Arenas puede cavar su tumba política en Almería

Las arenas del desierto de Tabernas pueden convertirse en movedizas y en políticamente letales para el candidato popular a la Presidencia del Gobierno de Andalucía, Javier Arenas. Y puede serlo por una decisión personal de Arenas que muchos militantes del PP andaluz aún no ha entendido. La decisión de presentarse como número uno por la provincia de Almería, circunscripción ésta con la que Arenas no tiene ninguna vinculación, solo tiene una lectura.

Decidió contra natura presentarse por Almería al pensar que esa plaza le iba a ser más cómoda y fácil en términos de réditos electorales. Pareció extraño que el candidato popular, nacido en Olvera (Cádiz) y con su carrera política hecha entre Sevilla y Madrid, decidiera encabezar la candidatura en el levante andaluz. Un repaso a los resultados de las elecciones anteriores explicaría claramente el por qué de esta polémica decisión. Tanto en Sevilla como en Cádiz, el PSOE obtuvo unos resultados que, de repetirse, dejarían en evidencia el liderazgo de Arenas.

La verdadera razón
En 2004, en Almería el PSOE obtuvo 140.000 votos y seis escaños frente a los 127.000 del PP y cinco diputados. Sin embargo en Cádiz el PSOE recibió 307.000 votos y 8 escaños y el PP poco más de 200.000 y cinco diputados. En Sevilla la diferencia se amplia aún mas con 613.000 votos para el PSOE -11 diputados- frente a 287.000 votos y 5 parlamentarios del PP. Así también en el resto de provincias andaluzas. Esta sería la verdadera razón de la espantá del democristiano hacia tierras almerienses. Es Almería la provincia donde el PSOE obtiene su resultado más bajo, aunque muy mejorado en las municipales recientes, y curiosamente la elegida por Arenas para su presentación. Es más bien un pánico escénico a la derrota la que impregna el sobrevenido amor patrio almeriense del candidato.

Estrategia meditada
Pero un hecho parece amenazar esta estrategia meditada. Desde hace tiempo el PP sufre en la provincia almeriense dos escisiones importantes que se manifiestan en términos de elecciones municipales: el GIAL de Juan Megino, y el PAL de Juan Enciso, alcalde de El Ejido. Ambas formaciones, surgidas de escisiones y graves crisis de las filas populares, ostentan un importante poder territorial e institucional con algunas alcaldías y numerosas concejalías en Ayuntamientos almerienses y han informado de su deseo de comparecer de forma conjunta a las próximas elecciones autonómicas del 9 de Marzo. Juan Merino del GIAL, valora como “real” la posibilidad de concurrir de manera conjunta a las elecciones autonómicas con el Partido de Almería (PAL). A ello hay que añadir que en las pasadas elecciones locales el PSOE almeriense ganó los comicios, tanto en número de votos como de alcaldes y concejales en la provincia, iniciando una remontada histórica.

Muestra de “debilidad y cobardía”
El ambiente anda caldeado aún más con las declaraciones del secretario general del PAL, José Añez, que ha afirmado que la candidatura del presidente del PP-A, Javier Arenas, al Parlamento andaluz por Almería “movilizará” a los votantes de PSOE y PAL frente a una “menor participación” de los votantes populares. Según Añez, el líder del Partido Popular andaluz muestra su “debilidad y cobardía” al presentarse por Almería, ya que, a su juicio, esta decisión refleja que el PP de Almería “no cuenta para sus jefes” ya que “consideran que no tienen en la provincia personas lo suficientemente capacitadas para encabezar las listas al Parlamento”. Anunció que los primeros resultados de la encuesta que realiza el PAL otorgan un diputado a la formación.

Difícil para Arenas
No hace falta ser un experto demoscópico ni gurú de la sociología electoral para descifrar que la formación popular sería la damnificada de la pérdida de esos votos y el escaño. Difíciles se le ponen las cosas a Arenas antes de empezar la campaña y es que, además de que estas dos formaciones juegan en el espacio electoral del propio Partido Popular, las rencillas y enfrentamientos son tan irresolubles que las posibilidades de acuerdo post o pre electoral parecen, a día de hoy, imposibles. Ello unido a un descenso de votos del PP por transvase al PAL y al GIA, podría hacer que lo que Arenas calculó como una circunscripción más cómoda para no visualizar una derrota del candidato a la Presidencia de la Junta, pueda convertirse en una debacle electoral de tal dimensión que las cañas de Níjar se tornen lanzas puntiagudas en Sevilla.

Bello desierto
Las arenas del bello desierto almeriense pueden terminar tragándose al candidato popular y finiquitando su carrera política. Podría ser víctima del efecto Foehn que tan bien conocen allí. Este efecto se produce en relieves montañosos cuando una masa de aire templado y húmedo es forzada a ascender para salvar este obstáculo. Esto hace que el vapor de agua se enfríe y se produzca la reacción inversa que hace que acabe precipitándose. Arenas se fue a Almería para ascender pero puede acabar…precipitado

Aitana Marín en El Plural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: