Cuando los héroes caen ante el monstruo

200901296920090130_valkiria_artLas culturas antiguas se erigieron sobre mitos heroicos. La griega lo hizo sobre Heracles y su limpia de monstruos a lo largo y ancho del Mediterráneo –incluyendo la Península Ibérica-; en la nórdica, héroes como Beowulf o su equivalente cristiano, San Jorge, hicieron lo propio con quimeras y dragones. Los héroes eliminaban a las criaturas infernales que estorbaban la supervivencia del hombre y dejaban habitable un mundo con anterioridad tenebroso y mortal. Pero el ser humano quedó entonces a solas con su propia monstruosidad, más terrible, más cruel, que la de cualquier demonio. Y los héroes, en la vida real, muchas veces quedan atrapados en las fauces del lobo.

20090130_valkiriaAdolf Hitler era un monstruo, pero no era el único de aquella época. En España tuvimos unos cuantos, dentro de la variada pantonera política. Rusia tuvo a su Stalin. Y América se salvó por los pelos; como sugiere la novela de Philip Roth La conjura contra América, sólo el ejemplo de la barbarie nazi impidió que las tendencias totalitarias se consolidasen. El mundo está lleno de führercitos deseando la posibilidad de una Nacht der langen Messer; ahora bien, tampoco faltan stauffenbergs que se atrevan a disputar con ellos. Y eso permite conservar la esperanza en el ser humano. Porque el oficial encarnado en el cine por Tom Cruise (ver crítica de la película) quizá tuviera motivaciones distintas a las de su leyenda pero, a la postre, vale como símbolo y por tal se le tiene en Alemania.

Asi quedó la cabañaNo era el primer atentado al que Hitler sobrevivía, pero sí el que más cerca estuvo de llevársele por delante. Confirmó así que tenía baraka, como Franco, como muchos malvados de la historia. Eso lleva a pensar en qué les protege, en si el fanatismo y la crueldad prestan una coraza protectora. Y aunque todo esto son tonterías, lo cierto es que aquel 20 de julio se dieron todos los acasos para que el atentado fracasara: la reunión no se realizó en el habitual búnker, sino en una cabaña de madera; la mesa bajo la que se dispuso la bomba resultó sorprendentemente resistente; y sólo se pudo activar una de las cargas. En definitiva, los daños provocados fueron de orden más psicológico que físico algo que, en una mente ya perturbada, tampoco cambió nada. La guerra continuó.

claus_von_stauffenberg_1940Claus von Stauffenberg en 1940

Peter Steinbach acude al periodo juvenil de Claus von Stauffenberg para encontrar el origen de su disidencia. Su pertenencia al Círculo de George habría explicado, según el autor, la independencia de sus juicios, así como la inicial coincidencia con los nacionalsocialistas. Las enseñanzas acerca de la “Alemania secreta” de Stefan George no eran muy distintas en apariencia del credo nazi, si bien el afamado poeta rechazó, cuando le fue ofrecida, toda colaboración con el partido de Hitler. Pues había una diferencia fundamental entre ambos cuerpos de doctrina: mientras unos predicaban la sumisión absoluta al líder, el otro instruía a sus seguidores en la independencia de juicio. También influyó en el coronel golpista su identificación con la ética tradicional de la aristocracia militar, carrera por la que se sintió atraído desde bien joven y es evidente que siempre se sintió más que molesto con Hitler por su arrogancia y el desprecio que manifestaba por el ejército, al que sólo consideraba una herramienta.

A la izquierda, Claus von SchaffenbergNo obstante, el libro no cancela la perenne duda sobre los motivos que llevaron a Stauffenberg a traicionar su juramento militar y tratar de eliminar a Hitler. Ni el propio autor lo tiene claro, pues aunque en diversos lugares alaba la respuesta moral del coronel suabo, también afirma que “oponerse es algo que sólo puede hacerse en los comienzos”. Si se repasa la cronología, Stauffenberg y su grupo sólo se pusieron en marcha cuando era evidente que la guerra estaba perdida –y, en el caso de nuestro protagonista, especialmente después de ser gravemente herido en el frente africano-. Steinbach, por su parte, intenta suavizar en lo posible las valoraciones sobre alguien a quien, a pesar de todo, considera un héroe: los conjurados “son la confirmación de que las dictaduras totalitarias hacen culpables a las personas: a todas sin excepción”. Ello apunta a que sus motivaciones pudieron no ser morales, como así lo entendieron los Aliados cuando supieron de la conspiración.

von_stauffenberg_primero_izquierda_visita_guarida_loboVon Stauffenberg, primero por la izquierda, de visita en la Guarida del Lobo

Las culturas antiguas se erigieron sobre mitos heroicos, héroes victoriosos. Nuestros héroes pueden fracasar, como lo hizo Stauffenberg, pero aún así permanecen triunfantes en cuanto referentes morales: el monstruo puede ganar una batalla, pero el espíritu noble, el ejemplo moral hará suya la guerra. O eso quisiéramos creer. Eso tiene que ser.

LO MEJOR: el intento por inscribir al personaje en sus circunstancias histórico-sociales.

LO PEOR: la circunspección de las conclusiones.

Fuente: El Confidencial

Misión imposible: matar al Führer

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: