La justicia arrasa la herencia de Camps

Camps aplaudido por la bancada popular en las Cortes Valencianas en 2011. El actual presidente, Alberto Fabra, arriba a la izquierda. / JORDI VICENT

Camps aplaudido por la bancada popular en las Cortes Valencianas en 2011. El actual presidente, Alberto Fabra, arriba a la izquierda. / JORDI VICENT

“Hemos dado la vuelta al marcador, porque cuando gobernaban los socialistas nuestra Comunidad parecía estar fuera del mapa, porque era de segunda. Eso hoy ya no es así”. Ese fue el diagnóstico con el que Francisco Camps inició su andadura. Era mayo de 2003. Aspiraba por primera vez a la presidencia de la Generalitat y, plantado en medio del campo de Mestalla, en un mitin que cerraba el presidente del Gobierno, José María Aznar, expresó su deseo más sincero: “Espero que mi nieto diga que fui un gran presidente de la Generalitat”.

Apenas dos años después de abandonar el poder, en 2011, la justicia ya ha arrasado la mayor parte de un proyecto político levantado a golpe de talonario y decisiones arbitrarias, que hará muy difícil que a Camps lo puedan calificar de “gran presidente” sus propios herederos políticos.

Esta misma semana, el juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha puesto en evidencia cómo se gestionó buena parte del dinero público de la Generalitat para potenciar grandes eventos. La Administración de Camps aceptó la celebración de tres jornadas Valencia Summit en 2004, 2005 y 2006 —en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia— y un convenio para organizar unos Juegos Europeos del deporte para quedar bien con la Casa Real.

“Las contrataciones que se realizaron con el señor \[Iñaki\] Urdangarín \[duque de Palma\] no respondían a ninguna labor concreta ni a ninguna necesidad de interés público sino única y exclusivamente al mero interés de conceder al señor Urdangarín todo aquello que éste solicitaba, consecuencia de su influencia por pertenecer a la Casa Real”, asegura el juez Castro en el auto. En conjunto, la Generalitat y el Ayuntamiento gastaron 3,5 millones de euros en el Instituto Nóos para proyectar la imagen de Valencia. Un gasto en el que se prescindió “de manera descarada de los principios de concurrencia y publicidad para ser sustituidos por los del amiguismo y la oficiosidad”, según los indicios que ha observado el juez Castro.

No es el único ejemplo de la política de grandes eventos que ha terminado en el juzgado. Otros iconos también están inmersos en pleitos, como el aeropuerto de Castellón —donde concesionaria y Generalitat discuten el incumplimiento del contrato— o los estudios de la Ciudad de la Luz de Alicante, donde la Generalitat está enfrentada a cara de perro con la concesionaria y debe resolver la millonaria sanción impuesta por Bruselas por competencia desleal.

La justicia, y la crisis, también se han llevado por delante otras fanfarrias del proyecto del anterior presidente de la Generalitat, como la proyección turística de la Comunidad Valenciana. La Consejería de Turismo que creó Camps ha desaparecido, la fórmula 1 que le ayudó a ganar las elecciones autonómicas de 2007 se celebra en años alternos y el esplendor de la imagen de la Comunidad Valenciana ha perdido brillo.

Tanto que este fin de semana se ha cerrado la feria internacional de turismo (Fitur) en Madrid con uno de los pabellones valencianos más modestos de los últimos 15 años.

Es el remate de una gestión que se inició en 2005 con la adjudicación a Orange Market y a otras empresas de la trama Gürtel del pabellón de la Comunidad Valenciana en Fitur. La Fiscalía Anticorrupción pide ahora 11 años de cárcel y 34 de inhabilitación para Milagrosa Martínez, la consejera de Camps que realizó las primeras adjudicaciones. Para su sucesora, Angélica Such, reclama nueve años de inhabilitación.

Esta es una de las piezas separadas del caso Gürtel que instruye el Tribunal Superior de Justicia, que también tiene en marcha una causa abierta por financiación ilegal del PPCV y que tendrá que abordar la contratación irregular por parte de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) con la trama Gürtel para retransmitir la visita del Papa a Valencia en 2006.

Apenas seis años después de convertirse en el primer canal autonómico de España capaz de gestionar en exclusiva la señal institucional de la visita de un jefe de Estado extranjero, Canal 9 está inmersa en un proceso de reestructuración sin precedentes.

Además, los tribunales han tumbado, por ilegal y arbitraria, la decisión de la Generalitat de clausurar los repetidores de Acció Cultural que permitían ver las emisiones de TV-3 en la Comunidad Valenciana y han anulado la mayor parte de la concesión de licencias de televisión digital terrestre.

Si la proyección de la imagen de la Comunidad Valenciana, tanto fuera como dentro del ámbito de la Generalitat, se convirtió casi en una obsesión de la Administración de Camps, el “agua para todos” fue un eficaz motivo para desgastar al Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Sin embargo, una de las piedras angulares de la política hídrica, la reivindicación del trasvase del Ebro, también ha sufrido un serio revés. El Tribunal Constitucional ha rechazado el recurso contra la derogación del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Y, además, el PP no ha tenido ningún reparo en utilizar las desaladoras impulsadas por el anterior Gobierno para garantizar el suministro de agua al sur de la provincia de Alicante.

Pero la política hídrica de Camps también tiene otras sombras, como ha puesto en evidencia el caso Emarsa. Epsar, la entidad de la Generalitat que fija y paga el precio del tratamiento de los lodos de las depuradoras, hinchó los costes en la depuradora de Pinedo de Valencia. El fraude está siendo investigado por el juzgado número 15 de Valencia, que ha hallado numerosos indicios de los delitos que propiciaron el saqueo de los fondos de la depuradora. Una instalación que estaba dirigida por personas, como Estaban Cuesta y Enrique Crespo (gerente y presidente de Emarsa), que tenían relación directa con el expresidente. La depuradora de Pinedo está considerada una de las mayores de Europa y era ejemplo de la política de ahorro y reutilización del agua de la Administración Camps.

La justicia también ha redimensionado la gestión realizada por la Administración del anterior jefe del Consell en otras dos cuestiones capitales: la supervisión del sistema financiero valenciano y el urbanismo.

Los principales directivos de la CAM, Bancaja y Banco de Valencia están inmersos en procesos judiciales por actuaciones irregulares que llevaron sus entidades a la ruina y el sistema financiero valenciano ha desaparecido. Las investigaciones han revelado que, aunque la mayor responsabilidad era del Banco de España, los representantes nombrados por el PP de Camps en las cajas no cumplieron con la función para la que habían sido designados y que el Instituto Valenciano de Finanzas —ahora en revisión por parte de su sucesor Alberto Fabra— hizo también dejación de sus funciones.

Respecto al urbanismo, el actual Consell se ha visto obligado a rehacer todo el marco legal tras el marasmo creado en la última década, que llevó a Bruselas a ocuparse explícitamente del caso valenciano tras el aluvión de quejas y pleitos.

Y es que a Camps, como a Ícaro, le perdió la ambición. Voló demasiado alto ignorando que si se acercaba demasiado al sol perdería las alas. Y ahora, cada día que pasa por delante del Mestalla, solo ve los destrozos de su caída.

La justicia frente a la era Camps

La imagen. El caso Gürtel ha derivado en cuatro piezas sobre la gestión del expresidente. Además del caso de los trajes, ya juzgado y recurrido por el PSPV, una segunda investiga la adjudicación irregular del pabellón de Fitur a Orange Market. Queda una tercera por financiación ilegal del PPCV, en la que está imputado Luis Bárcenas, y, al menos, una cuarta, por el contrato de RTVV para retransmitir la visita del Papa a Valencia. Además, el Supremo ya ha tumbado la decisión de clausurar los repetidores de la señal de TV3 y la mayoría de concesiones de TDT.

Los eventos. El caso Nóos evidencia cómo se gestionó esta política con Camps. Otros grandes proyectos como el aeropuerto de Castellón o Ciudad de la Luz, que ya ha sido multada por Bruselas por competencia desleal, están en pleitos con las concesionarias.

El agua. El caso Emarsa pone en cuestión la politica de depuración de aguas a través de Epsar. El Constitucional ha rechazado el recurso contra la derogación del trasvase del Ebro.

El urbanismo. Los excesos obligan a plantear un cambio de legislación al Consell, que todavía arrastra escándalos urbanísticos como los del caso Brugal.

La cooperación. El caso Blasco ha desvelado que ni siquiera las ayuda al desarrollo escaparon a la falta de unos controles mínimos..

Joaquín Ferrandis en El País

votar

Anuncios

Una respuesta

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Camps aplaudido por la bancada popular en las Cortes Valencianas en 2011. El actual presidente, Alberto Fabra, arriba a la izquierda. / JORDI VICENT “Hemos dado la vuelta al marcador, porque cuando gobernaban los socialistas …..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: