Otro pepinazo de Merkel

¿Qué le pasa a Alemania con España?. Más concretamente, ¿qué le ha hecho a la canciller germana Angela Merkel para que no desaproveche ocasión para zarandearla sin piedad y, lo que puede ser peor, a la vista de todo el mundo?. ¿Estuvo en Mallorca, como tantos otros de sus conciudadanos, y la trataron con displicencia?. Como una recta matrona que reconviene a sus hijos más díscolos o incluso como un pastor luterano —y su padre lo fue— enfurecido por la indolencia y la desidia de sus feligreses, Merkel no está satisfecha con el proceder de los españoles y lo dice alto y claro, aunque en la mayoría de ocasiones no tenga razón. El último varapalo ha sido todo un pepinazo, aunque iba muy errado. No lo propinó ella, sino Cornelia Prufer-Storcks, la senadora y ministra de Sanidad de Hamburgo, quien —eso si, con el apoyo del Gobierno federal— se apresuró a señalar a los pepinos españoles como el foco de procedencia de una infección bacteriana que, de momento, ha provocado 18 muertos y cientos de infectados en Alemania y otros países europeos. La alarma lanzada desde la ciudad anseática y avalada por Berlín ha provocado un desastre en la horticultura española, con el cierre momentáneo de muchos mercados del continente, y en la imagen exterior del país, que habrá que recomponer ahora que la propia Alemania ha demostrado que los pepinos españoles no eran culpables. El daño, sin embargo, ya esta hecho.

Y encima llueve sobre mojado, porque en estos años de crisis económica no es la primera vez que Alemania y su máxima líder ponen a España en el punto de mira. Sin ir más lejos, el pasado 18 de mayo, Angela Merkel giró sus ojos hacia la península Ibérica y, sin despeinarse, en un acto electoral,

Criticó que los españoles —pero también portugueses y griegos— tengan más vacaciones que los alemanes y se jubilen antes, mientras los laboriosos germanos son los paganos de las elevadas deudas de estos países. En consecuencia, abogó por armonizar los días de descanso y la edad de jubilación en la UE. La reacción del Gobierno Zapatero fue negar la conveniencia de homogeneizar el mercado laboral, aunque, en realidad, debería haberse puesto del lado de Merkel y exigir una equiparación con los trabajadores alemanes, porque si bien es cierto que las vacaciones en España tienen seis jornadas anuales más que las de los alemanes (36 por 30), se trabaja un 19% más (1.653 por 1.389 horas al año), la jubilación es más tarde de media (62’8 anos por 61’5) y el salario bruto es de 21.500 euros frente a los 40.914 de Alemania, casi la mitad. Por esos días, un programa de televisión en Suecia también se cebaba en los españoles y los retrataba como auténticos holgazanes. Pero lo más sorprendente del caso es que esa misma canciller tan quejosa sobre las costumbres laborales españolas ha expresado públicamente que Alemania anda necesitada de trabajadores de alta cualificación, como ingenieros o especialistas geriátricos, y que los buscara en países del sur de Europa, con España a la cabeza. ¿En qué quedamos, pues?.

En otra ocasión, antes de una cumbre hispano- germana del pasado febrero, Merkel aclaro que ella no pretende inmiscuirse en la política salarial de España., pero acto seguido criticó que en este país los sueldos estén vinculados a la inflación y no a los beneficios, como en Alemania. Un año antes, en medio de la tormenta sobre la prima de riesgo de los países periféricos que desató el plan de rescate a Grecia, Zapatero tuvo que expresar públicamente su malestar por las dudas sobre la solvencia española que desató Merkel al afirmar que .España puede acudir al fondo de rescate, como cualquier otro país. Alemania, cuya deuda pública estaba al finalizar 2.010 veinte puntos por encima del 60’1 % que tenía España, ve con malos ojos el elevado endeudamiento que se ha acumulado durante los años de bonanza económica. No le falta razón. Los principales paganos de aquellos excesos son los propios españoles, pero resulta cuanto menos llamativo que, con 136.000 millones, sea la banca alemana la más expuesta a la deuda española. ¿Por qué prestaron dinero?. ¿Entonces España era de fiar y ahora no?.

¿Aprietan porque temen el roto que les haría España si dejara de pagar?. Pero volvamos a la pregunta inicial. ¿Qué le pasa a Merkel con España?. Pues, al margen de otras consideraciones, habrá que echar un vistazo a la política. Ahí podemos encontrar algunas respuestas. La sociedad alemana, que no tiene motivos para quejarse, visto como ha salido como un cohete de la crisis, ve con autentico recelo que su país tenga que rescatar a esas ociosas naciones del sur y se lo están haciendo pagar a su canciller. La coalición de cristianodemócratas y liberales (especialmente, estos

últimos) están siendo castigados con saña en las sucesivas elecciones regionales, hasta el punto de que este año han perdido Hamburgo, Baden-Wurtenberg y Renania del Norte-Westfalia. Así que Merkel está nerviosa y no para de repartir coscorrones.

Jordi Cuenca en EMV

Luego hay quien dice que si acudimos a teorías de la conspiración. No creo que los periodistas de El Confidencial o estos del Levante estén por la labor de asumir supuestas teorías conspirativas. Precisamente los de El Confidencial que son tan afines al PP.

Lo que es lamentable es defender lo indefendible como es defender a estos sinvergüenzas que por salvar su culo de la quema son capaces de difamar y arruinar a otros. Y luego se quejan cuando decimos que los políticos son unos sinvergüenzas, no todos , pero si muchos de ellos y Angela Merkel no es una excepción por muy alemana que sea y por mucho ruso que hable.

votar

Anuncios

2 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Desde http://es.toonpool.com ¿Qué le pasa a Alemania con España?. Más concretamente, ¿qué le ha hecho a la canciller germana Angela Merkel para que no desaproveche ocasión para zarandearla sin piedad y, lo que puede ser peor,…..

    Me gusta

  2. […] un poco más aliviados”, dijo la ministra de Agricultura, Ilse Aigner, que sin embargo mostró la prudencia que los críticos reclamaron a las autoridades desde el […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: