El catálogo más polémico de Ikea

Versión americana del catálogo 2010 con la nueva fuente.

Versión americana del catálogo 2010 con la nueva fuente.

Ikea tiene problemas con las letras. El gigante sueco dedicado a la fabricación y venta de muebles ha decidido cambiar la fuente tipográfica usada en sus catálogos y con la modificación ha soliviantado los ánimos de sus clientes más ociosos o detallistas, táchese lo que no proceda.

El tema se ha convertido en asunto principal de la agenda setting de Twitter en estos días. Como cuenta la revista Time la noche del 26 de agosto hubo más tweets sobre ‘la guerra de las fuentes’ que sobre la muerte de Ted Kennedy.

Todo ocurre porque desde Estocolmo han decidido que es el momento de decir adiós a su versión customizada de la fuente Futura. Tras décadas de publicidad se había instalado en el subconsciente colectivo como símbolo de la marca y signo de un estilo de vida.

Ahora hay motivos de ‘homogeneización’ que obligan a cambiarla: se quería una familia tipográfica muy extendida y que estuviera estandarizada para todo tipo de alfabetos.

La sustituta es la Verdana, creada en 1996 por Matthew Carter para Microsoft. Viene instalada por defecto tanto en ordenadores PC como Macintosh y fue diseñada expresamente para la Red. Al ser de libre distribución es la fuente de referencia en el texto principal de muchas páginas web.

El suyo es un origen mucho más ‘humilde’ que el de la Futura, inventada en los años 20 del siglo pasado por Paul Renner y convertida desde entonces en paradigma del diseño contemporáneo. Presente en muchos proyectos alemanes de la época, es una de las fuentes de referencia de la Bauhaus.

La pega que se le hace a la Verdana es que al haber sido concebida para la pantalla y no para el papel dista mucho de parecer elegante una vez impresa. El problema no radica tanto en los catálogos, de un tamaño reducido, como en los grandes anuncios de la calle.

Mapa a ninguna parte

2009083039metro_20090831El caso de Ikea no es único. Otras empresas e instituciones han visto cómo los usuarios se levantaban en armas al hacer cambios en su imagen corporativa. En Metro de Madrid lo saben bien, aunque en este caso el cambio afectó a más cosas aparte de la familia tipográfica.

A partir de las ampliaciones de la red de 2007 la compañía del suburbano madrileño decidió poner al día el mapa esquemático presente en los vagones y que también se reparte en las estaciones. El cambio afectaba a la fuente utilizada y al diseño mismo de la red.

Muchos usuarios (“clientes”, como sutilmente desliza la megafonía del servicio público en sus locuciones) rechazaron el proyecto de Rafa Sañudo, que ha tenido que ser perfilado en ediciones posteriores para tratar de hacerlo más comprensible.

Desde entonces se ha popularizado por Internet la versión alternativa creada por José Juan Navalón. El ‘plano de la red ferroviaria integrada’ respeta el formato antiguo, más esquemático y sin ángulos de 90º.

Además incorpora todos los servicios de transporte guiado que operan en la comunidad, como los trenes de cercanías o el tranvía de Parla, con información en español e inglés. Su nueva versión estará disponible en unos días a través de Facebook y la web de la Asociación de Amigos del Metro Andén 1, entre otros sitios.

España, ¿capital Berlín?

2009083043espdeu_20090831Otros cambios de imagen corporativa generan polémica por razones menos funcionales. Fue también en 2007 cuando el Gobierno de España decidió cambiar su imagen gráfica, ‘heredada’ de los tiempos de Aznar. Al concurso, convocado en abril de ese año, se presentaron 320 propuestas.

De todas ellas el jurado de expertos y miembros de la Administración eligió una del diseñador Juan Rapullés que dependiendo el grado de bondad del observador podía ser calificada como simple ‘deudora’ o puro plagio de la que utiliza en su comunicación pública el Gobierno alemán. Leer cualquier periódico o darse una vuelta por una calle de aquel país habría bastado para darse cuenta de la ‘casualidad’.

La marca de automóviles Audi también se encuentra en pleno proceso de redefinición gráfica de su imagen. Desde hace 12 años utilizaba la fuente Audi Sans, una versión modificada por la firma Metadesign de la Univers Extended. Como contó en su día la web Fontfeed, de unos meses a esta parte ha comenzado a dar publicidad a la Audi Type, creada desde cero pero a la que es imposible no vincular con Verdana cuando se ve.

Ante todo esto, lo que en definitiva cabe preguntarse es si en realidad no deberíamos preocuparnos más por la saturación publicitaria y no tanto por cómo se presenta ésta. Eso a menos que queramos acabar como el anónimo protagonista de Fight Club interpretado por Edward Norton en la versión cinematográfica de la novela de Palahniuk. Eso sí que era obsesión con el catálogo de muebles… aunque la fuente no era Futura, claro.

Jacobo Corujeira en El Confidencial
votar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: