Nazino, La Isla de los Caníbales

Primavera del año 1933.

Un nuevo día de sufrimiento esperaba al pueblo de la Unión Soviética, igual de mezquino que cualquier día en aquellos años, pero mas fatídico aun si cabe. En las purgas a manos de Jossif Vissarionovich Dzhugasvili, mas conocido como Stalin, famoso en la historia por su maldad, salvajismo y atrocidad.

Los prisioneros esperan a ser cargados en los barcos sin saber a que destino son conducidos. Una campaña despiadada dirigida por Genrikh Yagoda, jefe de la policía secreta de Stalin, para deportar a cientos de miles de personas al oeste de Siberia y las estepas de Kazajstán.

Stalin ordeno deportar de manera forzada a 6.144 personas con la escusa de limpiar las ciudades de indeseables y colonizar lugares inhóspitos. Embarcaron a la muchedumbre esa misma mañana y pusieron rumbo a la isla Nazino, un trozo de tierra inhóspito, sin vegetación, totalmente agreste y abandonado de toda civilización, donde no existía ningún cobijo, cabañas o campamentos. Alrededor de 30 personas fallecieron en las embarcaciones debido a las pésimas condiciones del traslado. Supuestamente la isla seria un lugar de paso, una parada provisional, pero la estancia se prolongo durante casi un mes, tiempo en el que la isla se convertiría en un lugar de pesadilla, tumba para muchos y el infierno para otros. La isla fue escenario del lado mas salvaje, animal y bárbaro del ser humano, cuando es sometido a situaciones extremas sin control.

Embarcanco hacia Nazino

La isla está situada en la región Tomsk, en el distrito Alexandrovsk, y está el pueblo de Nazino, no lejos de la Isla de Nazino. Esta isla fue llamada Isla de Nazino en otros tiempos, pero a partir de 1930, fue llamada Isla de la Muerte. Incluso los marineros que navegan el río Ob la llaman por este nombre.

Desembarcados con lo puesto, sin provisiones, sin vestimentas adecuadas a las temperaturas de la región de Siberia, la mayoría con ropajes ligeros ya que habían sido capturados y llevados a la fuerza con lo puesto. Personas de toda índole social, criminales, delincuentes, científicos, escritores, hombres, mujeres y niños, sin ningún control, abandonados a su suerte en aquella remota isla. Solo en la primera noche 295 personas perecieron en Nazino, sin embargo lo peor aun estaba por llegar.

Hace poco se hizo pública una carta desclasificada después de 70 años, en la cual un subalterno le informa a Stalin acerca del arribo a la isla:

“Entre el 20 y 30 de abril de 1933, desde Moscú y Leningrado fueron enviados para la solución de trabajo dos grupos de individuos de subclase (se referían así a los indocumentados), en total 6.144 personas. Este contingente llegó a Tomsk, se los puso en barcazas y fueron trasladados a la isla de Nazino. En la isla no había ninguna herramienta, ni edificios, ni semillas, no había ni una migaja de comida. El 19 de mayo empezó nevar debido a la rosa de los vientos, y las heladas se apoderaron del lugar. Fue cuando la gente comenzó a morir. Muchos de ellos murieron alrededor de las hogueras mientras dormían, agotados por el frío y la humedad. El equipo de sepultureros enterró durante el primer día 295 cadáveres.”

A 5 días de haber desembarcado en la isla llegaron provisiones pero éstas consistieron en 20 toneladas de harina, solamente harina. La entrega de raciones se transformó en un caos ya que los grupos más fuertes, entre ellos criminales y delincuentes, se hicieron con la mayoría del alimento y a cargo del reparto, entregando las porciones según sus conveniencias. Se formó una gran estampida de toda esa gente que moría de hambre y hubo personas que fueron pisoteadas hasta morir.

El reparto de harina se había vuelto tan caótico que los guardias tuvieron que intervenir disparando a la gente a quemarropa. Los afortunados que lograron conseguir un poco de harina lo hicieron en sus sombreros, sacos y abrigos. El problema era que en esa enfangada y humeda isla a duras penas habían logrado encender hogueras, así que en su desesperación corrieron a mezclarla con el agua del río. Las consecuencias no tardarían en llegar ya que enseguida se propagó un brote general de disentería y fiebre tifoidea, lo que acabó de diezmar a los deportados.

Los pocos que aún se mantenían con fuerza trataron de escapar cruzando el río, trataban de nadar sujetándose a viejos troncos, pero en seguida eran acribillados por los guardias, y los que no fueron alcanzados por las balas murieron arrastrados por el río, muy pocos escaparon con vida.

El libro “La Isla de la Muerte”. Había sido publicado ilegalmente. Este libro fue idea de alguien que había escapado, sobrevivió y podía contar toda la historia.

Encerrados en una prisión sin rejas con la muerte como barrote y como compañera de celda, la parte humana de esas personas, lo que quedaba en ellas, se iba consumiendo en una vorágine de locura, desesperación y miedo, sacando del hombre el raciocinio y la compasión propia de nuestro ser.

Es en ese preciso momento, donde aquellas personas se embriagaron por su instinto mas primitivo y salvaje, cometiendo actos atroces, recurriendo al canibalismo de la manera mas brutal, devorando carne humana no solo de personas fallecidas o asesinadas para tal fin, si no inmovilizando a las víctimas y devorando su carne, aun vivas. Estos hechos llegaron a ser tan habituales que se usaba la expresión de “ordeñar la vaca”.


Uno de los pocos sobrevivientes de la isla, que en aquel entonces tenía 13 años recuerda:

“La gente moría por todas partes, se mataban entre sí. Entre los prisioneros recuerdo a una bonita joven deportada que estaba siendo cortejada y protegida por un guardia. Aprovecharon un momento en que él se había ido y la atraparon, la ataron a un árbol, y aún estando viva empezaron a cortarle trozos de carne de su cuerpo. Se la comieron totalmente viva , cuando el guardia regreso, la joven aun estaba con vida, pero había perdido mucha sangre, cortaron carne de sus muslos, cortaron sus pechos, pedazos de sus brazos… Cuando uno caminaba a lo largo de la isla, podría encontrarse con trozos de carne humana envuelta en telas y harapos, tiras de carne humana fileteadas colgadas de los árboles. Todo el terreno estaba lleno de cadáveres.”.

Un nuevo libro, “Cannibal Island”, hace uso de documentos y relatos de testigos que se mantuvieron en secreto por siete décadas. Nicolas Werth, historiador francés del gulag (campos de trabajos forzados), revela que cientos de personas, entre éstas mujeres, niños y ancianos, fueron muertas. Mas de 4000 personas fallecieron en este escenario dantesco, devorados, mutilados y asesinados, donde el mas fuerte era cazador y los débiles presas fáciles.

En la isla se descubrieron 31 fosas comunes, cada una de ellas contenía de 50 a 70 personas, transcurridos varios meses aun aparecían restos humanos en las orillas del rio, en las cercanías de la propia isla como a distancias considerables, e incluso probablemente de otros lugares diferentes, pues existe la posibilidad de más casos como éste hayan ocurrido en la URSS, en islas pérdidas y recónditas, en ese período o posteriores, pero sobre ello, ni los propios rusos lo saben.

Fuente: Misteriored

Enlace al documental completo : RTVE

Enlace audio

votar

Anuncios

Una respuesta

  1. como es de lamentable este lapso de la humanidad, asi como la inquisision, el holocausto, la conquista de america que fue un genocidio increible, estoy realizando una tesis sobre el comportamiento humano en situaciones extremas, me gustaria tener algun libro o documentos sobre esta historia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: