El conflicto en el Cáucaso visto desde Argentina

A pesar de estar aún de vacaciones creo que este conflicto merece, al menos, este comentario.

La Dra. Graciela Zubelzú, Investigadora del CONICET (Argentina),  en especial para RIA Novosti. El conjunto de ingredientes a incluir en el análisis de los hechos de los últimos días es  complejo, pero podemos agruparlos en tres ejes: los orígenes puntuales del conflicto, los impactos de otros acontecimientos internacionales sobre este y otros casos y  las consecuencias del conflicto al día de hoy.

Los orígenes de la situación en Osetia del Sur (Región Autónoma de Georgia) se  remontan a los tiempos inmediatos anteriores a la fragmentación de la URSS cuando esa población reclamaba autonomía del gobierno georgiano. Los enfrentamientos con el primer gobierno nacionalista de la Georgia independiente llevaron a enfrentamientos armados y a un cese de fuego vigente desde 1992 custodiado por fuerzas rusas. Toda paz precaria entraña riesgos y el mantenimiento del status quo por tantos años también generó consecuencias. 

Entre el conjunto de hechos que impactaron sobre la situación de Osetia del Sur, y también la de la República Autónoma de Abjasia de Georgia también con un precario cese al fuego desde tiempos similares, encontramos los propios cambios políticos en Georgia. Esta república reúne en un territorio pequeño a un conjunto de minorías étnicas (azeríes, armenios, osetios, abjazos y azharios) y un muy fragmentado espectro político que hacen ardua la gobernabilidad por parte de las autoridades electas. La elección legítima del presidente Saakashvili en 2004 produjo una reorientación en la política exterior del país que buscó un claro acercamiento a Washington y una situación cada vez más tensa con Moscú. En el plano interno las minorías osetias y abjasias reafirmaron sus vínculos con Rusia, plebiscitaron su independencia -no reconocida formalmente por ningún Estado del mundo- mientras un número creciente de los habitantes de estas zonas obtenían la nacionalidad rusa. La aspiración georgiana a ingresar en la OTAN, el respaldo de Washington al entrenamiento de sus tropas mediante el envío de asesores militares y civiles en el país fueron tensando la situación que ya antes en numerosas oportunidades estuvo a punto de desembocar en un conflicto abierto.

Otros acontecimientos fuera del Cáucaso han impactado en el desarrollo de la situación en la región  pero fue la declaración de la independencia de Kosovo y el reconocimiento de su calidad de Estado por algunos miembros de la comunidad internacional, el hecho decisivo para generar una nueva mirada rusa de la situación. Por primera vez en la posguerra se rompía una regla internacional que los países, hasta lo más poderosos, habían respetado: las fronteras no se modificaban sin el consentimiento de las partes involucradas. Para Rusia entonces el principio de la integridad territorial de los Estados, que había utilizado fuertemente en su favor para oponerse a la independencia o secesión de Chechenia,  parecía devaluado a la luz del reconocimiento de Kosovo. Claro que además el control ruso logrado en Chechenia hacía menos importante que en el pasado la sacralidad de ese argumento. El Kremlin anticipó entonces que Kosovo era “un antecedente peligroso”.

El  ataque ordenado por el presidente georgiano sobre la región de Osetia del Sur para avanzar con el control efectivo del territorio georgiano el pasado 7 de agosto lleva a múltiples preguntas: ¿pecó por ingenuo o por demasiado audaz? A nadie le escapa que tanto rusos como americanos  con los medios de recolección de información con que cuentan conocían de antemano la inminencia del ataque. ¿Pensó Saakashvili que Rusia no iba  a actuar? ¿Percibió mal el alcance del respaldo norteamericano? ¿Necesitaba un triunfo en Osetia del Sur para atenuar una difícil situación interna? El presidente georgiano no recordó esa vieja broma que sostiene que tanto cuando dos elefantes pelean como cuando se aman los que están debajo y son débiles sufren con la misma intensidad. En alguna medida trajo a mi memoria el error de percepción del presidente argentino de facto Leopoldo Galtieri cuando pensó que EEUU iba a respaldarlo (o al menos a no apoyar a Gran Bretaña) cuando decidió recuperar Malvinas en 1982, sólo porque  en Centroamérica cooperábamos con los americanos.

Resulta claro que Rusia aprovechó una decisión errada que  a  partir de un nuevo alto al fuego y futuras y largas -larguísimas- negociaciones parecen anticipar el éxito con su principal objetivo: Georgia  difícilmente  ingrese en la NATO. Y además podría pensarse en un efecto demostración para otros países pos-soviéticos: los EEUU no respaldan decisivamente a todos sus aliados de la misma manera.

No estamos nuevamente en tiempos de Guerra Fría. En el desorden mundial imperante, los grandes -no solo Rusia y los EEUU-  cooperan, compiten y se enfrentan por intereses no por ideologías.  Rusia y EEUU rivalizan por la influencia en el Cáucaso, con lógica de suma cero, pero cuentan con otros temas en donde la cooperación es necesaria, Irán por ejemplo.

Mientras tanto el conflicto deja el resultado que más debería importar a la humanidad: un número impreciso aún de muertos y heridos, más de 100.000 refugiados según las Naciones Unidas y numerosos pueblos y ciudades devastadas.

Una respuesta

  1. Guerra del Cáucaso
    ¡Todos contra Rusia!

    Larry Defner
    The Jerusalem Post

    Traducido por Ernesto Páramo y revisado por Caty R.

    Hasta hace una semana, yo no sabía nada en absoluto del conflicto entre Rusia y Georgia; y tampoco había oído de Osetia del Sur o Abjasia. Pero ya que había una guerra en marcha que estaba compitiendo por la atención pública con las Olimpiadas, como el suceso más importante del momento, comencé a seguir el desarrollo de los acontecimientos. Busqué algunos artículos de los antecedentes en Google. Ahora sí, ya estoy bastante enterado. Ya sé tanto sobre la guerra entre Rusia y Georgia como el consumidor de noticias más común.
    Y tal como lo veo, la reacción del mundo es totalmente errónea. No veo a Rusia como «la mala» en todos estos acontecimientos. Y, además, tampoco veo a Georgia como «la buena»

    Empecé a analizar la situación desde la posición más neutral posible. Tengo miedo a Rusia y muchas sospechas sobre ella, sobre todo con Vladimir Putin como líder. Pero no pienso en Georgia o en cualquiera de los demás países del Cáucaso, los Balcanes o cualquier otra parte de la tierra de Borat, como países amantes de la paz y la tolerancia, o de alguna manera esencialmente diferentes a Rusia. ¿Fue en Georgia donde nació y se educó Stalin? Sé que estoy poniendo en evidencia mi ignorancia y mis prejuicios, pero quiero ser honrado. No voy con ningún contrincante en esta pelea.

    Desde el comienzo de la guerra, empecé a leer los periódicos y ver las noticias en la televisión; y he visto los reportajes de personas que mueren, lloran, agonizan; personas que corren para salvar sus vidas entre las bombas que destruyen sus casas. Es un desastre humanitario y todo el mundo le hecha la culpa a Rusia: EEUU, la Unión Europea y, aunque el gobierno israelí se ha mantenido callado, los medios de comunicación israelíes no han dejado de vociferar.

    ¿Por qué? Bueno, claramente Rusia es el Goliat de esta guerra. Rusia, bajo Putin, se está convirtiendo otra vez en una dictadura, mientras que Georgia es mucho más débil; Georgia es David, el desvalido. De esta manera puedo ver algunas razones lógicas para que el mundo tenga una afinidad emocional con la pequeña Georgia contra una Rusia grande y malvada.

    Sin embargo, es necesario establecer los hechos de esta guerra tal como han sucedido, empezando por la cuestión de quién comenzó las hostilidades. Leí el New York Times, AP, Wikipedia y el Jerusalem Post, he visto las noticias en la BBC y Sky News, y todos están de acuerdo en que fue Georgia quien comenzó la guerra. Hubo algunos tiroteos y peleas con los vecinos de Osetia del Sur, que es un enclave de Georgia con una frontera que linda con Rusia; luego Georgia bombardeó Tskhinvali, la capital de Osetia del Sur, y envió sus tropas para asumir el control total de la región. De cientos a miles de civiles fueron asesinados y decenas de miles se convirtieron en refugiados. Ese fue el principio de la guerra. A continuación, Rusia respondió de manera abrumadora contra Georgia.

    Bueno, así que Georgia inició las hostilidades. Pero esto no significa necesariamente que Georgia actuara de una manera errónea; tal vez fue una guerra en defensa propia, una guerra justificada. Veamos bien la realidad: ¿Cuáles son los hechos sobre Osetia del Sur, el territorio por el que luchaban? ¿A qué país quiere pertenecer la población de
    Osetia del sur, a Georgia o Rusia? Los 70.000 habitantes de Osetia del Sur, nos damos cuenta, son lo que los medios de comunicación describen como «pro rusos». Osetia del Sur es lo que los medios de comunicación describen como «una provincia independentista» dentro de Georgia. ¿De qué país se quiere separar Osetia de sur? Se quiere separar de Georgia. Osetia libró una guerra de secesión contra Georgia a principios de los 90. Lo mismo que Abjasia, la otra «provincia separatista pro rusa» de Georgia, también con una frontera con Rusia.

    Las poblaciones de Osetia del Sur y Abjasia se identifican con Rusia, no con Georgia. La mayoría de ellas tienen pasaportes rusos. Durante la semana pasada, los guerrilleros de Osetia del sur y Abjasia lucharon al lado de las tropas rusas contra el ejército de Georgia.

    Y finalmente, aquellas decenas de miles de refugiados de guerra de Osetia del Sur,¿a qué país huyeron en busca de seguridad y protección? A Rusia. ¿Y quién fue a visitarlos y consolarlos? Vladimir Putin.

    En consecuencia, lo que tenemos es una guerra sangrienta iniciada por Georgia contra una pequeña provincia pro rusa a la que quiere gobernar contra la voluntad de sus habitantes… y cuando Rusia manda su ejército a luchar contra Georgia, la gente de Osetia del Sur, junto con la gente de Abjasia, que son las verdaderas víctimas de esta guerra, los combatientes mas débiles, los verdaderos David, están muy agradecidas a Rusia por salvarlas.

    A pesar de todo, el mundo muestra compasión por Georgia y condena a Rusia, ¿por qué?

    Porque Rusia tiene una historia muy complicada, fue la gran enemiga de los países occidentales en el siglo XX, pretende ser otra vez un imperio y es mucho más fuerte que Georgia. Mientras que Georgia dice que es una democracia, es el amor de la administración de Bush, el presidente de Georgia habla inglés muy bien y conoce todas las palabras de moda como «valores» y «derechos humanos» que los habitantes de los países occidentales adoran tanto, y porque Georgia desafía al malvado gigante ruso.

    Todo esto es verdad. Pero nada puede cambiar el hecho de que en esta guerra Georgia fue la agresora y Rusia la defensora.

    Ahora que Georgia perdió la guerra, el mundo dice que el presidente Mikheil Saakashvili cometió «un error de cálculo» al iniciarla. Una vez más el mundo se equivoca. El comienzo de una guerra de conquista que mata y mutila a miles de personas no es un error de cálculo. Al contrario, es un delito terrible y detestable. El mundo debería compadecerse de Osetia del sur y Abjasia. Lamento mucho mi ignorancia y mis
    prejuicios, pero en estos días, cuando pienso en Georgia, pienso en el lugar en el que Stalin nació, creció y se educó…

    Original en inglés: http://www.jpost.com/servlet/Satellite?cid=1218446195149&pagename=JPost%2FJPArticle%2FShowFull

    Larry Defner es columnista del Jerusalem Post.
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=71541&titular=%A1todos-contra-rusia!-

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: