Los límites de la lucha por Siria

De El País.

Texto original: Al-Safir

Autor: Michel Kilo

Fuente: Traducciones por Siria.

No sé si los rusos insistirán hasta el final en mantener su postura actual y dudo mucho que sean capaces de competir con Estados Unidos en el juego de potencias final, que creo que comenzará en pocos meses. Será entonces cuando la realidad internacional se mostrará tal y como es, cuando salga de la nebulosa electoral en EEUU, y el presidente electo pueda separar su política siria de la situación interna de la Administración y actuar según los intereses que están por encima de lo personal, superando su posición dentro de la política estadounidense para hacer lo que debe para que EEUU extienda su influencia, o la mayoría de su influencia, sobre Siria, en el marco de la lucha internacional sobre la zona de Oriente Medio, que comenzó a finales del siglo pasado y comienzos del siglo XXI. En mi opinión, es esta una cuestión destacada en las políticas internacionales a día de hoy.

     Rusia ha sido atacada en el Consejo de Seguridad por haber erigido un muro entorno a Siria: su último centro de influencia  en el Oriente árabe y el conjunto asiático que lleva detrás, si descartamos Irán, su última posición en Asia, que se diferencia de Siria en que tiene una relativa capacidad que le permite mantener una cierta independencia efectiva de las políticas de Rusia e incluso competir con ella en algunas zonas, por no decir que puede llegar a constituir un peligro para ella en determinados puntos. Rusia ha impuesto su veto con fuerza, dejando al resto de fuerzas, y sobre todo EEUU, incapaz de tomar decisiones e incluso de moverse en lo que a la cuestión siria se refiere. Mientras, Washington ha puesto límite a su actuación, dada la situación de su presidente, que desea ser reelegido, algo que ha pesado más que la supremacía de Rusia en Oriente Medio en general y Siria en particular. Con este comportamiento acechante y temporal, los estadounidenses han seguido mirando a la crisis y lo que conlleva en política interna, regional e internacional, con la calma de quien confía en que los frutos de la lucha caerán un día no muy lejano, en su regazo, sin cansarse demasiado por alcanzarlos. Mientras el régimen sirio siga incrementando la violencia es él quien garantiza que toda oportunidad de solucionar el problema por medio de un pacto interno se desvanezca y, de paso, garantiza la destrucción de la sociedad que durante mucho tiempo ha jugado un papel en la lucha por la región. A EEUU y a Israel, les interesa mucho deshacerse de ella desde los albores de esta etapa democrática que comienza, para que no vuelvan a ser desafiado como lo fueron tras la Segunda Guerra Mundial cuando el liderazgo naserista en Egipto vio en ella su soporte nacionalista durante un cuarto de siglo. Era necesario acabar con ambos a la vez, y eso es lo que sucedió en el golpe de junio (6 de junio de 1967, la guerra de los Seis Días) que acabó con el liderazgo naserista en Egipto, mientras que el Movimiento Correctivo de Hafez al-Asad (el golpe de estado que llevó a cabo) acabó con la sociedad siria, desintegrándola y sectarizándola, enfrentando a los distintos componentes de la misma entre sí. Por eso, EEUU puede hoy quedarse mirando con tranquilidad hasta que termine de ser destruida a manos del ejército asadiano, y estar tranquilo de que Siria no se le escapará al final, cuando Rusia salga de ella, arrastrando los coletazos de la derrota y la frustración. Esto será así no solo porque está aliada con el régimen contra el que está la mayoría del pueblo, sino también porque el régimen se está convirtiendo en una carga para ella en uno de los momentos históricos árabes más críticos y difíciles, y está perdiendo la capacidad de ser un peón útil. Mientras, sus posturas cargan los pechos de los sirios y las sirias de rencor creciente contra ella que puede conllevarle un fuerte sufrimiento, si no es hoy, mañana. Además, esas mismas posturas, están agrupando a la opinión general en el mundo árabe e islámico en su contra, provocando su ira contra sus políticas e intereses.

[Sobre el paraguas: Zona de seguridad]
(Kafaranbel ocupada, 18/03/2012)

Estados Unidos e Israel contemplan felices la escena, puesto que borrar a Siria como Estado y sociedad tal vez estuvo siempre entre sus prioridades, y porque el régimen se ha dedicado y dedica a tal misión en su lugar, aunque con ello no va a cosechar más que una debilidad y un desmoronamiento mayor, poniéndose a sí mismo, en caso de detener los disparos de sus lanzamisiles, en un lugar que lo sacará de las ecuaciones políticas y de fuerza en la zona, que antes de la crisis será incapaz de realizar ningún progreso en su beneficio. ¿Cómo será la situación después de haber empujado a su ejército a una guerra interna que ha desangrado su espíritu nacional y su moral, y en gran medida sus capacidades, dejándolo sin cumplir su único papel aceptable: enfrentarse a Israel y liberar el territorio sirio ocupado? Será imposible que el régimen piense, aunque fuera un mero pensamiento, en enfrentarse a EEUU e Israel, cuando llegue la hora de pagar las facturas, como también será imposible negarse a hacer cualquier cosa que le exijan.

     ¿No explica esto por qué Rusia ha dejado de apoyar la destrucción efectiva de un Estado y una sociedad que fueron sus aliados durante tanto tiempo? Rusia no encontrará desde hoy ningún tipo de simpatía hacia ella entre los sirios, y lo más probable es que no se pongan de su parte en ningún futuro cercano, si continúa sus políticas actuales durante los pocos y decisivos próximos meses. Tal vez Rusia no haya comprendido aún lo que significa que el pueblo sirio pida el socorro de las fuerzas de Occidente, que se beneficia de que los maten y destruyan, mientras Rusia se convierte en un enemigo al que ven con ojos rencorosos y deseo de venganza, poniéndolo en una misma balanza que al régimen que los asesina.
     EEUU contempla la escena con tranquilidad, porque la desgracia es de los demás: el régimen que se está suicidando mientras lucha contra y mata a su pueblo, un pueblo que ha comenzado a organizarse y ampliar su violencia contra el régimen, Mientras, Siria continúa desgastándose a diario y destruyéndose violentamente, algo que no la llevará a la democracia, si es que llega, más que totalmente destruida, sin poder iniciar un camino que exige mucha unidad, conciencia, sacrificios y fuerzas. Además, la actual lucha que está teniendo lugar en el seno de la sociedad, impedirá que se levante durante mucho tiempo, teniendo en cuenta que su soporte social estará ausente o marginado, mientras todos sus componentes salen ensangrentados y empobrecidos a causa de la violencia inútil que no deja de aumentar. Por su parte, Rusia, que se está convirtiendo en parte en la lucha, no saldrá ganando de ella, porque parece que ha ligado su destino a su contraparte oficial, que insiste en impedir toda solución política real a la crisis que asola su país. Así, Rusia no tiene más que tres alternativas que cada vez parecen más complicadas de alcanzar según pasa el tiempo, al margen de cuál sea su grado de implicación en la lucha o su disposición a entrar en ella:

(Kafaranbel ocupada, 27/01/2012)

1. Participar en la lucha hasta que el régimen gane. Esta alternativa será costoso hasta límites insospechados, no solo porque pondrá a Moscú en la posición de quien se enfrenta a la mayoría de los sirios, sino también en contra de las masas árabes y musulmanas, haciendo de ellas un contrincante, y tal vez un enemigo de los países del Golfo y del resto de la región. Después, ¿qué significará la victoria del régimen si va a extinguir la revolución al convertirla en asesinatos continuos y una guerra de guerrillas que no tardará en hacer estallar revoluciones y más revoluciones? Además, esta alternativa se verá atorada entre los intereses y las políticas estadounidenses que han anunciado su rechazo a que ello suceda. Hilary Clinton, la Secretaria de Estado de Washington, dijo durante la conferencia de Amigos de Siria en Estambul: “Bashar al Assad está soñando si cree que va a derrotar a la oposición”. Con ello, dibujó una línea roja que seguro que Rusia ha entendido, especialmente tras haber usado el veto en el Consejo de Seguridad y las consecuencias que tuvo sobre el terreno, con lo que parecía que Rusia protegía al régimen y que el pueblo sirio se había convertido en el contingente de su contrincante estadounidense, que impedirá al régimen y a Rusia derrotarlo, como ya dijo Clinton.

   2. Ponerse de acuerdo con EEUU sobre una solución que salvaguarde sus intereses sin mantener, necesariamente, al régimen, si los rusos obtienen garantías por parte de EEUU y de la oposición siria que les convenzan de que pueden tener lo que les daba el régimen. Puesto que no se puede poner de acuerdo con los estadounidenses para dejarlos fuera de la ecuación siria, a Moscú le interesa ponerse de acuerdo con la oposición, porque eso mejora sus cartas de cara a EEUU en el juego de atracción y repulsión que se traen entre sí.
3. Ponerse de acuerdo con la oposición, sea de forma conjunta con el Consejo Nacional Sirio y otros grupos de lo que se llama la oposición interior y exterior, o de forma individual, considerando que el CNS pueda estar en la órbita de Turquía y que la oposición interior, cuya existencia no se reconoce, pueda abrir una línea a Moscú y otra a las fuerzas de dentro del régimen que no pertenezcan a la familia Asad en un intento de madurar una solución que no cambe mucho las opciones de Siria y sus relaciones con Moscú, pero que prescinda de EEUU y debilite la presencia turca y sus apéndices islamistas sirios en la crisis. ¿Ha comenzado Rusia comenzado a trabajar en esta opción al invitar al Comité de Coordinación Nacional a Moscú? ¿Qué hará EEUU si tiene éxito? ¿Turquía se implicará entonces de manera directa en la crisis siria para evitar la crisis rusa, provocando una crisis que exija una solución que opte por la otra alternativa, a saber, un acuerdo EEUU-Rusia que signifique un aumento de la influencia estadounidense en detrimento de la influencia rusa en Siria? Pero Moscú lo aceptará porque es un mal menor para ella mientras no pueda entrar en la larga lucha en Oriente Medio con EEUU, Occidente, los países del Golfo y el público árabe e islámico en general sin que se le corte la respiración y sangre entre inhalación e inhalación.
¿Qué pasará si la oposición interior se niega a aceptar la opción rusa? ¿Ligará Moscú su existencia y su influencia en Siria al régimen a sabiendas de que es muy probable que EEUU entre con sus fuerzas especiales y de forma directa en el conflicto, cuando la destrucción haya alcanzado el límite e prácticamente borrar Siria de las ecuaciones políticas y las fuerzas en la región, para establecer un régimen marioneta, no democrático e incapaz de resolver sus problemas, que se encontrará a sí mismo obligado a lanzarse a los brazos de EEUU o del Golfo y a suspender, por no decir desterrar, el proyecto democrático que Washington y Tel Aviv no quieren en la frontera norte de Palestina?
Rusia no tiene otra opción mejor y más lógica que deshacerse del régimen y buscar una alternativa, que puede incluir un acuerdo con EEUU, algo que no será fácil porque Washington lo considerará un factor de debilidad que ha de tener cuidado en que no sea explotado. Por último, intentar poner en marcha la tercera alternativa, la línea Moscú-oposición interior-partes del régimen, que no será posible si la oposición no ofrece garantías a Rusia, para comenzar la difícil etapa de transición a la democracia, exigirá un acuerdo con los EEUU sobre una solución intermedia en la que los últimos acepten lo que Moscú ha conseguido en Siria. ¿Qué hará Moscú cuando el tiempo se le eche encima y la intervención extranjera se acerque más y más? ¿Pondrá su destino en manos de un régimen que no sigue política alguna que no sea la violencia y que, con esa violencia, gestiona una crisis global que es la más peligrosa en la historia moderna de los árabes, cargada de elementos de explosión y amenazas de choque entre las fuerzas locales, regionales y las grandes potencias? ¿O tal vez Moscú se apresurará pronto a encontrar una solución que salvaguarde sus intereses y detenga la destrucción del país, sea cual sea su precio?.

votar

Anuncios

Una respuesta

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: De El País. Texto original: Al-Safir Autor: Michel Kilo Fuente: Traducciones por Siria. No sé si los rusos insistirán hasta el final en mantener su postura actual y dudo mucho que sean capaces de competir con Estados Unidos e…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: