La primavera los pezones altera

1239031479_724588_fotonoticia_normal_0Dibujo de M. A. Martín

Uno de los reclamos sexuales más potentes en la primavera es la aparición de los insinuantes pezones. Con el buen tiempo desaparecen las prendas de abrigo y aparecen pechos contorneados: es difícil sustraerse al influjo de unos pechos intuidos a través de una camiseta. Así, el pecho atrae como un imán: un pezón que se insinúa bajo una prenda ajustada, un roce coqueto que pone en alerta los pezones. Un pecho coronado por pezones es lo más de lo más. La palabra pezón ya conlleva una importante carga erótica. A muchas personas de hecho les fascinan.

Muchos hombres y mujeres tienen querencia por esa pequeña protuberancia, que subraya su importancia cambiando de color. De la importancia del pezón en la alimentación y el vínculo afectivo con la madre no viene a cuento hablar, pero seguramente ese ancestral recuerdo establece vías neuronales que van a marcar rutas para placeres postreros. Lo que está claro es que esta parte del cuerpo no deja indiferente.

Algunas mujeres confiesan que pueden llegar al orgasmo a través de besos y caricias en los pechos: la fricción y succión del pezón puede desencadenar las sensaciones más placenteras: unos pechos bien trabajados las vuelve loquitas. En un post anterior ya se ofrecían algunas recomendaciones para desarrollar habilidades eróticas para estimular bien esta parte del cuerpo. Oyendo estos comentarios parece que el tema está muy claro, sin embargo, no todas las personas están disponibles para aceptar las caricias en esa zona. Algunas no le encuentran la gracia y a otras les molesta el contacto en esta parte del cuerpo, incluso llegan a comentar que lo consideran insoportable y les da grima si no se encuentran suficientemente excitadas. Otras afirman que no soportan que les toquen los pezones porque los tienen muy sensibles y la sensación les resulta molesta.

Los pezones pueden hacerse notar en distintas situaciones: los cambios de temperatura, el aire acondicionado, cualquier roce puede hacer surgir los pequeños montículos. Muchas mujeres se quejan de que no pueden controlar esa reacción y parece que, cuando menos quieren que pase, más se nota. Algunas pacientes comentan que, cuando llega el calor, aunque les gustaría llevar sujetadores más ligeros, tienen que seguir llevándolos con relleno para que no se haga tan evidente la erección de sus pezones. Es verdad que muchos sujetadores con relleno parecen rígidos escudos, que escamotean la vivacidad de unos senos a su aire. Es una pena que las normas sociales mantengan las tetas bien sujetas. Así ha sido durante años y así seguirá siendo, mientras la mayoría de las mujeres consideren bastante vulgar y chabacano ir marcando pezones.

Esta zona también requiere su atención estética, algunos confiesan que se depilan el pecho —y sobre todo el área alrededor el pezón— para tenerlos bien dispuestos a cualquier caricia. Tener cierto vello en los pezones no sólo es cosa de hombres; también puede aparecer en algunas mujeres, incluso en medio del pecho. Esto es menos conocido debido a que las mujeres, desde muy jóvenes, controlan muy bien el vello corporal y muy pronto aprenden a eliminar el que no les interesa.

Lo evidente es que a la mayoría de la gente el tema de los pezones les pone. Así que aprovechemos la llegada de la primavera para disfrutar de las sensaciones que esta parte del cuerpo nos ofrece. La visión de unos pechos marcando pezón está claro que excita, y sentir los pechos turgentes y observar el efecto que producen, también. Hay quien no concibe el sexo sin que la estimulación de las tetillas juegue un papel principal; y es que el vínculo boca pezón establece una corriente que se extiende por los cuerpos y se intensifica en la zona genital. Besar, lamer, succionar y mordisquear un pezón puede encender las pasiones más desaforadas.

¿Qué lugar ocupan los pezones en tu vida sexual? ¿Te llaman la atención unos pezones claramente insinuados? ¿Te gusta o te incomoda percibir que se marcan tus pezones bajo tu ropa? ¿Tienes alguna anécdota que te apetezca compartir?.

Por M. PÉREZ, J. J. BORRÁS Y X. ZUBIETA (SOITU.ES)

2 comentarios

  1. Si eres niña, frótate tu solita tus pezones, un buen rato y verás si no te enciendes, puedes alternar con apretarlos y desapretarlos suavemente en distintos sitios, se siente muy bien

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: