Batalla de Normandía: El mayor desembarco anfibio de la Historia

Defensas playa de Omaha

Defensas playa de Omaha

Las primeras luces de la mañana del día 6 de Junio de 1944 inundan las playas de Omaha, en la costa francesa.

Por esta fecha, la Segunda Guerra Mundial hacía estragos en todo el planeta, la lucha había alcanzado niveles hasta el momento jamás imaginados y los acontecimientos en ambos contingentes se precipitaban hacia un incierto destino teñido del color de la guerra.
Podemos decir que, a estas alturas del conflicto, parecía decaer la balanza a favor de los aliados pero aún no estaba todo de su parte ya que quedaban muchas batallas por ganar. Estadounidenses, británicos, canadienses, franceses, polacos…componían este grueso aliado frente a la entente formada por los países de la ultra-derecha.

Las divisiones aerotransportadas que intervinieron en el desembarco de Normandía aterrizarían en la retaguardia de las fuerzas alemanas.

Las divisiones aerotransportadas que intervinieron en el desembarco de Normandía aterrizarían en la retaguardia de las fuerzas alemanas.

Ya desde 1942, Gran Bretaña se alza como centro de operaciones y desde allí el frente aliado empieza a planear y madurar la idea de poner en marcha una operación capaz de invadir Europa y romper con la hegemonía que los alemanes nazis poseen sobre el continente. La opinión generalizada de los estrategas es que la invasión debería llevarse a cabo desde el oeste; exactamente, desde Inglaterra a la región de Normandía en la Francia ocupada y mediante desembarcos anfibios sobre un 95% de playa; una vez en territorio francés, se llevaría uno de los ataques más sonados de la Historia. Es bien sabido que los preparativos fueron harto tediosos debido a que en el periodo de dos años no se dudó en reclutar un gran número de hombres y de reunir un material suficiente para llevar a cabo con éxito la operación; el resultado fue digno de sus prolegómenos ya que casi 3 millones de soldados llegaron a cruzar el Canal de la Mancha. El hecho de que se llevasen todas las operaciones con el más absoluto secretismo no hizo más que revestir, aún más, de leyenda el desenlace del plan.

desembarco de normandia

desembarco de normandia

Sería bajo la batuta de Marshall y Eisenhower, con el pseudónimo “operación Overlord” y con una duración de más de dos meses (desde el 6 de junio, con el Día D, hasta el 25 de agosto, la liberación de París), cuando se llevase a cabo una de las campañas más brillantes de la Historia. 1944 es un año que hace propicia su ejecución ya que a la altura de este año Alemania parecía tener las fuerzas dispersas y la guerra ya empezaba a hacer estragos en algunos frentes de importancia como eran los del este, África o Italia. La clave aliada era la desorientación; es decir, el hecho de hacer previsible algún ataque pero proporcionando datos erróneos como es el ejemplo del lugar elegido para poner en marcha la operación, resultarían decisivas a la hora de restar poder al imperio alemán.
Una de las consecuencias más célebre de esta táctica de desorientación fue el sonado lanzamiento de hojas de papel por parte de los aviones aliados al este de donde se iba a realizar, su objetivo no era otro que confundir a los radares alemanes, confusión que llegaría a tal nivel de engaño que el 24 de Julio de 1944, el mismísimo Hitler seguía convenciendo a sus generales de que el desembarco de Normandía no era otra cosa que una maniobra de distracción aliada ya que estaba profundamente convencido de que éste se produciría en la costa de Calais, es por ello por lo que centró toda su atención en crear el conocido muro del atlántico.

Soldados británicos en la Playa de Sword.

Soldados británicos en la Playa de Sword.

El desembarco dividió el ataque aliado sobre la costa normanda en zonas de influencia; cinco playas que fueron bautizadas con los nombres de Utha, Omaha (la playa más difícil de tomar y en donde murieron 6.000 estadounidenses y 15.000 fueron heridos), Gold, Juno y Sword.
En cada una de estos escenarios los soldados aliados se enfrentaban a sencillas fortificaciones excavadas en las laderas y dotadas con ametralladoras y artillería de medio alcance con la que hacer frente a estas tropas que, tras el desembarco, dieron su vida por avanzar a través de la playa. Más allá de la costa, la artillería pesada (unida telefónicamente con puestos de observación instalados en lo alto de los cerros sobre la playa) era la encargada de abatir a los soldados aliados más audaces que habían logrado sortear el fuego inicial. La escena era den lo más sangrienta y muchos fueron los que perdieron sus vidas en esas blancas arenas pero lo cierto es que poco a poco el fuego alemán dejó de tener densidad ni continuidad tras el buen hacer de la infantería y de la efectiva labor de los barcos de combate que apoyaban el desembarco a partir de una constante ráfaga de tiros contra los objetivos terrestres.
Además del antecedente de desorientar también se contempló con verdadera atención la necesidad de destruir el máximo número de bases aéreas alemanas localizadas en el norte de Francia, para ello la aviación aliada optaría por la medida de intensificar los bombardeos sobre distintas ciudades alemanas de tal forma que se lograse una evacuación masiva tanto de población como de fuerzas enemigas en dichas zonas. Para ello, además de los decisivos desembarcos anfibios, paracaidistas de la divisiones estadounidenses 101 y 82 junto a paracaidistas británicos que dejarían caer todo su poderío sobre ciertas zonas de la península con el fin de asegurar el avance aliado; el ataque se completaría con la actuación terrestre de la resistencia francesa a partir de sabotajes de las vías férreas que intentarían frenar los desplazamientos de las divisiones acorazadas alemanas y el buen ritmo de sus campañas.

qEem4iWZ8j40ya63XscBsFiSo1_500La confianza puesta por los aliados en estas campañas y los excelentes resultados obtenidos en cada uno de los frentes evidenciaron un deterioro alemán con tendencia a una situación marcada por la más absoluta vulnerabilidad en la zona más al oeste del mapa bélico. La figura del general estadounidense Patton tiene un especial protagonismo en este capítulo histórico debido a su faceta de gran estratega y a sus aún mejores resultados haciendo frente a los alemanes en el frente sur (Falaise) y compaginando con las fuerzas canadienses la tarea que denominaron “el cerramiento de la bolsa” (20 de agosto de 1944) cuyo resultado no fue en ningún momento decepcionante a pesar de que una parte de las fuerzas alemanas había conseguido escapar antes.
Una vez hecho trizas una importante parte del ejército del Reich los ánimos estaban bastante altos y todas las divisiones implicadas se sintieron fuertes para dirigirse hacia el siguiente objetivo: París, la capital europea había estado, hasta la fecha, bajo mando alemán.

La liberación de París se llevaría a través del Sena los días 23 y 25 de agosto y contando con tropas de la Francia libre apostadas en Normandía como fue la 2ª División Blindada del general Leclerc, cuya 9ª compañía estaba compuesta en su totalidad por republicanos españoles.
A pesar de este importante debilitamiento y retroceso de las fuerzas alemanas los ataques no eran inofensivos, en estas fechas tan avanzadas aún se constatan varios contraataques con artillería panzer y un austero aguante beneficiados por cierta torpeza manifestada por las tropas británicas en la toma de la ciudad de Caen. Finalmente, París fue liberado al tiempo que se realizaba otro desembarco aliado en el mediterráneo como refuerzo a esta victoria, ahora la línea física que separaba los dos contingentes era el Rin y los aliados se sentían más invencibles que nunca. La guerra parecía haber llegado a su fin, muy pocos eran los frentes europeos que ofrecerían una resistencia tan rígida como el descrito, Alemanía sería sólo un recuerdo.

Se cumplen los 65 años del Desembarco de Normandía y su relato continúa sindo estremecedor ya que se cobró las importantes cifras de 240.000 muertos/heridos, 200.000 prisioneros/desaparecidos, 37.000 muertos y 172.000 heridos/desaparecidos.

por Carolina Fontanals ...por Carolina Fontanals en Mundo Historia

La mayor operación militar de la historia

Nunca antes del 6 de junio de 1944, a pesar de las múltiples guerras habidas, había realizado la especie humana una operación militar de la envergadura del desembarco aliado en Normandía. 6939 navíos atravesaron el canal de la Mancha la noche del 5 al 6 de junio, de los cuales 1213 buques de guerra, 4126 barcos de desembarco, 736 de servicios y 864 de mercancías. Por encima de semejante armada, 11 590 aparatos cruzaron los cielos: 5050 cazas, 5110 bombarderos, 2310 aviones de transporte, 2600 planeadores y 700 aviones de reconocimiento. En cuanto a los efectivos, fueron 132 715 hombres los que desembarcaron el “Día D”, además de los 15 000 norteamericanos y 7000 británicos lanzados en paracaídas la víspera tras las líneas enemigas desde 2395 aviones.

43372ac7cdac93f68094b67014b18701A pesar de su magnitud, esas cifras distan mucho, sin embargo, de dar su pleno significado a la amplitud de la operación militar. Antes ya del desembarco, los dragaminas habían limpiado cinco inmensos pasillos para permitir el paso de la armada aliada. El desembarco, por sí mismo, para lo único que debía servir era para establecer una cabeza de puente que permitiera desembarcar tropas y medios materiales en cantidades mucho más importantes. Y fue así como en menos de un mes, un millón y medio de soldados aliados fueron desembarcados con todo su equipo, especialmente decenas de miles de vehículos blindados (solo del tanque Sherman se construyeron 150 000 unidades).

Para todo ello, se movilizaron medios materiales y humanos descomunales. Para que los buques pudieran descargar la carga y los pasajeros, los aliados necesitaban un puerto en aguas profundas como el de Cherburgo o Le Havre. Pero como estas dos ciudades no han sido tomadas de inmediato, fabrican pieza a pieza frente a las dos pequeñas poblaciones de Arromanches y Saint-Laurent, dos puertos artificiales trayendo desde Inglaterra cientos de encofrados flotantes de hormigón que después serían sumergidos para que sirvieran de diques y de muelles (operación “Mulberry”). Durante algunas semanas, Arromanches fue el mayor puerto del mundo antes de pasar el relevo a Cherburgo, ciudad tomada por los Aliados un mes después del desembarco y cuyo tráfico duplicó entonces el del puerto de Nueva York en 1939. En fin, a partir del 12 de agosto, los Aliados podrán empezar a usar PLUTO (Pipe Line Under The Ocean), un oleoducto submarino para el aprovisionamiento en carburante entre la isla de Wight y Cherburgo.

Esos medios materiales y humanos descomunales son ya de por sí un símbolo patente de lo que se ha convertido el sistema capitalista, un sistema que engulle para la destrucción cantidades fenomenales de medios tecnológicos y de trabajo humano. Pero además de lo desmesurado hay que recordar, sobre todo, que la operación “Neptuno” (nombre secreto del desembarco en Normandía), era en realidad la preparación de una de las mayores matanzas de la historia: la operación “Overlord”, conjunto de planes militares en Europa occidental a mediados de 1944. A lo largo de las costas de Normandía pueden verse esas interminables filas de cruces blancas testigos del cruel tributo que pagó toda una generación de jóvenes norteamericanos, ingleses, canadienses, alemanes, etc. con apenas 16 años algunos de ellos. Y esos cementerios militares no cuentan los civiles, mujeres, niños y ancianos muertos durante las batallas que, en algunos casos, son casi tantos como la de los soldados caídos en combate.. La batalla de Normandía, durante la cual las tropas alemanas intentaron impedir a las tropas aliadas pisar Francia y luego penetrar tierra adentro, terminó con cientos de miles de muertos en total.

Algunas matanzas:

–  bombardeos de Hamburgo, julio de 1943 : 50 000 muertos;

– bombardeo de Tokio en marzo de 1945 : 80 000 muertos ;

– bombardeo de Dresde, 13 y 14 de febrero de 1945 : 250 000 muertos.

Más información aquí.
votar

8 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Defensas playa de Omaha Las primeras luces de la mañana del día 6 de Junio de 1944 inundan las playas de Omaha, en la costa francesa. Por esta fecha, la Segunda Guerra Mundial hacía estragos en todo el planeta, la lucha había…..

    Me gusta

  2. La cruda verdad del ‘Día D’, según Beevor

    Un total de 240.000 bajas en las filas alemanas, 200.000 en los aliados y 70.000 civiles muertos en Francia por la acción de los aliados. Estas son las crudas cifras que dejó el Desembarco de Normandía, una batalla “mitificada” por los vencedores y convertida en “propaganda comercial” gracias al cine y la televisión. Una imagen que el historiador Antony Beevor intenta desmontar en su último libro, El Día D.

    Cartas privadas, diarios de soldados y antiguas entrevistas han permitido al historiador reconstruir, con un realismo estremecedor, el horror que vivieron soldados y civiles durante el El Día D. “Hollywood deja vender sus películas con el subtítulo de ‘basadas en hechos reales’ como una estrategia de markerting que empezó hace 15 o 20 años”, explicó el historiador, para quien el peligro de esta estrategia es que la mayoría de las personas ya no distinguen entre “hechos y ficción”. “No fueron héroes todos los que participaron en el desembarco de Normandía”, admitió.

    “El peligro es que el conocimiento histórico de la mayoría de la gente procede de películas y series de televisión, más que de los libros. Vivimos en una sociedad post literaria donde la imagen es más importante y poderosa que la palabra”, explicó el autor, que ha convertido sus libros Stalingrado, Berlin. La caída: 1945 y la Guerra Civil española en best sellers, traducidos a más de treinta idiomas.

    Enfrentamiento terrible

    Con una prosa ágil, y sin ahondar en tácticas de guerra o detalles geopolíticos, Beevor describe en El Día D los preparativos de la invasión de Normandía por las fuerzas aliadas; la disciplina y resistencia de los soldados alemanes; el enfrentamiento terrible en las playas y el calvario de los civiles franceses masacrados por ambos bandos.

    En este sentido, Beevor denunció que en el dia D murieron muchos más civiles franceses que soldados británicos y aseguró que uno de los “máximos errores” de esta guerra fue el bombardeo de Caen, ocurrido semanas después del desembarco, el 7 de julio de 1944 por el “número de víctimas que causó entre los civiles”. “Algunas veces los bombardeos son innecesarios e inútiles”, reconoció este autor, que fue oficial regular del ejército británico durante cinco años, profesión que abandonó para escribir su primera novela. “No sé cómo van a reaccionar los lectores estadounidenses ante este libro, pero la críticas previas son mejores de las que esperaba”, confesó el autor en referencia a la publicación del libro en Estados Unidos en las próximas semanas.

    En la mayoría de las páginas de El Día D el protagonismo lo tienen los individuos en un intento de “integrar los hechos de la historia desde arriba y desde abajo”, explicó Beevor, para quien el éxito de sus libros, responde en parte al interés de la gente, desde la década de los 80, en conocer la “actitud del individuo” y no los hechos colectivos. En este sentido, alegó que en sus libros la gente puede ver cómo una decisión de Hitler o Stalin “afectaba directamente a las vidas de los soldados y civiles implicados” en la contienda. “He tenido mucha suerte de que la gente esté interesada en los aspectos personales de las guerras”, añadió.

    “La guerra no puede ser moral”

    “La guerra no puede ser moral”, advirtió este autor, para quien Los Aliados respondieron a los ataques de los alemanas con una “tecnología superior” que provocó muchas más víctimas. “Ahora los bombardeos son muchos más precisos”, señaló este historiador en referencia a la guerra de Irak, donde las bajas entre civiles fueron menores.

    Preguntado por el caso de Afganistan, donde la población civil sufre bajas continuas, Beevor señaló que no se pueden comparar ambas guerras, ya que lo que ocurre en Afganistán es una “guerra de guerrillas” donde los combatientes “se esconden detrás de los civiles”, afirmó. Beevor quien en su libro describe el “cruel martirio” que vivieron los habitantes de Caen o Saint Lô durante el desembarco, también menciona gestos nobles de los vencidos y explica las diferencias que había entre Churchill, De Gaulle, Roosevelt o Eisenhower.

    Para este historiador, quien considera que el desembarco ha sido mitificado por cintas como El día más largo o Salvar al Soldado Ryan, hay muy “pocas películas buenas sobre la II Guerra mundial” y explicó que los americanos “tienen que sentirse bien fuera de su país, porque, dentro, no se siente bien con ellos mismos”.

    Me gusta

    • Estoy leyendo actualmente este libro y es una gran obra de acercamiento a una de las batallas más decisivas de la Historia. Apasionante

      Me gusta

  3. Me gustaría saber ó que me recomendaran algún libro, sobre ¿Que acontecimientos continuaron despues del desembarco?, es decir ¿tomaron Paris, siguieron hacia Alemania?…
    Gracias
    Pablo

    Me gusta

  4. Hola, acabo de escribir un post sobre un pequeño grupo de hombres en ese día.

    Espero que no os importe, voy a poner este comentario en tres o cuatro posts de otros blogs sobre el tema para ver si consigo algo de feedback (es mi segundo post!)

    Gracias!

    Me gusta

  5. Hay si mi amor, ababas de descubrir que la guerra es mala y mata gente
    repitan diez veces los americanos son malos, muy malos
    te faltó decir a quien hay que votar, bolche puto

    Me gusta

  6. bueno desde el punto de vista norteamericano quien es el que autoriza que se escribe y que no (ya que los autores más realistas son tratados de charlatanes), lo que se expone es una historia igual que las de sus peliculas, así que de esto hay que creer solo en la cantidad de muertos que hubo por culpa de unos ambisioso de poder y de querer gobernar al mundo. Co mo se menciona en algun comentario anterior, en esta época ya es dificil distinguir la verdad de la ficción.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: