Los semitas antisemitas

Libertad dactilar

Leo hoy en Libertad Digital (sí, otra vez Libertad Digital, que están que se salen) un artículo titulado “Antisemitismo: Clinton y la legitimación de Dubai“. En el se habla de que Clinton y algunas multinacionales norteamericanas apuntan a Dubai como nuevo centro de negocios (lo era ya antes de que se fijaran en Dubai los de Halliburton) y como ejemplo del Islam moderado. Se habla de que esta moderación es falsa porque son antisemitas. No les gustan los judíos, dice el artículo. ¿Cómo llegan a esta conclusion?, en una rocambolesca y extraña pirueta, y sin hilo argumental ni lógico, dan cuerpo a la falacia poniendo algunos ejemplos: ” (Dubai) Prohíbe a todo ciudadano israelí poner siquiera un pie en el país. Los visitantes de otros países cuyo pasaporte tenga sellos que indiquen que han estado en Israel alguna vez están obligados a notificárselo a las autoridades de inmigración de Dubai antes de entrar. El sultanato también colabora activamente con el boicot árabe a Israel: no sólo prohíbe todos los productos fabricados en Israel, sino incluso algunos con piezas provenientes de ese país.”

Claro, esta es la premisa menor de tan particular silogismo. Dubai odia a los israelíes. Bien tenemos premisa menor: Dubai veta y critica a los israelíes; y la conclusión: Dubai es antisemita. ¿Cual sería la premisa mayor? Lógicamente debiera ser Todos los que vetan y critican a los israelíes son antisemitas. ¿Es esa premisa mayor, Universal afirmativa, válida? Pues no, no lo es por muchas razones. Algunas son simples, infantiles incluso. Paso a exponerlas

1.- No todos los semitas son hebreos. Los mismos árabes son pueblos semitas.

2.- No todos los hebreos eran judíos. Algunas tribus hebreas no estuvieron nunca bajo el común denominador de la religión judía, mas que, quizá, durante el periodo de los Tres Reyes (Saul, David y Salomón). A la muerte de Salomón, de hecho, el reino se dividió en dos, Israel (diez de las doce tribus) y Judá (Judá y Benjamín). En este momento histórico los judíos de Judá adoraban a Baal, aunque no tardaron mucho en volver a la religión de Yahvé, aunque no fue el único vaivén de la historia. Entre tanto, Israel seguía haciendo la guerra por su cuenta (en muchas ocasiones contra sus vecinos judíos) y no se volvieron a unificar NUNCA desde Salomón hasta la destrucción de Judea por los caldeos babilónicos de Nabucodonosor II. Antes había desaparecido Israel a manos asirias. Pasa la zona por distintos virreinatos babilonios y posteriormente persas hasta que unos siglos (4 ó 5 siglos) después los macabeos reinstauran el Reino de Judea, y vuelven al culto de Yahvé abandonando el culto a Zeus que se había instaurado por los judíos helenizantes. Estamos en el año 160 a.C. La independencia de Judea no se consolidará hasta el 129 a.C con la caida del imperio seleúcida. Apenas 60 años después es nuevamente conquistada por los romanos. Con muchos matices estos son los antecedentes históricos del Israel actual.

3.- No todos los israelíes son de procedencia hebrea, es decir, semita. Abundan los eslavos (sobre todo desde que hizo falta traerse rusos para fortalecer el ejército, a partir de los años 50 y 60), los etíopes, etc.

4.- Israel es una entidad política, se supone que aconfesional. Ser semita es ser de una etnia o tener un origen en una etnia determinada. Ser judío es pertenecer a una religión. No es criticable ni ser semita, ni ser judío, como no lo es ser eslavo o ser negro o ser musulman o cristiano.

Así pues, difícil es establecer una identidad entre semitas e israelíes. Cuánto más afirmar con rotundidad que antisemita y anti-israelí son términos similares. Asi pues. ¿Cuál es la razón (o la sinrazón) por los que los islamófobos de todo el mundo llamen antisemita a los que critican a Israel?

El motivo es claro. Es deleznable ser antisemita. Los nazis sí lo fueron. Ellos no tenían ningún referente político como pueda ser el Estado de Israel. Sólo un referente religioso e incluso, racial. Y odiaban por igual a todas las razas consideradas inferiores. En realidad los nazis eran antisemitas, antieslavos, antigitanos y, si no les hubiera convenido, antilatinos y básicamente anti todo lo que no fuera “ario” (sobre eso también habría que hablar pues pocas similitudes existen entre los persas, de evidente raiz aria y los germanos, pero bueno). Como es deleznable ser antisemita, los defensores de Israel se arman con ese boomerang para arrojarlo contra todo aquel que ose decir algo en contra de Israel. Evidentemente les importa un rábano el racismo, como demostraron en los años 70 y 80 con sus buenas relaciones con los gobiernos del appartheid sudafricano, pero como arma arrojadiza el victimismo no es mala cosa.

Así pues, tranquilos. Pueden ustedes ser antisionistas y anti-israelíes sin miedo a ser antisemitas. Al fin y al cabo, los sionistas reinventaron la historia de Israel a su conveniencia y los israelíes modernos nada tienen que ver con aquel Israel bíblico. Otra cosa es que los nuevos nazis del mundo, los sionazis, que los hay, usando las tácticas de un tal Goebbels, se dediquen a calumniarles llamándoles antisemitas. Muchos judíos del mundo les apoyan criticando ellos mismos al estado de Israel por sus métodos fascistas. Chomsky, Shalom, Barenboim, Avnery y muchos otros les indicarán el camino para no ser antisemitas. Porque ser antisemita, repito, es despreciable. No tienen más que ver cómo es el Estado, paradójicamente antisemita, de Israel.

17 comentarios

  1. El libro de Urantia
    Edición1999

    ESCRITO 96
    YAHVÉ —EL DIOS DE LOS HEBREOS

    2. LOS PUEBLOS SEMITAS

    1054:6 96:2.1 Los semitas del este eran jinetes bien organizados y bien dirigidos que invadieron las regiones occidentales de la fértil medialuna y allí se unieron con los babilonios. Los caldeos cerca de Ur estaban entre los más avanzados de los semitas occidentales. Los fenicios eran un grupo superior y bien organizado de semitas mezclados que mantenían la sección occidental de Palestina, a lo largo de la costa mediterránea. En cuanto a raza, los semitas estaban entre los más mezclados de los pueblos urantianos, puesto que exhibían factores hereditarios de casi todas las nueve razas mundiales.
    1054:7 96:2.2 Una y otra vez los semitas árabes se abrieron camino peleando hacia la Tierra Prometida del norte, la tierra que “fluía leche y miel”, pero todas las veces fueron rechazados por los semitas y heteos mejor organizados y más altamente civilizados del norte. Más adelante, durante una carestía particularmente grave, estos bedui nos vagabundos entraron en Egipto en grandes números como trabajadores contratados para los trabajos públicos egipcios, y se encontraron sufriendo la amarga experiencia de la esclavitud por el duro trabajo diario de los trabajadores comunes y explotados del valle del Nilo.
    1055:1 96:2.3 Fue sólo después de los días de Maquiventa Melquisedek y Abraham que ciertas tribus de los semitas, debido a sus creencias religiosas peculiares, fueron llamados los hijos de Israel y más adelante, hebreos, judíos y el “pueblo elegido”. Abraham no fue el padre racial de todos los hebreos; no fue ni siquiera progenitor de todos los semitas beduinos que fueron mantenidos cautivos en Egipto; es cierto que sus vástagos, al salir de Egipto, formaron el núcleo del futuro pueblo judío, pero la vasta mayoría de los hombres y mujeres que se incorporaron en los clanes de Israel no habían vivido nunca en Egipto. Eran simplemente nómadas compañeros que eligieron seguir el liderazgo de Moisés cuando los hijos de Abraham y sus asociados semitas viajaron de Egipto, a través del norte de Arabia.

    1055:2 96:2.4 Las enseñanzas de Melquisedek sobre El Elyón, el Altísimo, y el pacto del favor divino a través de la fe, se había olvidado en gran parte hasta la época de la esclavitud en Egipto de los pueblos semitas que poco tiempo más tarde formarían la nación hebrea. Pero durante este período de cautiverio estos nómadas de Arabia mantuvieron una creencia tradicional residual en Yahvé como su deidad racial.
    1055:3 96:2.5 Yahvé era adorado por más de cien tribus arábigas distintas, y excepto por el vestigio del concepto de El Elyón de Melquisedek que persistía entre las clases más instruidas de Egipto, incluyendo a las cepas mezcladas hebreas y egipcias, la religión de la masa de los esclavos hebreos cautivos era una versión modificada del antiguo rito yahveíta de magia y sacrificio.

    ellibro.org

    Me gusta

  2. Semitas:
    Pueblos oriundos de la península Arábiga que han desempeñado desde los tiempos más remotos un papel importante en la historia política, cultural y religiosa de la Humanidad. El nombre tiene su origen en un pasaje de la Biblia, concretamente en el cap. X delGénesis. En él se explican los parentescos entre los pueblos, haciéndose derivar de antepasados comunes; así de Sem descienden Aram, Asur y Eber, es decir, arameos (v.), asirios (v.) y hebreos (v.). De ahí la adopción del nombre semita por los investigadores europeos para definir la rama a la que pertenecen los arameos, asirios y hebreos, y cuya relación resulta evidente a primera vista en el aspecto lingüístico. Posteriormente, la denominación se ha aplicado a todos los demás pueblos de caracteres análogos (fenicios, cananeos, etc.) y, en primer lugar, a los árabes (v.).

    Desde un punto de vista racial, los s. tienen rasgos físicos muy típicos: estatura media, cráneo alargado (dolicocéfalo), aunque en algunos de sus pueblos (particularmente los hebreos y acaso también los fenicios), a causa de la mezcla con otros de raza distinta parecen tener proporciones considerables de cráneos braquicéfalos; tez blanca, pero no demasiado clara, ojos y pelo oscuros, así como la nariz de una forma especial (perfil semejante a un seis) y lóbulos muy pronunciados, aunque esto último parece que se debe al mestizaje.

    1. Caracteres generales. Desde la península Arábiga, en oleadas sucesivas, se extendieron los s. por territorios cada vez más amplios (v. ARABIA II). Grupos árabes meridionales se lanzaron desde la Antigüedad a la costa africana opuesta, en donde ha surgido otra civilización de base semítica, la de los etíopes. Entre los lazos que unen a los pueblos s. entre sí figura en primer lugar la lengua; los diversos lenguajes son tan afines que más bien parecen dialectos de una misma lengua, de tal forma que es lógico suponerles un origen común (v. III). Por otra parte, existe la comunidad de territorios; el establecimiento de los s. en el Próximo Oriente es general. Siguen siempre la dirección de Arabia hacia los países vecinos del desierto, hacia las áreas de cultura sedentaria. Todo esto es acorde con las exigencias sociales y económicas; las condiciones de vida en el desierto son bastante duras y los nómadas que lo habitaban miraban con envidia la riqueza agrícola de los fértiles países vecinos, buscando por todos los medios trasladarse allí. Esto ocurre aun en nuestros días y no hay duda que en otros tiempos sería lo mismo, ya que la vida del desierto no ha cambiado sustancialmente desde los principios de la historia, hace unos 5.000 años.

    Me gusta

  3. Las condiciones de vida de los antiguos s. tienen fundamental importancia para comprender el desarrollo sucesivo de su historia; constituyen una especie de hilo conductor que señala los lazos entre las distintas civilizaciones y los elementos hereditarios comunes a ellas. Las fuentes arqueológicas y documentales informan ampliamente sobre la penetración de algunos pueblos s. del desierto en regiones de cultura sedentaria. En Palestina, Siria, Mesopotamia y otros lugares se infiltraron mezclándose con la población preexistente y pasando del nomadismo a la vida sedentaria y de la civilización nómada a la agrícola. Este movimiento se produce naturalmente por necesidad y con la esperanza de prosperidad; pero lo que no es tan natural, ni se produce sin contraste y reacciones, es la adaptación a las nuevas formas de vida; el bienestar aumenta, pero a la vez disminuye la libertad y la independencia del nómada. Los lazos de tribu se disuelven, y la unión de varias tribus ya sedentarias -dan origen al Estado; al jefe de la tribu, primero entre sus iguales, sucede el soberano absoluto que puede disponer de la vida de los súbditos. El culto sencillo y espontáneo de la vida nómada se complica de forma artificiosa, lo que hace necesario la aparición de un grupo de personas dedicadas exclusivamente a él, la casta sacerdotal, que a su vez hace progresivamente más complicado y rico el ritual (v. II).

    El proceso varía de una zona a otra. En Mesopotamia (v.), el refugio natural de las invasiones, la gran riqueza de la tierra, la amplitud y solidez de los Imperios allí existentes, absorbieron casi íntegramente la herencia nómada. En otras regiones menos ricas, como Palestina (v.), Siria (v. ASIRIA) y Arabia, las huellas de la vida antigua fueron más sólidas y duraron más, lo que permitió una mayor hostilidad a la nueva vida. Así, p. ej., en Israel (v. ISRAEL, TRIBUS DE), cuando bajo la presión de los acontecimientos externos se establece por primera vez la monarquía, los representantes de la antigua fe y de la tradición se levantan para hacerle frente; y en el califato árabe, el democrático instinto de la tribu se opone durante mucho tiempo a la evolución hacia el despotismo, que sólo se realizó plenamente cuando otros pueblos de distinto origen (persas) intervinieron con peso determinante en la composición del Estado. De este modo, los aspectos de la vida antigua, sus creencias y sus formas políticas, condicionaron la constitución de las varias civilizaciones semíticas y acompañaron su desarrollo histórico.

    Me gusta

  4. La región donde hay pruebas más remotas de la presencia de los pueblos s. es Mesopotamia. Aquí, aproximadamente desde el principio de la historia, se encuentran nombres semíticos en las inscripciones, junto a otros de los más antiguos habitantes de la región, los sumerios (v. SUMERIA). En el valle del Tigris y Éufrates, las fuentes históricas muestran cómo a la presión de los nómadas del desierto árabe siguió la infiltración y, una vez completada ésta, la constitución de poderosos Estados s. que llegaron a dominar toda la zona. La civilización de los pueblos s. de Mesopotamia, acadios (v.) primero, babilonios después (v. BABILONIA) y asirios por último (v. ASIRIA), presenta caracteres evolucionados y diferenciados, ya sea con respecto a las condiciones más antiguas o en relación a los demás pueblos de la misma familia.
    El cambio producido en los s. de Mesopotamia es especialmente claro en el aspecto religioso, ya que, al asimilar las creencias religiosas de los sumerios, modificaron su noción sobre lo divino. Los s., por su parte, aportaron a la historia de Mesopotamia un gran desarrollo del Derecho, dentro del cual la ley del talión constituía su base. Así el famoso código de Hammurabi (v.), rey de Babilonia, es de indudable inspiración semítica.

    Me gusta

  5. Si los pueblos s. tienen importancia en la historia política, ya que crearon Imperios extensos y organizados (babilónico, asirio, islámico), mayor aún es su aportación al campo de la cultura y el espíritu. Empezando por sus formas más extrínsecas, es obra de ellos el alfabeto. Pasando a las formas intrínsecas, los motivos literarios, el Derecho, la astronomía y las matemáticas de los caldeos y asirios constituyen la base de la mitología, de las leyes y de las ciencias del mundo clásico. Pero la máxima aportación de los pueblos s. al acervo cultural de la Humanidad se encuentra en el campo religioso. No se trata de una aportación del pueblo s. considerado en su conjunto, sino sólo de uno de sus grupos: Israel (V. HEBREOS), elegido por Dios para hacerle depositario de la Revelación (v.).

    Su concepto del Dios único y su más depurada moral constituye a los hebreos en una especie de islote en medio del politeísmo ambiental. La historia de los dioses llegó a ser, en los pueblos circunvecinos al hebreo, en cierto modo un reflejo de la de los hombres; cuando un pueblo era poderoso, lo eran sus dioses, y viceversa (al menos en las religiones oficiales). En cambio, cuando a pesar de las caídas del Estado hebreo, la religión de Israel sobrevive, se manifiesta un concepto distinto, que desarrollará definitivamente el cristianismo, creando una comunidad espiritual y un trato personal con Dios independientes no sólo del Estado sino también de los pueblos.

    Me gusta

  6. Lengua Yiddish:
    La lengua yiddish es una de las derivaciones que la lengua judaica ha tenido, aunque en términos cuantitativos fue la más importante. El origen del yiddish hay que trazarlo hasta la época medieval germana, cuando los desplazados judíos adoptaron la lengua alemana (alto alemán medio, especialmente los dialectos meridionales) adaptándola y mezclándola con elementos de hebreo y arameo para uso religioso. A esos judíos se les denomina askenazis y consisten de los habitantes de las regiones centrales y orientales de Europa para diferenciarlos de los sefarditas, originarios de España y de las partes meridionales de Europa. Los judíos europeos orientales desarrollaron un yiddish más lejano del alto alemán que los judíos moradores en tierras alemanas, debido a la influencia báltica, lo que derivó en la existencia de dos dialectos yiddish: el occidental y el oriental.

    El yiddish es el resultado de una complicada unión lingüística de tres componentes: el germánico (el dominante desde un punto de vista cuantitativo), derivado de las variedades urbanas medievales del alto alemán medio; el semita, derivado del hebreo y del arameo pos-clásicos, y, ya dentro de los dialectos modernos, el eslavo (del polaco, ucraniano, bielorruso y ruso). Aparte del vocabulario, estos tres componentes han contribuido en mayor o menor medida a la fonología, morfología, sintaxis y semántica de la lengua; la fusión entre ellos ha sido muy fecunda.

    Esta nueva civilización judía recibió el nombre de Askenaz, un término que en un principio significaba “Alemania”, pero que pasó a utilizarse para aludir a todas las tierras colindantes a las ocupadas por los askenazíes y, finalmente, a toda su cultura per se. Muy pronto, Askenaz se escindió de los decadentes núcleos de autoridad rabínica en Cercano Oriente y evolucionó de modo autónomo. El edicto contra la poligamia, dictado por Rabeynu Gershom (aprox. 960-1028) a fines del milenio, constituyó su simbólica declaración de independencia.

    De las tres lenguas semíticas instaladas en el centro de Europa la única lengua vernácula era el yiddish. Aunque las tres lenguas (hebreo, arameo y yiddish) se utilizaban por escrito, el yiddish se empleó en un principio para obras laicas y correspondencia privada, mientras que para la correspondencia comunitaria, los comentarios bíblicos y toda una serie de géneros se prefería el hebreo; el arameo, por su parte, se utilizaba para los dos géneros “más cultos”: los tratados legales (especialmente comentarios sobre el Talmud y sobre otros comentarios ya existentes) y la Cábala (misticismo judío).

    A lo largo de su historia, los hablantes de yiddish han retenido altos niveles de bilingüismo, usando el alfabeto arameo para la escritura aunque con normas propias ortográficas. Se pueden distinguir tres períodos en la lengua yiddish:

    Yiddish primitivo (hasta el 1250) y evidenciado por glosas marginales.

    Antiguo Yiddish (c. 1250-1500). Desde el siglo XII al XVI los askenazis se esparcieron por los territorios eslavos (la actual Polonia, Ucrania, Bielorrusia, Rusia y Lituania) y su lengua adoptó elementos eslavos.

    Yiddish Medio (c. 1500-c. 1700), periodo en el que el centro de gravedad se mueve hacia el este.

    Yiddish Moderno (desde c. 1700).

    Desde el siglo XVII en adelante, su lengua difería los suficiente de la de los judíos que se habían quedado en las regiones germano hablantes, lo que justificó la división entre yiddish oriental y yiddish occidental. Esta última variante comenzó a declinar hacia finales del siglo XVIII y despareció casi completamente durante el siglo XIX. Por el contrario en el este y durante el siglo XIX la lengua vio un resurgimiento, pues los artistas, socialistas y propagandistas religiosos, en lugar de usar el hebreo, alemán o eslavo, usaban la lengua hablada por el pueblo judío: el yiddish. En 1908 en una conferencia celebrada en Czernowitz (en la actual Ucrania) el yiddish fue aceptado como ‘lengua nacional de pueblo judío’. El yiddish continuó floreciendo en la literatura, el teatro y la prensa, siendo la lengua de la educación, con Varsovia y Vilnius como centros intelectuales, desarrollándose una lengua normativa a partir de los dialectos yiddish polaco y lituano.

    Sin embargo el Holocausto de seis millones de judíos en la Segunda Guerra Mundial provocó la dispersión de los supervivientes y la asimilación del ruso en la antigua Unión Soviética, del inglés en Norteamérica y del hebreo en Israel.

    Hubo un intento de construir un hogar judío dentro de la URSS, en una especie de Comunidad Autónoma situada en el extremo oriental de Siberia, pero el experimento no tuvo éxito.
    proel.org

    Me gusta

  7. Lenguas semíticas:
    Las lenguas pertenecientes a esta rama de la familia afroasiática cubren la mayor parte del norte de África, toda la península arábiga, Iraq, Israel, Líbano, Siria, buena parte de Etiopía, la isla de Malta y partes de Irán y Turquía, pudiendo dividirse en las siguientes sub-ramas:

    Oriental o acadia, en el que las lenguas pertenecientes a este grupo fueron lenguas de gran importancia en la antigüedad pero todas están extinguidas. La acadia, incluyendo sus dos variantes: asiria y babilónica, se hablaron desde el 3.000 a. C. hasta el comienzo de la época cristiana, en una zona que corresponde a la actual Iraq.

    Occidental, que a su vez se subdivide en las siguientes dos divisiones:

    Central, que está formada por:

    Arameo, una de las más antiguas y extendidas lenguas del Medio Oriente y que subsiste en la forma siríaca, usada en la liturgia de la Iglesia Asiria. Hay cuatro grandes grupos de arameo como lenguas vivas:

    Ma’lula, en Siria.

    Turoyo o suryoyo en el sudeste de Turquía y en Siria.

    Arameo nororiental, en una región septentrional de Irán y partes adyacentes de Turquía y Siria.

    Mandeo moderno, hablado por un número indeterminado de personas en Juzistán, Irán.

    Central-meridional, que se subdivide en:

    Arábiga, que incluye el árabe, principal representante de este grupo con más de 160 millones de hablantes y maltés, hablado por unas 300.000 personas en la isla de Malta en el Mediterráneo, si bien muchos lingüistas lo consideran una lengua diferenciada, muy alejada de los demás dialectos árabes e influenciada grandemente por lenguas europeas, pues la mayor parte de los malteses son cristianos.

    Cananeo, cuyo principal representante es el hebreo que, tras ser lengua muerta o casi muerta durante siglos, ha revivido en el Estado de Israel, siendo lengua oficial del mismo. Durante la dispersión, los judíos hablaron diversas lenguas, según el país en el que habitaran: judeo-árabe en los países árabes, judeo-español en España y yiddish en Europa central y oriental. Además otras lenguas antiguas pertenecían a este grupo como el fenicio, hablado en la costa de lo que hoy es Líbano y en varias colonias fenicias dispersas por el Mediterráneo.

    Meridional, en el que se incluyen las lenguas semíticas habladas en Etiopía: amhárico, con 10 millones de hablantes que la consideran su lengua materna y otros que la tiene como segunda lengua. Tigriña, 4 millones en Eritrea, tigré, medio millón viviendo en Eritrea, gurage central occidental en Etiopía y gurage oriental, unos 200.000 en Etiopía. Además en este grupo habría que encuadrar la lengua mehri, hablada en Omán por 50.000 personas y algunos miles más dispersos por Kuwait, Arabia Saudita y Yemen.

    proel.org

    Me gusta

  8. Hola:

    Le agradezco sinceramente que haya publicado en su blog mi artículo del pasado 7 de abril, aunque por temas de esos tan absurdos como la mera cortesía, le hubiera agradecido una comunicación previa (yo jamás de los jamases me opongo a la divulgación de mis contenidos, ni para bien, ni para mal). Le hubiera incluso propuesto un intercambio de links, pues aunque no comulgo con parte de su ideario, veo afinidades en otros puntos, y me precio de llevarme bien con todos, afines y no afines.

    Incluso podría inaugurar usted con mi blog una nueva sección en su blogroll ;). Algo así como “Gente de derechas que se pueden llegar a leer”.

    Un cordial saludo.

    Me gusta

  9. Hola Libertad Dactilar.
    He leído tu comentario en mi blog y lamento esa descortesía, aunque espero que no la tomes como tal porque nunca pretendí ser descortés, entre otras cosas porque le he dado entrada en mi blog a este artículo, con el que comparto el cien por cien de lo que dices.
    He de reconocer que mi blog es un poco raro pues en el cuelgo cosas de diferentes ideologías y es que yo no me encuadro en los típicos grupos de izquierdas o de derechas, simplemente lucho por aquello que considero justo.
    Así pues, aunque tu estes a mi derecha, o yo a tu izquierda, espero que nos sigamos leyendo y, si te parece bien, podemos linkearnos ( estas palabras modernas no acaban de convencerme). Lo que tú digas.
    Un saludo.

    Me gusta

  10. Y ya que hablamos de descortesías y después de leer lo que he leído y hechas las comprobaciones pertinentes, permíteme que te diga que también es una descortesía decir que te encuentras en un lugar distinto al verdadero o decir que existe algo que no existe. Eso además de una descortesía es una mentira.
    Por lo que ya dudo si eres Rafael o eres la susodicha, la mentirosa mayor del reino.
    ¿Qué os pasa a los de derechas que os gusta tanto mentir?.

    Me gusta

  11. no me gusta es horrivle y si nops no me hagais caso you are ugle for all the magazines and the newspaper, you are very awful and you are very hungry or angry what are you adoing there arigatooooooo

    Me gusta

  12. Comentario nº 11.

    No sabe Ud. ser educado en sus comentarios?. Parece que no.
    Ud. puede estar o no estar de acuerdo con la información que se facilita y puede rebatirla o no, es su problema. Lo mínimo que se le exige es educación y respeto y cuando escriba en una lengua que no es la suya, hágalo con corrección o no lo haga, pues prefiero que use el castellano (español) con faltas de ortografía, lo que demuestra su nivel cultural a que lo haga en un idioma que tampoco domina.

    Me gusta

  13. Pero además hay algo que no entiendo. Si a Ud. no le gusta lo que aquí se dice, sino le gusta este blog por qué lo lee?. Sino está conformme con lo que se dice, por qué no trata de rebatirlo.
    Mire Ud. yo visito muchos blogs, unos me gustan, otros no; con algunos comparto lo que dicen con otros muchos no, pero lo que no se me ocurre nunca es intervenir en aquellos que dicen cosas que no comparto en nada y si alguna vez lo hago, jamás insulto a quien allí escribe, rebato lo dicho documentando mi comentario.
    Precisamente este tema de los semitas anti semitas, original de Libertad Dactilar, cuyo enlace consta, está muy bien documentado y muy bien razonado y dice cosas que son absolutamente ciertas.
    En ningún momento se menosprecia a los judíos, si es que sus tiros van por ahí, se dice la verdad, verdad que parece no gustarle.
    Creo que lo mejor para Ud. es que primero se documente bien para luego opinar y tenga la amabilidad en el futuro de no dejarse llevar por su rabia o por su ignorancia, nos hará un favor a todos y a Ud. mismo.
    Que tenga un buen dia.

    Me gusta

  14. […] recomiendo la lectura de mi escrito “los semitas antisemitas” donde está muy bien explicado, una lástima que su autor haya desaparecido de la […]

    Me gusta

  15. Me gustó mucho tu articulo, ya leí que lo copiaste de otra persona pero igual agradezco que lo hayas publicado. Saludos

    Me gusta

    • Por esos tiempos llevaba idea de escribir un artículo indicando, poco más o menos, lo mismo que en este artículo pero lo encontré, me pareció que se ajustaba mucho a lo que yo pensaba y sigo pensando , y decidí copiarlo. Lo referencié pero desapareció el rastro de quien lo escribió.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo.

      Me gusta

  16. […] por eso que quiero traer un escrito mio del año dos mil siete, aunque yo lo copié de un blog que se llamaba Libertad Dactilar y que […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: