Las lágrimas del contribuyente

Juan Juan Micó hojea, junto a licores recién embotellados, el libro de sus fórmulas secretas, que guarda en una caja fuerte. :: V LLADRÓ

Juan Juan Micó hojea, junto a licores recién embotellados, el libro de sus fórmulas secretas, que guarda en una caja fuerte. :: V LLADRÓ

Cuando las ansias espontáneas de marketing no pueden alargarse en gastos publicitarios, es posible que florezca el ingenio con sentido del humor. Este es el caso de la fábrica de licores de Juan Juan Micó, en Aielo de Malferit, que tiene la gracia de bautizar algunas de sus elaboraciones con marcas tan peculiares como ‘Lágrimas del contribuyente’, ‘Placer de damas’, ‘Leche de la Vieja’ o ‘Cualquier cosa’. Y asegura Juan que el del las ‘Lágrimas del contribuyente’ hasta tiene éxito entre técnicos de Hacienda.

Su autor explica que «son licores dulces, muy agradables, con poco alcohol, entre 20 y 25 grados, y sólo utilizamos azúcar y esencias y aromas naturales». Cada uno con un sabor distinto, claro, pero no desvela las fórmulas, «secretos de la casa». Fórmulas recopiladas con todo detalle en un librito que guarda en la caja fuerte. En muchos casos son recetas que se remontan a 1880, cuando fue fundada la fábrica por tres socios: Aparisi, Sanz y Ortiz.

Tan secretas y peculiares como la de su famoso jarabe de ‘Nuez de Cola Coca’ (sí, al revés que la famosa marca, no es error), que hubo que cambiar por exigencias legales y económicas. Una historia que, pasado el tiempo, resulta sorprendente.

Juan saca de un cajón viejas etiquetas de antiguas marcas de la fábrica, muestra una de aquel jarabe de ‘Nuez de Cola Coca’ y explica que se hacía «con esencias de nuez de cola del Perú y de hojas de coca». Como es fácil de imaginar, más tarde quedó prohibido el uso de las hojas de coca y se sustituyó por otros ingredientes que no revela. Actualmente se sigue haciendo con esta fórmula, pero no como jarabe, sino como licor alcohólico, porque la patente del jarabe «se la vendieron a Coca Cola en 1949 por 30.000 pesetas». Un dineral para la época.

Historia con sabor. Juan Juan Micó muestra antiguos libros de contabilidad con pulcros registros en redondilla. :: V. LL.

Historia con sabor. Juan Juan Micó muestra antiguos libros de contabilidad con pulcros registros en redondilla. :: V. LL.

Para acreditar tal cosa, Juan enseña escritos y resúmenes de aquel tiempo y explica que «eran momentos duros y había necesidades económicas». La titularidad de la fábrica había pasado por varios dueños, las huellas de la guerra civil y de la postguerra aún duraban y «aquel dinero les debió de venir muy bien para relanzar la empresa».

Pero ¿cómo fue aquello de la Coca Cola? Juan, que entró a trabajar en la casa en 1964, cuando tenía 25 años, y acabó adquiriéndola en 1970, cuenta que, según le explicaron los propietarios de entonces, un día se presentaron los de la multinacional norteamericana, ofreciéndoles comprar su patente de jarabe.

Antes que nada aclara que los jarabes de este tipo «se mezclaban con agua fresca, y así se preparaban en casa o en el bar los refrescos de cola, limón, naranja, fresa, menta, etc.» Es decir, lo que ya empezaba a hacerse embotellado en otros ámbitos y que la Coca Cola venía haciendo desde hacía décadas. Pero todavía no había empezado a fabricar y vender en serio en España, tras unos tímidos primeros intentos en los años veinte del pasado siglo.

Fue en 1949 cuando la compañía decidió penetrar en nuestro país, y entonces se encontró con que aquí estaba registrado un producto con un nombre tan parecido como Cola Coca, que se hacía en un pequeño pueblo valenciano: Aielo de Malferit. Negociaron y adquirieron la patente del jarabe. Por eso la fábrica de Juan no puede hacer aquel jarabe, pero sigue haciendo el licor de ‘Nuez de Kola’.

Y ahora, las posibles especulaciones. ¿Qué era la Coca Cola? Dice el licorero de Aielo que «eso de la fórmula secreta de un farmacéutico de Atlanta no es tan secreto; se hacía con nuez de cola y con hojas de coca maceradas, como se hacía aquí, y luego cambiaron la coca por la cafeína». ¿Fue casualidad o coincidencia? Pues resulta que uno de los fundadores, Aparisi, «recorrió durante varios años, a partir de 1880, media Europa y Norteamérica, presentando sus productos en ferias y concursos, y ganó múltiples medallas (que conservan)en Filadelfia, Chicago, Londres, París, Milán, Roma, El Cairo…» Bien pudo ocurrir que le gustase su cola a un farmacéutico de Atlanta y que en 1886 decidiera elaborar lo mismo, con suerte bien distinta.

En Aielo, entre viejos muebles y barriles que guardan las ‘madres’ de aguardientes como tesoros de un museo vivo, se siguen haciendo deliciosos licores, cremas, anisados, escarchados y brandys que aprecian clientes de un mercado restringido a pocas comarcas del sur de Valencia y norte de Alicante.

Vicente Lladró en Las Provincias

votar

Anuncios

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Juan Juan Micó hojea, junto a licores recién embotellados, el libro de sus fórmulas secretas, que guarda en una caja fuerte. :: V LLADRÓ Cuando las ansias espontáneas de marketing no pueden alargarse en gastos publicitarios, …..

    Me gusta

  2. Es increíble la cantidad de historias curiosas que podemos descubrir…
    Un abrazo Jon y que tengas una estupenda semana,

    Me gusta

    • Uno de los objetivos que tengo con este blog es el de dar a conocer hechos históricos, raros, curiosos y otros de dificil cualificación, además de todo lo relacionado con la política.
      Buena semana amiga.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: