Louise Brown cumple 30 años

Ainoha Iriberri. Público

«El bebé del siglo». «El nacimiento más esperado en 2.000 años». Fechados el 25 de julio de 1978, estos titulares -del diario inglés Daily Express y la revista Time– recogían el nacimiento de un bebé muy especial. Se trataba de Louise Brown, la primera niña nacida por Fecundación in Vitro (FIV), un método que 30 años después ha permitido el alumbramiento de más de tres millones de bebés.

Aunque Louise nació hace 30 años, sus padres de laboratorio llevaban 12 intentando desarrollar un método que permitiera a las mujeres con problemas de fertilidad tener un hijo sin recurrir a la adopción. Los artífices del milagro fueron dos británicos, Patrick Steptoe, ginecólogo del Hospital General de Oldham, y Robert Edwards, fisiólogo de la Universidad de Cambridge.

Ya antes de finalizar la década de 1970, estos dos científicos habían desarrollado una vía que permitía que un espermatozoide fertilizara un óvulo fuera del cuerpo de la mujer. Sin embargo, los fracasos se sucedían a la hora de reimplantar el futuro embrión al útero de la madre. Hasta que conocieron a Lesley Brown, que tenía las trompas de Falopio bloqueadas.

En la concepción normal, la mujer expulsa óvulos de sus ovarios, que viajan a través de este órgano, donde son fecundados por el esperma. Una vez producida la fecundación, el embrión llega al útero a través de las trompas de Falopio, órgano con un importante papel en la reproducción humana.

En una rueda de prensa a raíz del aniversario, el todavía en activo profesor Edwards comentaba: «Nunca olvidaré el día en que miré a través del microscopio y vi un blastocisto que me observaba fijamente. Entonces supe que lo habíamos conseguido». Días antes, Steptoe había extraído un óvulo maduro de uno de los ovarios de Leslie y lo había depositado en el laboratorio de Edwards, que lo mezcló con una muestra de semen de
John Brown -padre de Louise- y, una vez fecundado, lo introdujo en una solución diseñada para nutrir al proyecto de embrión mientras comenzaba a dividirse. Tras su implantación en el útero materno, el embrión salió adelante. El resultado fue la niña más fotografiada del momento.

«Jugando a ser dioses»

También hubo voces críticas. No sólo se acusó a los médicos y a los padres de estar jugando a ser dioses, sino que se comentó que el nacimiento de Louise no era sino el primer paso para una sociedad de niños a la carta que tendrían graves problemas de salud. En la 24 reunión anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, celebrada recientemente en Barcelona, se ha vuelto a poner de manifiesto la falsedad de estas acusaciones. «Estos bebés no tienen un riesgo mayor de parálisis cerebral u otras enfermedades», concluyó la especialista del centro médico de Groningen Karin Middelburg.

Pero las cosas han cambiado en estos 30 años. Para José Serna, especialista del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) en Madrid, uno de los centros privados más activos en FIV, el avance más destacado se refiere a la operación en sí: «Cuando nació Louise Brown la intervención era más agresiva. Desde hace unos años, los óvulos se extraen por vía vaginal con poquísimas molestias para la madre».

Este experto considera que la segunda gran revolución fue la microinyección de espermatozoides, un procedimiento que permite mejorar las posibilidades de concebir de hombres con pocos espermatozoides o con su movilidad reducida. El especialista destaca también un tercer gran avance en la reproducción asistida, el diagnóstico genético preimplantacional o «la posibilidad de estudiar embriones genéticamente antes de transferirlos para aumentar las posibilidades de embarazo».

«No creo que haya interesados en crear niños a la carta»

Así como a la primera niña concebida en el mundo por fecundación in vitro (FIV), Louise Brown, le pusieron de segundo nombre Joy (en inglés, dicha) a Victoria, la pionera en España, le completaron el suyo con el de Anna, el nombre de la bióloga del Instituto Dexeus que fue clave en su nacimiento. Cuando acaban de cumplirse 24 años de este, la jefa de la Sección de Biología del Servicio de Medicina de la Reproducción del Institut Universitari Dexeus, Anna Veiga, continúa en primera línea de la medicina reproductiva y huye por completo del catastrofismo que algunos agoreros asociaron a sus avances.

¿Cómo fue el trabajo previo al nacimiento de Victoria Anna?

Empezamos a trabajar a finales de 1982. Aunque la fecundación in vitro ya se hacía en otros países, era una técnica muy poco estandarizada, por lo que los que empezamos a trabajar en ese momento tuvimos que hacer el esfuerzo de aprender de qué se trataba, de cómo hacerlo y de tener la valentía de trabajar en un tema desconocido.

¿Hubo más parejas en las que se probó la técnica antes de los padres de la primera ‘niña-probeta’?

¡Ojalá no los hubiera habido! Pero sí, pasaron unos meses hasta que se puso la técnica a punto. A todos les explicábamos bien lo que íbamos a hacer. Les decíamos que iban a ser los primeros en probar la técnica y que íbamos a ver si teníamos suerte de conseguir el embarazo.

¿Se enfrentó a muchas voces críticas?

Siempre ha habido sectores que han estado en contra, como los más conservadores de la iglesia católica, pero pudimos trabajar de forma tranquila y sin mucha presión. Había mucha curiosidad por saber exactamente qué estábamos haciendo y por eso hicimos un esfuerzo importante en divulgación.

Ahora que han avanzado tanto las técnicas, ¿cree que se llegarán a crear niños a la carta?

Estoy convencida de que no. En primer lugar, porque se ponen todas las precauciones y hay legislación que marca claramente lo que se puede hacer y lo que no. Además, no creo que haya interés y, técnicamente, tampoco sería posible. También confío en el sentido común.

2 respuestas

  1. En donde puedo conseguir una copia de la legislación vigente donde se marca CLARAMENTE lo que se puede hacer y lo que no.
    Gracias

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: