Barcelona, martes 11 de septiembre de 1714

Desde La Vanguardia.

Desde La Vanguardia.

Paseando por la Barcelona de antes del asedio no costaba mucho darse cuenta de que era una ciudad dinámica, con una economía pujante y una vida social, cultural y cotidiana intensa. Estaban muy presentes la fiesta, la danza, la música, el juego en espacios públicos, el teatro y el ocio en los jardines. Las condiciones de vida del conjunto de la población iban mejorando, como se podía apreciar, por ejemplo, en los centenares de productos vendidos en las abacerías de la zona del Born, en la diversidad de tulipanes cultivados en los jardines de la Fusina o en las largas series de piezas teatrales representadas en la Casa de Comedias de la Rambla.

El asedio lo ha cambiado todo. El juego en los trinquetes está prohibido, las plegarias ocupan el sitio de la fiesta y, sobre todo, el hambre es desde hace meses un problema terrible. Además, hoy, 11 de septiembre de 1714, se puede comprobar que las bombas enemigas han afectado ya a todas las casas, sin olvidar ni una. Lo más relevante del asedio es que el conjunto de la población soporta un bombardeo dirigido “a la ruina de las casas”, es decir, indiscriminado.

La resistencia, en todo caso, no es pasiva. Además de los soldados, los hombres de todos los oficios defienden la ciudad formando parte de la Coronela, y también colaboran, como pueden, muchas mujeres, viejos, niños y religiosos. Algunos partidarios de Felipe V no han querido tomar las armas en contra del monarca borbónico y se han refugiado en lugares como el monasterio de Sant Pau. La Coronela ha amenazado con llevarlos a luchar a la fuerza en los baluartes más expuestos, pero no lo ha hecho. Sigue leyendo

Cuando tomar mate estaba prohibido

El 20 de mayo de 1616, se cumplirá otro aniversario el martes, el rey de España envió a pedido de escandalizados informantes porteños una nota en que prohibía en Buenos Aires la costumbre “abominable” de tomar mate, sin duda “peligroso contagio” de los indígenas.

En 1616, el rey de España envió a pedido de escandalizados informantes porteños una nota en que prohibía en Buenos Aires la costumbre “abominable” de tomar mate.

En 1616, el rey de España envió a pedido de escandalizados informantes porteños una nota en que prohibía en Buenos Aires la costumbre “abominable” de tomar mate.

Por cierto que Su Majestad católica debió prohibir sospechosamente muchas veces el carnaval y los alegres juegos con agua a baldazos porque a veces acontecía que un vecino de Pro o incluso una dama resultaban mojados por la plebe que no acostumbra moderar sus ímpetus.

Hernandarias le mandó una carta al rey en la que se manifestaba casi impotente para lograr que los porteños dejen de tomar mate, al que calificaba de “vicio abominable”.

En 1610, el gobernador de Buenos Aires, Diego Marín Negrón, calificó también de “vicio abominable” a la costumbre de los porteños de tomar mate. En una carta dirigida al rey le informaba acerca de ese “vicio abominable y sucio que es tomar algunas veces al día la yerba con gran cantidad de agua caliente”.

Tomar mate “hace a los hombres holgazanes, que es total ruina de la tierra, y como es tan grande (la extensión y hondura del vicio), temo que no se podrá quitar si Dios no lo hace”, decía el funcionario que confiaba en que la Providencia pudiera lo que él no.

Más adelante Hernandarias prohibió la yerba (mate). “Que nadie en adelante fuese ni enviase indios a haber hierba a ninguna parte donde la haya, ni la traiga, ni traten ni contraten so pena de pérdida de ella, que se ha de quemar en la plaza pública”. Sigue leyendo

No dejaron títere con cabeza: la terrible y sangrienta ‘venganza catalana’

Almogávares en Mallorca, siglo XIII.

Almogávares en Mallorca, siglo XIII.

Era el año1245 cuando la corona de Aragón llegaba a la altura del río Segura, en lo que actualmente es Alicante. Las mesnadas aragonesas detendrían a sus letales arqueros, ballesteros y a su infantería ligera, que era el terror encarnado en los campos de batalla de la época. Un océano de oportunidades se abría ante ellos y el escenario natural para una expansión militar y mercantil, no podría ser otro que el vasto mediterráneo. Puestos a mirar por donde armarla, apostaron por Bizancio, pero a modo de aperitivo o de entremés antes se dejarían caer por Sicilia armando la marimorena y presentando credenciales para el futuro.

Allá por 1282, los partidarios del Papa, los güelfos, habían aupado al trono de la isla a un insolente francés bastante libertino que vivía en una francachela permanente en vez de dedicarse a mejorar la calidad de vida de sus súbditos. Este sujeto, se llamaba Carlos de Anjou. En el lado contrario estaban los gibelinos, que conspiraban sin mucho éxito contra el advenedizo monarca galo. Pedro III que era el rey aragonés por aquel entonces seguía de cerca el conflicto a través de una tupida red de espionaje muy bien engrasada, y cuando la cosa se puso fea de verdad en aquella isla mediterránea, se sacó un as de la manga para poder dar rienda suelta a su vena conquistadora que se estaba quedando un poco anquilosada, y reclamó sus derechos dinásticos que por arte de birlibirloque le cayeron tras un afortunado rebote.

La Casa de Barcelona a la que pertenecía el monarca, stricto sensu no tenía derechos sobre la isla, pero el rey aragonés que estaba casado con una alemana de impronunciable nombre, una tal Constanza de Hohenstaufen, sí que los tenía, por lo que se puso manos a la obra y reclamó ipso facto sus derechos dinásticos. Se inventó un casus belli un pelín prefabricado y metido con calzador y declaró la guerra a los franceses, guerra que ganó por goleada. Sería un paseo militar que le proporcionaría fama imperecedera y el merecido título de Pedro el Grande. A este hecho de armas y sus prolegómenos se le conocería más tarde y hasta hoy como las Vísperas Sicilianas, y daría paso a una dilatadísima presencia española de cinco siglos de duración en el sur de Italia. Sigue leyendo

El primer rey de España, una sorpresa

Emir de Córdoba Muhammad INo es sólo Herri Batasuna quien busca meternos veinticuatro goles. La tumba de Santiago en Compostela, la “venida de Virgen en carne mortal a Zaragoza”, el transporte aéreo de ¡la casa! de la misma Virgen María a Loreto, la llegada de los llamados siete varones apostólicos a Granada, su martirio en tiempos de Nerón y las consecuentes reliquias de San Cecilio en el Sacromonte … figuran en los manuales más vulgares de Historia de la Iglesia desde los años veinte como fantasías históricas. Pero nadie se atreve a comunicarlo en público.

En 1985, celebraron el bicentenario de la bandera roja y gualda como Bandera de España. Carlos III lo habría decretado así. Pero si se acude al Real Decreto de 28 de mayo 1785, lo allí dispuesto es la sustitución en la Marina de guerra, del pendón blanco de los Borbón por la bandera que, después, por otro Real Decreto, de 13 de octubre de 1843 se extiende al Ejército y que hoy es la vigente según el artículo 4.1 de la Constitución de 1978.


Por los años ochenta, en el Hotel Triana de Sevilla, se celebró un homenaje al Rey Al Motamid de Sevilla, como es sabido, exquisito poeta. Los escritos en su destierro, según los entendidos constituyen su mejor joya. Son 36 los conservados de esta dura cárcel al sur del Atlas, en Agmat. En 1924, BIas Infante para rezar ante su tumba, visitó aquel pueblo perdido siguiendo la tradición de Ibn Jatib, lojeño y visir de Granada. También había estado allí cautivo y escribiendo sus memorias en iguales años que Motamid, el último rey ziri de Granada, Abdallah. ni una sola palabra de los desterrados ni del viaje de Infante se dijo en aquella conmemoración con tan poca memoria. Los organizadores fueron andaluces recién conversos al Islam. No parece que les interesara descubrir a los carceleros de Agmat: eran los almorávides, superortodoxos tan enemigos de la libertad andalusí como los Reinos cristianos del Norte. Del mismo Motamid tomamos estos versos que son el mejor comentario de este olvido de la historia:

 

Me quedaré sumiso y humillado en el país del destierro.
Si no fuera por la traición,
no estaría sometido.”


Sigue leyendo

Así era Valencia en 1695

Plano 'Huerta y contribución de la ciudad de Valencia' de 1695. / LP

Plano ‘Huerta y contribución de la ciudad de Valencia’ de 1695. / LP

Hoy ha sido presentado al público el plano ‘Huerta y contribución de la ciudad de Valencia’ de 1695. Un ejemplar único que ha sido reeditado por la Sociedad Bibliogràfica Valenciana ‘Jerònima Galés’ que ha celebrado una jornadas en la Universitat de Valencia con motivo de su vigésimo aniversario.«Es tan importante que figuran alquerías, poblaciones y puntos de interés que hasta entonces no se tenían en un plano», afirma el presidente de la SBV, Rafael Solaz.

El plano, procede del archivo de José Huguet, miembro de la entidad, y fue una de sus primeras adquisiciones.De hecho durante la Guerra de Independencia, las tropas napoleónicas en Valencia trataron en vano de localizarlo.

Sigue leyendo

El viejo sueño de la nueva China

Mazo Zedong. / Sovfoto (Getty)

Mazo Zedong. / Sovfoto (Getty)

Cuentan que, en 1958, un grupo de campesinos fue a quejarse a Mao Zedong de que los pájaros se comían sus cosechas. Y el Gran Timonel, que no se equivocaba nunca, dio la orden terminante: “Que las aves sean exterminadas en China”. Así se hizo. Y unos años después, los insectos devoraban las cosechas.

Ahora que se cumplen los 120 años del nacimiento del líder, su país le venera como el padre fundador de la moderna China, después de que conquistara el poder en 1949. Pero una parte de su herencia es puesta en cuestión por los nuevos dirigentes. Como apunta un reciente reportaje de la CNN que analizaba su figura a raíz de sus debilidades y fallos, “oficialmente, su política se considera acertada en un 70% y errónea en un 30%”. Cierto es que Mao erradicó el analfabetismo, confiscó las propiedades de poderosísimos terratenientes, abolió la nobleza y devolvió el orgullo a su pueblo, humillado durante varios siglos por Occidente, Rusia y Japón. Pero su política del Gran Salto Adelante, iniciada en 1958 y destinada a convertir China en una potencia industrial autosuficiente, desató una hambruna que costó la vida a unos 70 millones de compatriotas, casi todos ellos campesinos, obligados a abandonar las tierras de cultivo para emplearse en las acerías, las centrales eléctricas y las minas de carbón. Estremece pensar que un 30% de errores pueden causar 70 millones de muertos. Si Mao se hubiese equivocado en un 100%, ¿qué hubiera sido de China?

Pese a todo ello, Mao sigue vivo en el recuerdo; y momificado en una suerte de templo laico en la plaza de Tiananmen. Supongo que a los nuevos líderes les interesa exaltar su figura, ya que han alumbrado un sistema político único en el mundo en el que se reúnen lo peor (o lo mejor, según quien lo mire) del capitalismo y del comunismo. Si eres audaz y ambicioso, en el gran tigre de Oriente puedes convertirte en el tío Gilito de la noche a la mañana o acabar tus días en el paredón.

La momia de Mao la visitan cada año miles de turistas. Pero muy pocos se han acercado hasta su pueblo natal, Shaoshan, en la provincia de Hunan. Yo caí por allí hace año y medio y, en lugar de un patriótico mausoleo, me topé con un parque atracciones al que no sabría si comparar con Lourdes, Disneylandia o las cataratas del Niágara. Un complejo de más de 200 hectáreas alberga la casa de Mao, además de una gran avenida cerrada por una enorme estatura del Gran Comandante en donde se celebran sus aniversarios con desfiles, procesiones, millones de flores y espectaculares fuegos de artificio.

Mao era hijo de una familia campesina rica y su vivienda tiene poco que ver con el humilde portal de Belén de Palestina. En cada una de las estancias de la casa, hoy museo, se explican, en carteles en chino y en inglés, las diversas etapas de su vida. En su dormitorio el cartel dice que, de niño, ya soñaba con la nueva China. En una salita vecina, en donde estudiaba horas y horas, se convirtió en el mejor estudiante de China. En la cocina, ayudaba a su madre en las tareas domésticas, y así llegó a ser el mejor hijo de China. En el salón principal, explicaba a sus familiares y amigos cómo iba a organizar la liberación del pueblo chino. Y en la gran piscina del exterior, se relajaba nadando todos los días: imagino que allí se convirtió en el mejor nadador de China.

Anoto un chiste chino. Mao ordenó: “Que los insectos de China sean exterminados”. Y murieron todas las abejas y ya no hay miel en China.

Javier Reverte en El País

 

 

votar

 

 

Cuando los Aliados necesitaron lanzar una campaña de desprestigio contra Hitler

The Daily Mirror publicó un cartel con Hitler de “Se busca, vivo o muerto” (British Library)

La asociación Fight For Free también publicó su cartel de “Se busca” contra Hitler (New York Historical Societ …

Desde que en 1925 Adolf Hitler asumiese el control absoluto del NSDAP (partido nazi), su carisma, liderazgo y prestigio tomarían una velocidad vertiginosa, convirtiéndose en uno de los personajes más famosos y admirados no solo de Alemania sino del planeta.

Una década después estaba gobernando el país, había montado uno de los Juegos Olímpicos de más éxito, era nombrado hombre del año en 1938 por la Revista Time e incluso fue candidato a ganar el Premio Nobel de la Paz.

Incomprensiblemente, este hombre que tenía un mensaje político extremista y aterrador, era seguido por millones de personas que creían ciegamente en su atroz discurso, a pesar de haber sido capaz de llevar a su propia nación al inicio de una nueva guerra mundial.

A pesar del genocidio y limpieza étnica, religiosa o por condición sexual a la que fue sometida tantísimas personas, otros muchos seguían creyendo en él fielmente.

Evidentemente, la inmensa mayoría de esos seguidores lo eran a través del miedo que sentían y, sobre todo, por la persecución a la que era sometido desde la peligrosísima Gestapo todo aquel que no compartiese el ideario nacionalsocialista. Pero, incomprensiblemente, lo que no se entendía era cómo tantísimas personas que se encontraban a miles de kilómetros de Alemania, y eran testigos desde la lejanía de la barbarie que ordenaba realizar Hitler, podían profesar admiración por la ideología nazi y su líder. Sigue leyendo

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

Año 1013

Reflexiones desde Al-andalus para el planeta Tierra..

Lu MG Photos

Mirar, encuadrar, sentir,... VIVIR

Anna

y los pequeños detalles que hacen mi vida tan bella

Ciencias y cosas

Antiguo Cienciasycosas.blogspot.com

La Audacia de Aquiles

El Mundo Visible es Sólo un Pretexto

VALVERDE DE LUCERNA

Blog dedicado a mostrar imágenes que puedan resultar interesantes, así como textos sobre aquellos temas que puedan ser atractivos..

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 863 seguidores