin del mundo.

El eclipse total lunar se iniciará a las 06:53 horas de la madrugada y alcanzará su máximo a las 09.06 horas, momento en el que la luna entrará en la sombra de la Tierra situándose en una línea recta con nuestro planeta y el sol. La luna se volverá de color rojizo debido a la refracción de los rayos solares en la atmósfera terrestre. Este eclipse será visible en España, en Península y Baleares como penumbral y en Canarias como parcial.

Lo insólito de este eclipse es que será el primero de los cuatro lunares totales que los habitantes de la Tierra podrán observar en los próximos dos años, la llamada tétrada. Los tres finales se avistarán el próximo 8 de octubre, y en 2015 el 8 de abril y el 28 de septiembre. Además, el 29 de abril se producirá un eclipse anular del sol, aunque no se observará desde nuestro país. Sigue leyendo

¡A ver quién la suelta más gorda!

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo

A Alfonso Rojo le han llamado a capítulo. Y le volverán a llamar… pero para que se siente en la misma silla de la que le echaron el sábado. El periodista debatía en ‘La Sexta Noche’ con Ada Colau sobre vivienda, cuando se desmadró: «Está usted muy gordita para el hambre que se pasa». Un ataque gratuito, sin más consecuencias que la reprobación pública, como cuando le llamó «mangante» al también periodista Pablo Iglesias. El exmarido de Ana Rosa Quintana es uno de los tertulianos que más ‘bolos’ hace en televisión, tal vez porque se pone faltón. Aquí el exabrupto no resta, más bien lo contrario. Es también uno de los comentaristas mejor pagados y él mismo contó en una ocasión que ganaba más de opinador que jugándose el tipo como reportero de guerra en Afganistán o Irak. Iba mucho a ‘La Noria’ y cobraba 1.500 euros por noche. El extinto programa de Jordi González en Telecinco tocó el techo con un negocio antaño boyante, pero en crisis desde 2011. En los últimos tres años las tarifas de los comentaristas políticos han caído entre el 25% y el 50% en las cadenas privadas y hasta un 70% en TVE.

Alfonso Rojo es de los que cobra lo máximo y en ‘La Sexta Noche’, donde tuvo el rifirrafe con Ada Colau, pagan entre 200 y 600 euros. Colau fue gratis porque nunca cobra por salir en la tele. Solo acepta, ocasionalmente, el dinero que le ofrecen por dar charlas y lo dona a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), de la que es fundadora y portavoz -Jorge Verstrynge también entregó a la asociación lo que le pagaron en Telecinco por una entrevista sobre los escraches-.

Ada Colau es la única que se ha querido quedar al margen del negocio de las tertulias, el género de moda, a juzgar por las horas de televisión que llenan. ‘El Debate de La 1′, ‘Al rojo vivo’, ‘Las mañanas de Cuatro’, ‘La Sexta Noche’, ‘La noche en 24 horas’… giran en torno a los tertulianos, a los que se pide cumplir con dos cuestiones fundamentales: «brevedad y show». «Hay una cosa perversa, les piden que ‘animen’ el debate y cuando alguien monta la bronca el presentador hace como que se sorprende y le echa del plató», dice un tertuliano habitual que prefiere, como todas las fuentes consultadas, no desvelar su identidad.

Él ha visto broncas de todos los niveles. Porque Miguel Ángel Rodríguez y María Antonia Iglesias se llamaron «imbécil» y «cabrón» -respectivamente- en ‘La Noria’. «Luego participaron en un programa de ‘reconciliación’, no quiero ni imaginar cuánto les pagaron». Entonces (era 2008), el programa de los sábados por la noche de Jordi González era «una máquina de hacer dinero». Las cadenas pueden meter 12 minutos de publicidad cada hora y «en el ‘prime time’ se han llegado a pagar entre 8.000 y 10.000 euros por spot» -en doce minutos caben 36 anuncios-. En ‘La Noria’ pagaban 1.500 euros brutos (1.200 netos) por intervención, aunque la gente con más caché cobraba «hasta 3.000». Luego se produjo la polémica entrevista a la madre de ‘El Cuco’ (a ella le pagaron también, 10.000 euros) y el boicot de los anunciantes, que acabó finalmente con el programa. Terminó ‘La Noria’ y empezó ‘El Gran Debate’, el mismo programa, el mismo presentador, pero menos presupuesto: «Bajaron las tarifas de los tertulianos a 500 euros».

Las 50.000 de Del Olmo

Ada Colau

Ada Colau

Hoy es difícil pillar esa cantidad. En TVE más bien imposible, porque el tijeretazo ha acabado con las sillas de oro. En ’59 segundos’, el programa donde los micrófonos se bajaban, pagaban «entre 600 y 1.000 euros a los periodistas» (los políticos, evidentemente, van gratis). Ahora el programa se llama ‘El Debate de La 1′ y los contertulios cobran unos 150. Eso mismo les apoquinan en ‘La Noche en 24 horas’. «Antes te venían a buscar en un coche de producción, pero ahora vas por tu cuenta», desvelan las mismas fuentes. Esto del coche lo mantienen en la televisión autonómica de Castilla La Mancha, donde pagan 200 euros por intervención. «Te llevan de Madrid a Toledo y si es un programa de mañana te dan el desayuno». En el resto de las autonómicas no se pasan de los 100 o 150 euros. Dos ejemplos: los invitados de ‘Lo que faltaba’, un antiguo espacio de tarde de ETB, cobraban 240 euros y ahora por un debate de noche en la misma cadena te dan 110 euros. En Canal 9 abonaban 400 hace cuatro años.

Y tanto o más que en la televisión han ajustado los precios en la radio. «En 1995 te embolsabas 50.000 pesetas (300 euros) por la tertulia de dos horas en el programa de Luis del Olmo. Era muchísimo dinero, pero es que entraba publicidad a manta. Ahora vas a la radio por 200 euros».

Y si no va uno, va otro, porque los tertulianos «se pegan por salir». Ahí tienen a Francisco Marhuenda, el periodista omnipresente. «Le llaman porque defiende una posición rotunda, sin fisuras. Es una mera correa de transmisión y se ha convertido en el héroe de la previsibilidad. Dice eso de ‘¡qué despropósito!’ mil veces y hace las mismas muecas», apunta Jorge Lozano, catedrático de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, que afea a los tertulianos «la simpleza» de sus discursos. «Se sabe lo que van a decir, jamás hay una aportación interesante». Lo que se ha perdido en argumentario, se ha ganado en… vehemencia. «El tertuliano educado no tiene sitio. El que tiene eco en los medios al día siguiente es el que da un puñetazo en la mesa y se va del plató. No se busca la pluralidad, se busca el enfrentamiento, por eso en la tele ponen tres contra tres, unos a la izquierda y otros a la derecha», lamenta Tacho de la Calle, realizador y miembro de la Academia de la Televisión. Ve a los comentaristas «sobreactuados» y señala a los culpables. «Las cadenas fomentan el exabrupto, el odio, las dos Españas. En lugar de apagar fuegos los encienden. ¡Pero si hasta el propio presentador es a veces ‘hooligan’ de un partido!». Se acuerda entonces de una tertulia rosa -«más bien amarilla»- en la que el propio director del programa le dijo por el pinganillo a uno de los colaboradores que le preguntara a la invitada de qué color era el camisón de esa noche. «He dicho camisón por ser fino, pero en realidad era otra prenda». Y esos excesos que antes solo se veían en los acalorados debates del corazón, son habituales ahora en los corrillos políticos. «En TVE oyes a periodistas que dicen que están encabronados, que se cagan en… Parece que lo progre es decir tacos».

«Las cadenas no quieren la escala de grises, quieren el blanco y el negro, gente con posiciones ideológicas encontradas y que no dejen indiferente a nadie», asegura el representante de uno de los tertulianos más demandados -él se lleva el 20%-.

- De no dejar indiferente a nadie a insultar hay mucho trecho.

- Los tertulianos tienen impunidad. Impostar la voz, ser gracioso e interrumpir al otro se consideran cualidades y pueden decir cualquier cosa porque la Guardia Civil no va a ir a buscarles a casa. El insulto es un horror, pero lo obsceno es que los periodistas quieren representar a la opinión pública falsamente, cuando solo representan son ciertas opiniones. Piensan que el ciudadano es idiota -lamenta Lozano-.

Yolanda Veiga en Las Provincias

Sigue leyendo

El bosque de la larga espera

Πᾶν τὸ ἐνεστὼς τοῦ χρόνου στιγμὴ τοῦ αἰῶνος

ESTÁTE UN RATO!!

Tres interesantes artículos de diversos temas por página.

Blog Cátedra de Historia Naval

“Quien domina el mar, domina todas las cosas” (Temístocles)

Mundo Exportar - Noticias Comercio Exterior

Noticias Comercio Exterior Internacional Joaquin Mendiola

La voz del pueblo

Tu opinión importa

La taberna de Kavi. Palabras, imágenes, música.

Relatos, microrelatos, cuentos. La palabra de hoy.

DESPIERTA YA

Piensa por ti mismo, investiga, que no te manipulen y saca tus conclusiones.

Cx9aaw's Blog

cx9aaw WordPress.com site

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 871 seguidores