Matan, violan, engañan y no han cumplido los 20

miguel-carcanoConfesó ser el autor del asesinato de Marta del Castillo tres semanas después de su desaparición y 52 días más tarde cambió la versión acusando del crimen al menor implicado en el suceso –Javier G, ‘El Cuco’– y afirmando que el cadáver de la joven fue arrojado a un contenedor de basura. Tras los careos ordenados por el juez entre los jóvenes, la última reconstrucción de los hechos y un interrogatorio de dos horas, este miércoles Miguel Carcaño confesó que ambos abusaron sexualmente de la niña tras amenazarla con un arma blanca y antes de acabar con su vida.

Expertos nacionales e internacionales consultados por El Confidencial analizan el caso e intentan despejar las dudas suscitadas en los últimos días. ¿Por qué Miguel cambió de versión? ¿Quién ha podido aconsejarle entre rejas? ¿Cuánto tiempo podrían pasar en prisión los implicados?.

El experto en ciencias penales y criminología y coordinador del Programa Nacional de Criminalística del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina, Eloy Emiliano Torales, comentaba a este medio instantes antes de conocerse la última declaración de Miguel que “durante este tiempo en prisión ha podido recibir el asesoramiento de muchos expertos -detenidos- para entorpecer la investigación e intentar desvincularse del crimen. Los sospechosos de haber cometido algún tipo de delito no están obligados a decir la verdad, por lo que pueden modificar su declaración cuantas veces sea. Hasta que no se hallen evidencias físicas que le involucren en el delito inventará muchas versiones más para confundir a los magistrados”. Tras conocer la noticia de la confesión del abuso ha apostillado que “hasta que no se encuentre el cadáver y se haga la autopsia correspondiente, no se sabrá la verdad. Quizá (Miguel) ha hecho esas declaraciones para ensuciar la investigación”. Harto de los cambios de declaración de su cliente, el abogado defensor de Miguel renunció ayer a su defensa.

La edad de los implicados, el añadido de la agresión sexual y las circunstancias en las que tuvo lugar el crimen permiten estimar el tiempo que los implicados pasarán en prisión, pero, con el cadáver todavía desaparecido, es pronto para augurar posibles sentencias. La profesora de derecho penal de la Universidad de Alicante Mar Carrasco ha contado a este medio, tras conocer la última hora del caso, que “en función de la conducta sexual llevada a cabo, (Miguel) habría cometido otro delito contra la libertad sexual. En el caso de que hubiera habido acceso carnal se trataría de violación y las penas varían en función de las circunstancias. La violación es una agresión sexual agravada que se castiga con entre 6 y 12 años de prisión. Si estos individuos actuaron conjuntamente, la pena se agrava de 12 a 15 años y a ella habría que añadirle la del homicidio/asesinato siempre que la joven muriera a consecuencia de una acción de violencia posterior a la que se ejerciera para la violación. En el caso del menor, esto quedaría matizado por el régimen de responsabilidad que se le aplicaría dada su edad”.

¿Homicidio o asesinato?

Carrasco recuerda que “el cambio en las confesiones es relativamente frecuente” y que, por ello, “lo que importa es la convicción a la que llegue el juez o tribunal en el momento del juicio oral, no sólo por lo que allí testifiquen, sino por el resto de pruebas aportadas”. Pero, ¿y si no aparece el cuerpo? La experta en derecho penal explica que “hallar o no el cadáver es una cuestión más de prueba que otra cosa: esto es, si se tiene el cadáver se podría hacer la autopsia para determinar cómo y cuándo murió y si no aparece se debe acudir a otros medios de prueba, como son los testimonios de los acusados. En función de cómo la hayan matado -circunstancias que rodean al hecho de darle muerte- se les podrá acusar de homicidio o de asesinato. El primero si es doloso -intencional- va de 10 a 15 años y el segundo, de 15 a 20 ó 25, todo ello dependiendo de si media alevosia, ensañamiento o precio”. “Si no aparece el cadáver”, continúa, “los elementos de prueba de que se ha matado a alguien son menores”.

Autor, partícipes y cómplices

¿Un asesino o varios? El hecho de que Miguel haya acusado al menor de la autoría del crimen podría ser, según la experta, “porque ellos se convierten en partícipes, una responsabilidad dependiente de la autor -responsable principal-. Ahora bien, el código castiga a algunos partícipes -cooperador necesario y al inductor- con la misma que la del autor. Sólo los cómplices gozan de una rebaja en la pena, un grado. Esto es, en el homicidio doloso representa una pena de 5 a 10 años, y en el asesinato la rebaja deja la pena en 7´5 a 15 años de pena, pero habría que saber cuál ha sido su intervención exactamente en el hecho para hablar de complicidad o de cooperación necesaria”. De momento, y tras el último relato de los hechos realizado por Miguel, su hermanastro Francisco Javier Delgado y su amigo Samuel Benítez no habrían tenido nada que ver con la muerte de Marta. La investigación sigue abierta.

Sandra Remón en El Confidencial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: