Nuba Al-Istihal de Ibn Báya

De vez en cuando suelo hacer incursiones en otros blogs para ver lo que escriben otros blogueros, ver como lo hacen y como los montan, siempre se aprende algo y siempre se encuentran cosas interesantes, como ésta que os traigo hoy.

Está sacado del blog Asuntos propios, un blog de una mujer de Murcia en el que nos cuenta una historia sobre el origen andalusí del himno que tenemos como Himno nacional.

La verdad es que esta historia la leí hace unos dias en la prensa, desconocía esos datos que, por otro lado, me parecieron curiosos e interesantes.

Al parecer el verdadero origen de la marcha real está en un poema de Ibn Báya (Ibn significa hijo de), cuya letra colgaré más adelante y que dicho poema tenía una música, os colgaré el enlace para que la oigais, y en esta música parece que se inspiraron los autores de la que a la postre sería nuestro himno nacional.

Os recomiedo la oigais, merece la pena.

Enlace a audio.

Letra del poema:

“Acaso la perfección de la belleza
no te dejó ver el cansancio de mi mente.
Aquel que te envió me respondió
con la somnolencia de mis párpados.
Seguí con las hermosas y vivo esclavo de mis deseos.
¡Si pudiera ver con mis propios ojos a mi Señor!,
¡ay! Si pudiera verlo.

Contemplar tu belleza vivifica mi corazón,
compadécete, tú que das la vida al desfallecido,
tu amor me agotó.
Tu belleza hermosa, por su hermosura es bella,
guía y seductora, locura para el que agoniza de amor.
Aquello que era guía se convirtió en un sueño,
y antes de caer en el amor, él me dominó,
me venció y gozó con su dominio,
penetrando en mi cuerpo.

Quise ser sumiso y no atendió mi deseo.
Si me hubiera escuchado, o hubiera estado cerca de mí,
con su ayuda me habría rescatado.
Contemplar tú belleza vivifica mi corazón,
compadécete, tu que das vida al desfallecido,
tú amor me agotó.”

Antecedentes históricos del Himno de España.

Avempace

Ibn Bayyah (ابن باجة), también la foto

siempre será cierto que nosotros abrigamos la esperanza de llegar con ellas a algo grande, que no sabemos qué cosa sea en concreto, aunque sí sabemos que a su grandeza no encontramos cosas con qué compararla en el alma, no podemos tampoco expresar cómo cabría corresponder a su nobleza, majestad y hermosura. Hasta tal punto es así, que algunos hombres creen que con ella se transforman en luz y que suben al cielo […]

Avempace, Carta del Adiós.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: