La fiesta del Corpus Christi y la Moma

La Moma y els Momos

La Moma (la Virtud)

La Moma (la Virtud)

Representación de la Virtud y los Siete Pecados Capitales (soberbia, avaricia, lujuria, envidia, gula, ira y pereza) que en la danza significa la lucha, y al final el triunfo de aquella sobre estos. La Virtud o La Moma, personaje central de la danza figura como una mujer vestida de blanco y con la cara totalmente tapada por un velo y un antifaz, también blanco; llevando en la cabeza una corona dorada y flores blancas. Usa guantes blancos y lleva en su mano derecha un abanico, mientras que en la mano izquierda sostiene un cetro dorado rematado por el escudo de la ciudad. Los Momos llevan una blusa de terciopelo rojo y negro, pantalones amarillos y negros, medias blancas y sandalias de esparto; cubriéndoles la cabeza un pintoresco gorro que intenta representar a un dragón y llevan antifaz negro; también llevan unos bastones. Se trata pues de una danza didáctico religiosa de gran contenido simbólico y que mejor cuadra dentro del entorno religioso de la Festividad del Corpus Christi. La figura de la Moma, –que curiosamente siempre representa un hombre– es, junto con la del Cirialot, la más conocida y representativa del Corpus valenciano.

Miles de personas salieron ayer a las calles de Valencia para celebrar la fiesta del Corpus Christi que tuvo lugar a lo largo de toda la jornada bajo un sol veraniego. Este año el calor acompañó, muy lejos de lo ocurrido en 2008 cuando la lluvia hizo presencia obligando a suspender la Cavalgata del Convite. Entonces los únicos actos programados que salieron a a la calle fue el desfiles de las «roques», ya que la procesión solemne se tuvo que realizar bajo techo, dentro de la Catedral, que acogió la segunda procesión claustral de los últimos 50 años.
Así, el calor también fue uno de los protagonistas de esta colorida y tradicional festividad. Los actos de ayer comenzaron con el repique de campanas del Micalet entre las 9 y las 9.30 horas por parte del Gremi de Campaners. Una hora después tuvo lugar la misa pontifical en la Catedral oficiada por el arzobispo de Valencia Carlos Osoro, a la que acudieron entre otras personalidades el vicepresidente tercero de la Generalitat, Juan Cotino, la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, el rector de la Universidad Católica San Vicente Mártir, José Alfredo Peris, así como varios concejales del ayuntamiento.
Durante la homilía Osoro animó a tener «la osadía, el coraje y el atrevimiento» de presentar a los jóvenes a la Eucaristía «que es la escuela de Jesucristo». Del mismo modo, el arzobispo se preguntó «hacia dónde camina una sociedad que se empeña en retirar a Dios de la presencia pública» y alentó a «sacar a Jesucristo de forma señalada a nuestras calles y plazas, para que el mundo sane y reciba la reconciliación que, de una vez por toda, se realizó en el Señor». Carlos Osoro pronunció parte de sus palabras en valenciano y pidió a los feligreses que apoyen a Cáritas «organización de la Iglesia respetada y querida por todos los hombres y mujeres de buena voluntad» porque «aproxima de una manera real el amor de Jesucristo a los hombres, no desde ideas, sino desde realizaciones concretas».

Fiesta en la calle

Autor:Marga Ferrer

Autor:Marga Ferrer

Acabada la celebración, en la plaza cientos de personas esperaban a la parte más lúdica del Corpus Christi y sonaron las once campanas con las que cuenta el Micalet. Era un momento clave, ya que el Corpus es la única festividad del año en la que suenan todas juntas.En el resto se hacen sonar sólo las cinco grandes.
La «cavalgata del Convite» iba encabezada como manda la tradición por el «capellà de les Roques», montado a caballo, que representa a la Iglesia e invita a viva voz a todos los presentes a acudir a la procesión de la tarde.
Cuando el «capellà», que representa desde hace más de 20 años Donís Martin, hacía presencia, el público pedía silencio y entonces les convocaba a la «procesión más bonita del mundo, la del Corpus Christi». Al paso de esta figura de la comitiva se produjo una de las anécdotas del día, cuando el caballo sobre el que recorre las calles de la ciudad resbaló en la plaza de la Virgen, cayendo al suelo y llevándose consigo al «capellà». Debido a este problema el caballo quedó indispuesto para continuar y el «capellà» tuvo que continuar invitando y saludando al público a pie.
Del mismo modo, los ciudadanos se deleitaron con las danzas de la «Moma», así como con los «caballets», «els pastorets» y otras tantas al son del tabalet y la dolçaina. Del resto de la comitiva destacó como siempre por su tono humorístico la «degollà» que representa a quienes degollaban a los niños por orden del rey Herodes. Con sus garrotes de goma y portando su bandera golpeaban al público y lanzaban caramelos.
Otro de los momentos más llamativos de la cabalgata fue cuando la «degollà» pasó por la calle Avellanas donde hileras de cubos de agua colgados de unas fachadas a otras marcan el territorio del que tradicionalmente cae una gran lluvia de agua.Una vez este grupo llegó a la citada calle y a la de la Mar, desde los balcones los vecinos sacaron sus cubos de agua y barreños para empaparlos, aunque los curiosos que se agolpaban contra las paredes no se salvaron de este «diluvio».
Por la tarde, fue el turno del desfile de las «roques», pesados carros triunfales de maderas de cinco metros de altura y tres de largo aproximadamente. Salieron a la calle diez de las once existentes puesto que la «Valencia» está siendo restaurada. La tradicional «pujà» al pie del Palacio Arzobispal captó la atención de un numeroso publicó que siguió el esfuerzo de los caballos por arrastrar por la inclinada calzada estas enormes construcciones. Algunos animales perdían las fuerzas y cayeron al suelo ante los gritos de la gente y de los acompañantes de los carros. En esta calle se suceden las apuestas y los duelos por ver qué caballo consigue superar este tramos de manera limpia y rápida.

Tradición y devoción
A las 19 horas salió de la Catedral la comitiva de la procesión con la presencia en la plaza de la Virgen de miembros del ejército y bajo un tono más solemne. Abriendo la procesión iba la «Senyera», y a continuación los personajes del Antiguo y del Nuevo Testamento, que junto a las figuras alegóricas gigantes fueron los elementos que más gustaron al público. Después llegó el turno de los niños y niñas que este año han comulgado junto a sus familiares. Al cierre del desfile iba la Custodia, que a su paso desde algunos balcones de varias calles, como la de Caballeros recibía una lluvia de pétalos de flor. Junto a la Custodia estaban las autoridades valencianas entre las que estuvieron el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

La Procesión del Corpus

Históricamente la festividad del Corpus Christi en Valencia, ha sido y está considerada como la “Fiesta Grande” de la ciudad, desde el ultimo tercio del siglo XIV hasta finales del siglo XIX, la cual la celebra llena de esplendor y solemnidad. Durante este periodo, la fama y renombre de nuestras Rocas y la fiesta del Corpus Christi se extendió rápidamente tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.
Fue en el año 1263 cuando el Papa Urbano IV instituyó la fiesta del Corpus Christi, por medio de la bula “Transiturus hoc mundo”, extendiéndola por toda la cristiandad. Su celebración quedó fijada en el primer jueves tras la octava de Pentecostés, motivo por el cual no tiene una fecha fija y su celebración varia entre el 21 de mayo y el 24 de junio (actualmente se celebra el domingo siguiente), celebrando desde esos momentos una procesión, pero de las llamadas claustrales por celebrarse dentro de las Iglesias. Dicha bula fue confirmada posteriormente por el Papa Clemente V en el Concilio General de Vienne en 1311 y por el Papa Juan XXII en 1317. Con ello, la festividad del Corpus se convirtió junto a la Pascua y la Navidad en el tercero de los grandes acontecimientos litúrgicos del año. Para ensalzar dicha fiesta el entonces obispo de Valencia entre los años (1348-1356) Hugo de Fenollet es quien el 4 de Junio de 1355 promueve de acuerdo con el cabildo catedralicio, los jurados de la ciudad, el justicia y prohombres de Valencia, la creación de una procesión que recorriese las calles de la ciudad. Ordeno que en la fiesta del Corpus Christi una “general e solemnial processó sia feta, en la cual sien e vajen tots los clergues e religiosos e encara totes les gents de la dita ciutat” .
El pregón de anuncio de esta primera procesión, consta en el Manual del Consell, fue dispuesto por los jurados el 8 de agosto de 1416, anunciando al pueblo que en honor y reverencia al Corpus, se realizara esta procesión. En dicho pregón se establecía también el recorrido de la misma y que esta debía iniciar en la catedral.
Queremos desde aquí destacar que el obispo Hugo de Fenollet durante su pontificado en Valencia bautizó en la Iglesia de San Esteban el día 23 de Enero de 1350, al hijo de Guillem Ferrer que posteriormente seria el famoso San Vicente Ferrer. También fundó la escuela mayor de canto en 1351, y que muy posiblemente fue el primer conservatorio de música creado en Valencia.
Ante dicha festividad, en dicho bando también se pedía al vecindario que limpiasen las calles por donde iba a pasar la procesión, adornasen sus casas y tirasen hierbas aromáticas como homenaje al Santísimo.
Esta procesión como tal solamente duró un año, ya que en 1356 falleció Hugo de Fenollet, y ante las amenazas bélicas del rey castellano Pedro el Cruel, se decidió que esta se suspendiese, acordándose que la festividad se celebrara alternativamente en una parroquia de la ciudad.
En el año 1372 siendo obispo de la diócesis el Cardenal Jaime de Aragón, nieto del Rey Jaime II y primo hermano de Pedro “El Ceremonioso” es cuando de nuevo resurge y es a partir de ese momento cuando la festividad empieza a tomar auge y solemnidad, añadiéndose a la fiesta la música con los instrumentos de la época, así como los bailes o danzas de las cuales hoy algunas aun perduran, así como de los numerosos gremios que existían con sus banderas y llevando una vela de ocho onzas cada una de las personas pertenecientes a cada gremio.
Tal era el esplendor de la procesión que se tienen noticias que en el año 1401 Blanca de Aragón hace que se repita. El rey Martín el Humano y la reina Juana de Sicilia acuden a presenciarla, posteriormente en 1414 durante la coronación del Rey de Aragón Fernando de Antequera desea que esta se represente en Zaragoza, en 1415 es el Papa Luna quien asiste a la misma, en 1427 después es solicitada por el Rey Alfonso el Magnánimo, en 1466 la presencia el rey Juan II de Aragón, los Reyes Católicos en 1481, posteriormente en 1501 la Reina Juana de Nápoles, nuevamente en 1528 el emperador Carlos V, en Enero de 1585 por Felipe II, en 1612 por el Rey Felipe III con motivo de sus bodas reales, el Príncipe de Angulema en 1815, Fernando VII en 1827, la reina Isabel II con su hijo el futuro Alfonso XII en 1858, en 1888 la presenció Alfonso XIII y de nuevo finalmente en el año 1893 con motivo del primer Congreso Eucarístico Nacional.
No siempre se ha celebrado la procesión en la tarde del jueves. Hasta 1506 se hacia por la mañana pero, en ese año se acordó que se hiciese por la tarde. En junio de 1677, el monarca Carlos II ordena que se volviera a realizar por la mañana para evitar ofensas al Sacramento. El consistorio municipal protestó por dicha medida y el 5 de julio del mismo año, otra cédula real prescribía que la procesión comenzara a las cinco y que finalizase a las nueve.
La presencia de las instituciones gremiales en la procesión fue constante hasta 1835. Por otro lado, tras la desamortización de Mendizábal en 1836, la supresión de muchas comunidades religiosas que antes participaban en el Corpus Christi abriría las puertas al paulatino declive de la procesión; a pesar de este vacío dejado por los gremios y por las ordenes religiosas, lo llenaron las instituciones de beneficiencia y caridad como eran el Colegio de Huerfanos de San Vicente Ferrer, Casa de la Beneficiencia, Asilo de San Juan Bautista, etc.
Con la proclamación de la II República, la fiesta se limitó nuevamente a que esta se realizase en el interior de las iglesias, haciéndose desde 1931 hasta 1935.
Acabada la guerra civil, los Ayuntamientos “de la victoria”, haciendo caso omiso a lo que significaba la tradición valenciana, la centraron solamente en su parte religiosa, y quedando representada por les Banderoles, els Gegants y els Nanos, els Cirialots, los Apóstoles y los Evangelistas, así como algún que otro personaje más.
Finalmente es a partir de la década de los años 50 al 60 cuando un grupo de valencianos que se resisten a la perdida de la tradición en la procesión, encarnan los personajes antes citados, llegando década tras década a la formación del Grup de Mecha y a continuación la Asociación Amics del Corpus de la Ciudad de Valencia, retomando el esplendor que la Procesión del Corpus tuvo en sus inicios.

Fuentes:

J.V. Paños en Levante-emv

Associació Amics del Corpus de València.


Galería fotográfica

votar

5 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La Moma y els Momos La Moma (la Virtud) Representación de la Virtud y los Siete Pecados Capitales (soberbia, avaricia, lujuria, envidia, gula, ira y pereza) que en la danza significa la lucha, y al final el triunfo de aquella…..

    Me gusta

  2. Hola jonkepa,
    gracias por tu esplicación acerca de la moma, no lo sabia, cada dia se aprende algo nuevo.
    Curioso lo de las tradiciones que nos vienen de largos años de iglesia-estado por lo de ser creyentes, en todas las ciudades españolas tenemos manifestaciones de esta indole, las que antes estaban prohibidas eran las fiestas paganas como los carnavales.

    Saludos cordiales

    Me gusta

    • Ya ves Lobby, tu “moma” no tenía nada que ver con la Moma que yo conocía y es que aunque sea más o menos la misma lengua, hay cosas muy diferentes.
      No podemos negar tanto la tradición cristiana como la árabe y, en menor medida, la judía.
      Todo pueblo que olvida su Historia está condenado a repetirla.
      En cuanto a los carnavales, los conocí en mis tiempos de estudiante en Cádiz, entonces aún vivía el dictador y las máscaras estaban totalmente prohibidas, las máscaras y otras muchas cosas.
      Vuelve cuando quieras.
      Un saludo.

      Me gusta

  3. y la moma que s mujer tiene que reprresentarla un hombre? que machismo eclesial por favor…

    Me gusta

    • Es una tradición de hace siglos y hace siglos no existían eso de los derechos de las mujeres, ni del feminismo , ni de historias semejantes. Es, por lo tanto, una tradición con la que puedes comulgar o no y sino te gusta tienes dos opciones, o tratas de cambiarla como se ha hecho en otras fiestas tradicionales o, simplemente , te aguantas y tragas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: