Adolf Hitler también era judío (y rumano)

Bucarest. Cruel ironía de la historia, un sombrerero judío fallecido en 1892 compartió nombre con uno de los mayores asesinos de masas del S. XX. Su lápida fue destruida en la II GM para evitar represalias nazis.

«Aquí descansan los restos de Adolf Hitler. Fallecido el 26 de octubre de 1892 a la edad de 60 años. Rueguen por su alma», se lee en rumano y hebreo en una tumba del cementerio judío Filantropía de la capital rumana, Bucarest. No se frote los ojos, es cierto. La historia de este bucarestino de fe mosaica la cuenta el cronista de la judería rumana Marius Mircu en el libro Filantropía, un cementerio lleno de vida.
Sorprendido por esta coincidencia digna del más irreverente humor negro, Mircu rastreó en los archivos y descubrió que el Adolf Hitler de Bucarest tenía una tienda de sombreros en la calle Real de la ciudad. El sombrerero Adolf Hitler se fue de este mundo antes de que el nazismo se abatiera sobre el continente, pero tener el mismo nombre que el Führer perturbaría por décadas la paz de su memoria.
En plena II Guerra Mundial, un empleado del cementerio reparó por casualidad en la inscripción de aquella lápida. Con la Rumanía del Mariscal Ion Antonescu de parte de Alemania en la II Guerra Mundial y en medio de la efervescencia del movimiento fascista rumano, los judíos eran despojados de sus derechos cuando no asesinados en brutales pogromos. Sirva como ejemplo la matanza perpetrada por los fascistas rumanos en enero de 1941, cuando decenas de judíos fueron llevados a un matadero, colgados de los ganchos y mutilados.
En este clima de terror el descubrimiento produjo un gran nerviosismo entre los enterados, que se apresuraron a destruir el texto en rumano con el nombre de Hitler, ya que de llegar a oídos de las autoridades filonazis rumanas, bien podría haber causado brutales represalias.

Cuarenta años olvidado
Así, tuvieron que pasar más de 40 años para que el recuerdo del Hitler hebreo volviera a ser honrado. «La reparación se produjo en 1987, por iniciativa del Jefe Rabino Moses Rozen», cuenta el ingeniero Iosif Cotnareanu. «Fue un acto de justicia, porque este hombre no tenía ninguna culpa de tener el nombre que tenía», recuerda.
Como casi todos los cientos de miles de judíos que hicieron de las comunidades rumanas unas de las más numerosas del mundo, los herederos del comerciante de la calle Real ya no viven en Rumanía. Morirían bajo la bota fascista durante la II GM, o emigrarían a Israel, EE UU, Francia y Hong Kong, porque han llegado a venir desde este lugar a dejar flores en la tumba.
Hoy, nadie lleva flores a la tumba de Adolf Hitler. El sombrerero judío, que publicitaba su negocio en diarios yidish, jamás habría pensado que regresaría así a la prensa.

Marcel Gascón desde Bucarest para Levante-emv

votar

4 respuestas

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Bucarest. Cruel ironía de la historia, un sombrerero judío fallecido en 1892 compartió nombre con uno de los mayores asesinos de masas del S. XX. Su lápida fue destruida en la II GM para evitar represalias nazis. “Aquí descan…..

    Me gusta

  2. […] This post was mentioned on Twitter by Berta, Berta. Berta said: tremendas casualidades tiene la vida… "Adolf Hitler también era judío y rumano" via @fendeq52 // http://bit.ly/blStE0 […]

    Me gusta

  3. Como la historia nos enseña, no deja treguas, ni abandona,……, en violaciones a los derechos humanos sin respeto, en derramamientos de sangre, en asesinatos de masa, no hay perdón de dios, no es como dice la iglesia perdonar es divino.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: