El Golem

La leyenda del Golem, por ejemplo, cuenta que el rabino del gueto judío de Praga (siglo XVI), Jehuda Low Ben Becadel, mediante el estudio de la Cábala, descubrió la palabra que utilizó Yahvépara crear la vida. Fabricó entonces un pequeño hombre de barro e introdujo en su boca un papel con esa palabra escrita. El muñeco se convirtió en un hombre, con vida pero sin alma. Y por un descuido del rabino, escapó a su control y casi destruyó el gueto.

El mito del Golem está estrechamente vinculado a la ciudad de Praga, capital del antiguo reino de Bohemia. Su creador fue el Rabino Judah Loew. Este creó al Golem con el objeto de demostrar a los cristianos que contaban con una criatura sobrenatural dispuesta a defender a los judíos frente a sus ataques.

Historia de un mito

Según cuenta la leyenda, el Golem está hecho de arcilla de la orilla del río Moldava. El Rabino Loew llevó a cabo los ritos precisos según la Cábala para dotar de vida a la criatura. En su frente escribió la palabra “Emet” que significa verdad en hebreo. Todo iba bien hasta que el Golem empezó a atacar también a los judíos. El rabino viendo que no podía controlar a la criatura que había creado decidió destruirla borrando la primera E de la palabra escrita en su frente, dejando escrita la palabra “Met” que significa muerte. De este modo se autodestruiría la criatura que quedaría encerrada en el piso superior de la Sinangoga antigua de Praga para ser convocado de nuevo en caso de necesidad.

Jehuda Low Ben Becadel

El Rabino Loew es una figura histórica que destacó como líder de los judíos de Praga por sus buenas relaciones con el emperador Rodolfo II, un monarca ilustrado, humanista que se interesaba por las ciencias alquímicas. Tanto es así que reunión en su corte a un gran numero de sabios de todas las naciones europeas como Giordano Bruno o Thycho Brahe, que fueron perseguidos por la Inquisición. Rodolfo II distinguió al Rabino con concesiones a los judíos del barrio de Josefov haciendo que de este modo se convirtieran en el blanco de las envidias y la ira del resto del pueblo. Cuando la cólera del pueblo se lanzó contra los judíos haciendo que estos no pudieran salir de las murallas de su barrio durante la noche el Rabino Loew decidió construir el Golem como arma defensiva.

Basta pasear por las calles de Praga, recorriendo el castillo, la calle del oro, visitando la vieja sinagoga (una de las más antiguas de Europa junto a la de Cracovia construidas ambas en 1318) para comprender la atmósfera que rodea a este mito.

Durante la ocupación Nazi de la ciudad, está documentado que dos oficiales de las “SS” subieron a la parte más alta de la Sinagoga para comprobar si allí se encontraba el Golem. Se sabe que subieron pero no bajaron nunca, ante lo cual Hitler dio orden de tapiar con cemento el acceso al ático ante el temor de lo que allí durmiera.

El Golem literario

La primera vez que aparece publicada la historia del Golem como relato literario es en el año 1847 en una antología de cuentos hebreos publicada por Wolf Pascheles de Praga. En 1909 aparece publicada una historia que recoge la leyenda del Golem recopilada por Yudl Rosenberg.

Hasta el siglo XIX la figura del Golem no sería conocida por toda Europa. Este fenómeno se produjo gracias a la novela de Gustav Meyrink, titulada El Golem y publicada en 1915. Este libro despertó la curiosidad de la sociedad europea de la época e influyó notablemente en las nuevas películas de cine mudo entre las que destacaría “El Golem: cómo vino al mundo” (1920).

A partir de este momento el Golem se convierte en la criatura originada por místicos ambiciosos que deseaban contar con un seguidor fiel para llevar a cabo sus propósitos desmedidos. De alguna manera influyó en Mary Shelley a la hora de escribir su obra más conocida “Frankenstein”. También encontramos rastros del Golem y su leyenda en el segundo Fausto de Goethe, en los cómics de Superman y en todas aquellas historias en las que una criatura cobra vida por medio de artificios mágicos o mecánicos (hay que destacar la gran mayoría de las historias de ciencia ficción).

“El Golem” de Jorge Luis Borges

El gran autor argentino escribió un poema titulado “El Golem” y publicado en su obra “El otro, el mismo”. Como introducción al poema el escritor aclara: “el Golem es al rabino que lo creó, lo que el hombre es a Dios; y es también, lo que el poema es al poeta“.

Aquí se recoge un fragmento del poema citado:

“No a la manera de otras que una vaga

sombra insinúan en la vaga historia,

aún está verde y viva la memoria

de Judá León, que era rabino en Praga.

Sediento de saber lo que Dios sabe,

Judá León se dió a permutaciones

de letras y a complejas variaciones

y al fin pronunció el Nombre que es la Clave,

la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,

sobre un muñeco que con torpes manos

labró, para enseñarle los arcanos

de las Letras, del Tiempo y del Espacio.

El cabalista que oficio de numen

a la vasta criatura apodó Golem

esas verdades las refiere Sholem

en un docto lugar de su volumen

Algo anormal y tosco hubo en el Golem,

ya que a su paso el gato del rabino

se escondía. (Ese gato no está en Scholem

pero, a través del tiempo, lo adivino.)”

Ahora sólo falta retomar la lectura de los clásicos para darnos cuenta de la influencia de este mito en la historia de la literatura. Quién sabe lo que dará de sí la temática en un futuro.

Esther Patrocinio en Suite 101

votar

Una respuesta

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La leyenda del Golem, por ejemplo, cuenta que el rabino del gueto judío de Praga (siglo XVI), Jehuda Low Ben Becadel, mediante el estudio de la Cábala, descubrió la palabra que utilizó Yahvépara crear la vida. Fabricó entonce…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: