La Batalla de las islas Malvinas

La batalla de las islas Malvinas fue un combate librado en la Primera Guerra Mundial entre la escuadra alemana, victoriosa en la anterior batalla de Coronel, frente a las costas de Chile, y una escuadra inglesa fondeada en Puerto Argentino, el 8 de diciembre de 1914. El combate terminó con victoria británica, resultando destruida la flota alemana y muerto su mejor almirante, el Conde Maximilian von Spee, lo que a su vez decantó la campaña de ultramar del lado de los aliados.

La escuadra de Von Spee estaba compuesta por los cruceros acorazados Scharnhorst y Gneisenau y los cruceros ligeros Leipzig, Nürnberg y Dresden. Con la moral de la tripulación muy alta tras la aplastante victoria sobre la escuadra inglesa en la batalla de Coronel, la flota alemana dobló el Cabo de Hornos tras fondear en algunos puertos chilenos. La intención de Von Spee era destruir Puerto Stanley, la capital de las Malvinas y principal base británica en el Atlántico Sur. Sin embargo, Von Spee se demoró demasiado mientras reabastecía la flota en Valparaiso y Coronel , lo que dió tiempo suficiente a los ingleses como para reaccionar y prerarse para vengar la reciente afrenta.

El 11 de noviembre de 1914(Hoy hace 94 años)el almirante Fischer ordenó a Doveton Sturdee que partiera a bordo del acorazado Invincible haciendo escuadra con el Inflexible y el Kent. Diez días después fondean en Port Stanley, se le unieron el Bristol, el Carnavon Castle y el Cornwall, además del viejo Canopus, todo ello mientras los alemanes permanecían en Valparaíso. El 25 de noviembre, Von Spee rodeó el Cabo de Hornos y se dirigió confiado a Port Stanley, ignorando la presencia de los poderosos acorazados ingleses. Por su parte, los ingleses también ignoraban el paradero de los alemanes y pensaban zarpar hacia Chile el 9 de diciembre con el fin de encontrarlos.


El SMS Scharnhorst, buque insignia de Graf Spee

La madrugada del 8 de diciembre de 1914, la escuadra alemana avanzó confiada hacia las Islas Malvinas. El plan de Von Spee consistía en desembarcar una avanzadilla de infantería en la costa para apoderarse de la estación telegráfica de la isla y luego bombardear el puerto y hundir los navíos allí anclados. Las primeras acciones correspondieron al Nürnberg y al Gneisenau.

Al acercarse a la isla, los alemanes divisaron el faro de la entrada del puerto junto con una inesperada sorpresa: la presencia de más columnas de humo de las esperadas. Un nuevo vistazo al acercarse a la costa permitió a los alemanes apreciar que efectivamente, había navíos de guerra dentro de la bahía, por lo que el Gneisenau suspendió en ese momento la operación de desembarco prevista y ordenó al Nürnberg atacar al buque situado más lejos del puerto. Los británicos, que ya habían descubierto la avanzada alemana, dispusieron el Kent para el combate, el único navío de cuantos disponían que en ese momento tenía las calderas encendidas y estaba en condiciones de entablar batalla. Pero cuando el Kent ya rebasaba la salida del puerto, los navíos alemanes, con los cañones listos para entrar en combate, recibieron una insólita orden de Von Spee que les ordenaba “rehusar el combate”.

El Gneisenau y el Nürnberg dieron entonces la vuelta y se reunieron con el grueso de la escuadra alemana. En ese momento se pierde una dorada y única oportunidad de obtener una aplastante victoria alemana. Tras divisar los mástiles del Inflexible e Invincible los alemanes se retiraron a toda máquina hacia el este. Los marinos británicos, ya recuperados de la sorpresa inicial, tardaron aún dos horas en ponerse en condiciones de moverse.

La batalla (o más bien persecusión) tuvo entonces dos frentes: los acorazados alemanes Scharnhorst y Gneisenau se enfrentaron al Invincible, Inflexible y Carnavon Castle, mientras que el resto fueron perseguidos por el Kent y el Glasgow. La distancia inicial de 40 kms fue rápidamente acortada.

El Leipzig, de velocidad menor, fue alcanzado pronto, a 5.500 metros y se abrió fuego sobre él. Esto hizo que el Dresden pasase a segundo plano y pudiese huir gracias a sus turbinas Parsons, que le otorgaban mayor velocidad. Von Spee ordenó entonces destacarse y huir a los cruceros ligeros, siendo el Dresden el que en ese momento se encuentra más alejado. Por su parte, Von Spee y los cruceros acorazados cambiaron el rumbo hacia el sur, siempre perseguidos por los acorazados ingleses.

hms-inflexible
El HMS Inflexible en 1907

Siete horas después la persecución todavía continuaba. A 12 km de Port Stanley el Scharnhorst recibió una salva del Invincible sobre un lateral, sin que eso le hiciese demasiado daño. Sin embargo, a las 15 horas, el Scharnhorst recibió una nueva ráfaga que le destruyó la cubierta y provocó la entrada de agua en el interior, por lo que comenzó a hundirse lentamente. Una hora después, en un último esfuerzo, el Scharnhorst intentó acortar distancia, acercándose escorado y semihundido hacia el Invincible con la intención de responder al fuego, pero la proa se metió bajo el agua y el barco acabó hundiéndose de morro con las hélices todavía girando. El almirante Maximilian Von Spee y los 795 hombres de la tripulación quedaron atrapados en el buque y se hundieron con él.

Mientras tanto, el Gneisenau, navegando más adelante y con el teniente Heinrich von Spee (hijo del almirante) a bordo, asistió impotente al fin del buque-bandera alemán. En ese momento viró y enfrentó al Carnavon Castle y al Inflexible, a los que luego se unió el Invincible. El comandante del Gneisenau, Otto Maerker, ordenó disparar sobre el Inflexible con las balas de 210 mm y sobre el Carnavon con las de 150 mm. El Inflexible fue tocado tres veces sin mayores consecuencias. Éste respondió disparando al Gneisenau y destruyendo su maquinaria propulsora. Entonces se ordenó abrir las válvulas y dejar que el buque se hundiera. A las 17 horas, una hora después del hundimiento del Scharnhorst, el Gneisenau dió una vuelta de campana y se hundió. Sólo se pudieron rescatar 180 hombres de los 800 que componían la tripulación. Entre los desarecidos se encontraba el teniente Heinrich von Spee, hijo del almirante.

Mientras tanto, los cruceros ligeros alemanes continuaron su huida, tal y como se les ordenó por parte del almirante. El Dresden, gracias a sus turbinas, consigue una gran ventaja y es el más alejado en ese momento. Sin embargo, el Glasgow y el Cornwall se abalanzaron entonces sobre el Leipzig, más lento, que fue cañoneado inmisericordemente hasta incendiarlo. Aún en estas condiciones, logró disparar una vez al Glasgow y ocasionarle una baja en su tripulación, y acertó al Cornwall tres veces sin ocasionarle daños mayores. El Leipzig siguió disparando hasta que se le acabaron las municiones, mientras su casco era agujereado por los impactos y la tripulación sufría múltiples bajas. El comandante Haun, a cargo del Leipzig, ordenó en ese momento el abandono del buque y la apertura de las válvulas. Los marinos supervivientes se alinearon entonces en la destrozada cubierta, apenas 150 de los 380 hombres que componían la tripulación.

El Glasgow y el Cornwall se acercaron esperando ver la bandera de rendición del destrozado crucero alemán, pero al no divisar nada más que el pabellón en alto reanudaron el fuego e hicieron una carnicería entre los marinos alineados en el alcázar de proa mientras el barco no terminaba de hundirse. Por fin, sin esperar el símbolo de rendición, los ingleses lanzan sus botes al agua y rescatan a 18 tripulantes. El Leipzig se hundió justo tras rescatar al último superviviente.

Por su parte, el Kent persiguió al pequeño Nürnberg, que con gran esfuerzo logró alcanzar los 25 nudos, dos más que el Kent. Sin embargo, no lograron mantenerlos, y las calderas sobreexigidas, dieron de sí y se redujo la velocidad. El capitán de navío, Shönberg, ordenó embestir al Kent.

Éste lo dejó acercarse, y cuando distaban 700 m, cañoneó a mansalva al Nürnberg, que no pudo hacer otra cosa que detenerse, alzar la popa e irse a pique. De una dotación de 322 hombres, sólo se salvaron 7. Otto von Spee, el otro hijo del almirante a bordo del Nürnberg, tampoco sobrevivió. Tras esto, sólo quedaba a flote el Dresden, que llevaba una considerable ventaja y velocidad y sólo pudo contemplar desde lejos la agonía del Nürnberg. No obstante, los británicos tampoco perdonarán al Dresden y lo perseguirán por todo el sur de Chile sin conseguir darle caza, a pesar de poner todo su empeño -lo cual, de por si, es toda nua epopeya.

Fuentes: http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Falkland_Islands
http://www.worldwar1.co.uk/falkland.html
http://www.firstworldwar.com/battles/falklandislands.htm

Este trabajo se lo debemos a Bruno Stachel

La Gran Guerra

Guerra de las Malvinas de 1.982 – I

Guerra de las Malvinas de 1.982 – II

Guerra de las Malvinas de 1.982 – III

Los tres últimos enlaces tratan sobre la última guerra de las Malvinas entre Argentina y el Reino Unido de la Gran Bretaña, no tienen ninguna relación con el texto del escrito ya que éste pertenece a un relato sobre una batalla acaecida en la I Guerra Mundial pero consideré interesante el relacionarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: