El otro Jaume I: la voz de los vencidos

pere-nicard

Alfons Garcia

La historia es de los vencedores. Se sabe desde hace siglos y el viejo Reino de Valencia no ha quedado al margen del significado de esta máxima anónima. Ochocientos años después del nacimiento de Jaume I, los numerosos actos organizados con motivo de la magna conmemoración han ensalzado la figura del rey cristiano que entró en Madina Balansiyya el 9 de octubre de 1238. Héroe, guerrero, legislador, cronista… Todo un perfil glorioso y romántico que la Renaixença valenciana esculpió en piedra y versos. Pero toda historia tiene dos caras y algo pensarían del buen Haymi I aquellos que poblaban las tierras valencianas desde hacía siglos y tuvieron que huir hacia el sur de la Península Ibérica y el norte de África. La voz de estos ha permanecido oculta durante siglos, pero hoy tenemos el testimonio —aunque sea indirecto— sobre els fets de Jaume I de uno de ellos, Ibn Amira al-Mahzumi. Este hombre de letras nacido en Alzira en el año 1186, miembro destacado de la Administración musulmana de Balansiyya (no está claro si llegó a coincidir con el Conqueridor en el asedio y toma de la ciudad), que se refugió

después en varias ciudades del Magreb, dejó para la posteridad una crónica de la conquista —o caída, según se mire— de Mallorca (1230), el Tarih Mayurqa. Sólo existían unas escuetas referencias de esta obra desde el siglo XVII, pero —como publicó

Levante-EMV el pasado 9 de octubre— un profesor de Orán descubrió en 2001 un manuscrito de 52 hojas en la biblioteca privada de una familia de Tinduf (Argelia). Tras años de estudio crítico, el texto vio la luz hace unos meses en lengua árabe y ahora acaba de ser traducido al catalán por los arabistas Guillem Rosselló Bordo y Nicolau Roser. El libro ha sido publicado recientemente por Presidència del Govern Balear y la Universitat de les Illes (UIB). Está previsto que en unos meses aparezca la versión castellana. Frente a visiones idealizadas de la conquista de las tierras de la corona de Aragón, nuestro musulmán alcireño afirma en el prólogo de su crónica: «Esta es la relación de los hechos de Mallorca y su toma por los “rum” (romanos, cristianos), desde el momento en que los “rum” iniciaron la empresa con el deseo de capturarla hasta que destruyeron su realidad. Se apoderaron de la tierra y esclavizaron a sus habitantes, expulsaron la fe de sus cuerpos y lanzaron sus cuervos para apoderarse de sus riquezas». Como se aprecia, Ibn Amira ofrece una mirada distinta, la de los vencidos, que puede servir de contrapunto ante el riesgo de idealizaciones y exageraciones, de las que el autor musulmán valenciano, seguro, también puede ser acusado. Al final de su relato, Ibn Amira narra cómo Madina Mayurqa era pasto del fuego en los momentos finales del asedio, de modo que la fortaleza (al-qala) de la ciudad «cerró puertas con toda la gente que había allá dentro, esperando que no se les aplicara sentencia de muerte o esclavitud como la que recayó sobre los habitantes de la ciudad». Entonces, «el rey de Aragón se presentó ante ellos y les prometió que serían bien tratados y dictó a favor suyo el edicto de protección

». Como condición, continúa, pusieron que sus necesidades fuesen atendidas hasta marchar con salud y llegar a tierras del Islam. Sin embargo, «la fe (promesa) que se les había dado fue conculcada después y los vendieron en el mercado de la ignominia». «Fueron reunidos los prisioneros y la tierra se llenó con todos ellos y su concentración parecía la de un gran ejército. Permanecían atemorizados y vacilantes, parecían ebrios sin estarlo, las mujeres llevaban en brazos a los pequeños, los hombres llevaban cuerdas en sus cuellos, y ¿a cuántos ancianos les fue negado el alimento y no se les tuvo misericordia?». Sucedieron aquellos hechos en el mes de enero y el resultado final de aquellos seres humanos, narra el cronista, fue «el que los “rum” habían deseado para ellos». Con la muerte llegó la podredumbre de los cuerpos y los cristianos dictaron una ley «de su propia invención, que hace que se mire con extrañeza a quien la dijo: “Aquel que saque un muerto de la ciudad tendrá la misma recompensa que quien lo mató”».

Al final, concluye, Jaume I ordenó el cómputo de los muertos y «su número llegó a los 24.000, que fueron muertos como si su sangre fuera una sola, destrozados, desgarrados y cubiertos». Esta es la visión de Jaume I de un hombre que fue contemporáneo de aquella aflicción, afirma el profesor Muhammad ben Ma’mar, el descubridor del manuscrito.

«El texto de Ibn Amira —afirma— no es menos jugoso ni rico que el relato cristiano».Aunque tras los párrafos citados pueda parecer extraño, el musulmán valenciano es también crítico con los suyos, así responsabiliza al gobernador de la ciudad de numerosos errores, que acabaron con la pérdida definitiva de la isla.

Enigmas sin resolver

El texto descubierto en Tinduf no despeja algunas incógnitas: ¿Estuvo Ibn Amira en Mallorca? ¿Dónde y cuándo compuso su obra?. Ben Ma’mar cree lo que explica el autor en su crónica y considera que este —famoso por su habilidad literaria— se encarga de trasladar al papel los hechos que algunos refugiados en el norte de África (ayudó a muchos de ellos) le cuentan y le piden que escriba. Rosselló Bordoy tiende a pensar, en cambio, que se trata sólo de un recurso literario y que Ibn Amira vivió la conquista de Mallorca en primera persona, antes de trasladarse a Valencia donde, según esta teoría —de la que el especialista admite que no tiene pruebas—, tendría un segundo encuentro con Jaume I en 1238. Sobre fechas y lugar, Ben Ma’mar considera que el Tarih Mayurqa —título puesto a posteriori— fue escrito en al-Magrib al-Aqsa (Marruecos), primer destino de Ibn Amira tras dejar Valencia.

Una respuesta

  1. No dudo de que sea verdad, pero, ¿es verdad? pruebas no ahilas, pero es dificil encontrar pruebas, ademas, hablamos de un tiempo, en que conquistar tierras era una honra para el pais que las conquistaba, en España no se ponia el sol y era verdad, pero solo por………………………………….ocupamiento, conquista el sol se pone en todos sitios y lo mas importante es no repetir errores, pero siempre hay un imperio, que los repite, lo triste es que cada vez tienen mas fuerzas y son mas voraces

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: