¿Quién está ahí?

Leyendo un artículo acerca de los datos de audiencia de las distintas televisiones he llegado hasta este video que considero muy interesante.

Todo mi interés nace tras el boicot a ciertos productos que se anunciaban en el programa de telecinco conocido como La Noria y a raíz, sobre todo, de la entrevista que le hicieron a la madre de “el cuco”, implicado en la violación, asesinato y posterior desaparición de Marta del Castillo y del dinero que ese programa le pagó a la señora.

Tras este incidente hubo una campaña en contra del programa y se empezó a boicotear a las empresas patrocinadoras de esa basura televisiva. Las udiencias siguen demostrando que ese prgrama y otros prgramas basura siguen teniendo una gran audiencia pero, ¿cómo se mide esa audiencia?. Este video demuestra el modo que se usa para controlarlas, pero ¿es efectivo y real?.

Efectivo si parece que lo sea pero lo de real ya no lo tengo tan claro, ¿quiénes son esas personas que tienen los audímetros? y no me refiero a sus nombres, no, eso no interesa; lo que me gustaría saber es en que criterios se basabn para escoger a unos o a otros.

Porque hay ciertos programas que no necesitamos que alguien nos diga que se siguen porque es algo evidente. El fútbol es lo que más atrae a las audiencias, baste recordar como se encontraban las calles de cualquier ciudad española durante la celebración de la final del mundial de fútbol, también la cantidad de espectadores que atrae cualquie partido entre el Madrid o el Barça o cualquier partido de cualquier equipo en su área de influencia.

Ciertas películas, ciertas series o determinados acontecimientos atraen, unos más que otros, a las masas. Los llamados programa basura atraen a mucha gente (Gran hermano, Sálvame, la Noria; etc.) y eso lo único que demuestra es la gran carencia cultural de nuestras gentes.

Pero no a todos nos atren las mismas cosas, citaré dos ejemplos; Hispania y el Barco. En el caso de Hispania tengo la referencia de amigos virtuales que analizaron los primeros programas y llegaron a la conclusión de que la serie tenía muchos fallos, alguno de ellos realmente graves a pesar del supuesto asesoramiento técnico; eso no quita para que gustara o no gustara. En el caso del Barco fui yo mismo quien vió el primer capítulo  y se me acabaron las ganas de seguir viendo más capítulos, también ellos se supone que tienen asesoramiento técnico pero no parece que les hagan mucho caso. Eso tampoco quita para que la serie guste, parece que hay mucho destape sin venir a cuento y a la gente le sigue gustando ver tetas y culos; es una especie de Internado en versión náutica.

El caso es que ambas series han perdido como espectadores a quienes saben de historia o de barcos y ¿ eso también lo miden  los audímetros?.

El caso es que a mi no me acaban de convencer esos sistemas de audiencia, sobre todo sabiendo que son tan pocos entre tantos millones.

votar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: