La campaña del PP contra la PAH: De la represión policial al acoso mediático y judicial

PájaroEl PP y su entorno responden a la campaña de escraches de la PAH con una campaña mediática destinada a criminalizar al movimiento contra los desahucios. Entre otras, acusan a la PAH de tener relaciones con el “entorno de ETA”, amenazan con publicar la dirección de Ada Colau y anuncian denuncias.

por Pedro Antonio Honrubia Hurtado

En Kaos en la red

Que la campaña de “escraches” lanzada por la PAH contra los políticos del PP para presionar, por vía de la denuncia y la protesta social, a objeto de que no se recorte la ILP sobre los desahucios presentada por la plataforma en el Congreso con apoyo de más de un millón y medio de firmas, ha generado terror en las filas de los dirigentes del partido fundando por el franquista nunca arrepentido Manuel Fraga, es un hecho. Que tal hecho demuestra que es una vía efectiva para garantizar que los políticos de este partido, como de otros similares (UPyD, PSOE, CiU, etc.), actuando en nombre del terrorismo financiero, no vayan contra lo que es una demanda mayoritaria en la calle, una evidencia.

Lo que está en juego con esta lucha de la PAH es la vida misma, tal y como demuestran los múltiples casos de suicidios y otras dramáticas situaciones relacionadas con los desahucios que se han producido en las últimas fechas. Máxime, teniendo en cuenta la reciente sentencia europea que declara ilegal parte de la ley hipotecaria española que está permitiendo poner en la calle a cientos de miles de familias, que además, en la mayoría de casos, deben afrontar, desposeídos ya de su vivienda, un nueva hipoteca: la hipoteca de sus propias vidas que supone para ellos el quedarse con una deuda con el mismo banco que los ha desahuciado, y que jamás podrán pagar.

Pero los representantes del PP, y sus lacayos mediáticos, no parecen dispuestos a dejarse condicionar por las presiones de la calle, pues ellos no aceptan más presión que la que le imponen los poderes financieros y económicos estatales e internacionales, así como banqueros y grandes empresarios. Por ello, ante la estrategia de lucha de la PAH, el PP ha respondido con una brutal campaña, mediática y judicial, que pretende criminalizar a la PAH, y centrar las iras de la justicia y de aquella parte de la ciudadanía que todavía apoya al gobierno, incluídos los siempre activos escuadrones violentos de la extrema derecha, contra sus activistas.

De la represión policial al “La PAH es ETA”. ¿Quiénes son los terroristas?

Si bien es cierto que los activistas de la PAH llevan años sufriendo el acoso y la represión policial en una buena parte de sus actos solidarios con las familias desahuciadas, con cargas de los antidisturbios, heridos, detenidos y varios procesos judiciales abiertos contra personas participes de estos actos, en algunos casos de varias decenas de personas simultáneamente, al PP y su entorno mediático parece no serle suficiente con ello.

Desde que la PAH iniciase su campaña de “escraches”, la criminalización de la PAH se ha convertido en línea central de la estrategia política y mediática del PP, impulsada tanto por los dirigentes populares, como por sus medios afines. Tratando así de deslegitimar socialmente a la Plataforma, y presentándose a la sociedad como víctimas, cuando cientos de miles de personas, que se suman a las cientos de miles ya desahuciadas, tienen abiertos actualmente procesos de desahucio, y viven en una angustia y agonía que no se limita a la “visita” de un grupo de presonas durante unos minutos a las puertas de sus casas o en sus actividades en la calle, sino que dura las 24 horas del día, los siete días de la semana. En muchos casos arrastrando con ellos a menores de edad, sus hijos e hijas, que pueden tener igual un mes de vida, que 17 años y once meses. Porque cada caso es un mundo, pero en todos ellos hay un elemento común: la tragedia y el sufrimiento.

Los afectados por este tipo de procesos, se sienten culpables por haber perdido sus casas, creen que ellos son los responsables. Ver a sus hijos, esposa, padres… en la calle, los destroza psicológica y físicamente. Así lo relatan los propios afectados por los desahucios, -520 casos cada día en España-, y los psiquiatras que colaboran con las asociaciones de afectados. El proceso de desahucio empuja a los afectados al colapso emocional, tal y como ha revelado el estudio ‘La vivencia en profundidad de los afectados en un proceso de desahucio’ que han realizado ESADE y la Fundación Innovación, Acción y Conocimiento. Las personas que han sufrido un desahucio padecen un colapso, un choque emocional tan fuerte y en muchos casos difícil de revertir, parecido al que sufren las víctimas de un atentado terrorista o de un accidente de tráfico.

Además, los expertos señalan que los desahuciados “no encuentran ningún tipo de apoyo útil más allá del qué pueden ofrecer algunos organismos sociales”, y es que el banco, la Administración y la empresa “son agentes que se muestran ineficaces y dificultan o empeoran su situación”. Una de las terapias que recomiendan es asociarse y luchar por sus derechos. Es decir, justamente lo que hace la PAH.

Pero lo que es una percepción que puede confirmar cualquiera que haya estado cerca de alguna persona afectada por este tipo de procesos de desahucio, además de un hecho probado científicamente, tal y como muestra el mencionado estudio, el PP quiere convertirlo en algo sin la menor importancia, en comparación con las acciones de “escrache” llevadas a cabo por la PAH. Quieren convertir a los verdugos en víctimas, y a las víctimas en verdugos. Para ello, claro, nada mejor que recurrir a la doctrina del shock que por tantos años ha dado excelentes resultados a este tipo de estrategias victimistas en España: el “Todo es ETA”.

Conocido es el brillante libro de Naomi Klein en el que nos habla acerca de la aplicación de la “Doctrina del Shock” en la vida política y económica de los países. Como tesis central, el libro básicamente propone que al hacer entrar en shock a un individuo o sociedad este será más fácilmente manipulable, y que es ese el momento para implementar las políticas y leyes más agresivas, que de otra manera no serían aceptadas por la sociedad. El impulsor de esta teoría fue el economista norteamericano Milton Friedman , quien la habría extrapolado de sus observaciones en la respuesta que los pacientes con ciertas enfermedades mentales tenían cuando les eran aplicadas terapias de electroshocks. Friedman descubrió que los pacientes se volvían completamente dóciles y sumisos mientras los efectos de la terapia se mantenían altos, volviéndose personas con una resistencia mental casi nula, fáciles por tanto de manipular al punto de hacerlos actuar aún en contra de su propia voluntad defendida en un estado de normalidad. Friedman quiso extrapolar esta observación al mundo de la economía y de la política, de tal modo que sugirió a los dirigentes políticos utilizar aquellos periodos donde exista un gran impacto emocional en la sociedad (guerras, atentados, catástrofes naturales, golpes de Estado, etc.) para aplicar medidas políticas y económicas que en cualquier otro periodo habrían sido rechazadas, incluso de manera violenta, por las masas.

Como bien expone Klein en su libro, cada país del mundo ha ido sabiendo encontrar sus propios estados de shock para implementar sus leyes más polémicas y conflictivas, especialmente desde el punto de vista de la economía o del recorte de los derechos ciudadanos. En el Estado Español, sin ir más lejos, llevamos décadas sumergidos en una situación de este tipo. Con sólo hacer aparecer la palabra ETA en cualquier entorno cotidiano de nuestra vida social, el estado de shock en el que inmediatamente entrarán la inmensa mayoría de los presentes podrá resultar incluso sorprendente para cualquiera que tenga la capacidad de analizar la situación de manera más o menos objetiva. ETA es el shock por excelencia del Estado Español, aquel en cuyo nombre mayores atrocidades de tipo político se podrán cometer contra los derechos de la ciudadanía sin que la inmensa mayoría de ésta haga nada por evitarlo.

Desde la ilegalización de partidos políticos, a la detención de inocentes, pasando por el cierre de medios de comunicación o la criminalización de cualquier movimiento social peligroso para los intereses del capital, amén del desprestigio para cualquier tipo de proyecto político que pueda coincidir en los más mínimo con alguno de los planteamientos de la banda armada vasca, todo es posible cuando la palabra ETA se pone de por medio. El Plan Ibarretxe, el estatut de Cataluña, la lucha de los mineros en Asturies o León, el 15-M, el 25-S, las luchas del SAT en Andalucía, no ha habido en el estado español un solo movimiento político o social que haya puesto encima de la mesa la protesta ciudadana o la movilización social, que no haya sido relacionada, de una u otra manera, con ETA o lo que llaman “el entorno de ETA”. Ese entorno que, como ya se avisaba desde medios como Kaosenlared y otros sitios mientras la mayoría social prefería mirar para otro lado, tiene la capacidad de estirarse como un chicle y abarcar, según lo vayan demandando los inventores políticos y mediáticos de la teoría, a un sector de la población, en el conjunto del estado, cada vez mayor. Ahora, le ha llegado el turno a la PAH.

Pese a esos estudios que demuestran el sufrimiento psicológico, “similar al que se genera después de sufrir un atentado terrorista”, que deben hacer frente quienes están viviendo procesos de desahucio, y cuya forma más efectiva de respuesta ante ello es la organización y la lucha social, el PP pretende hacer creer a la sociedad que, con esta campaña de escraches, son ellos, los dirigentes populares, quienes sufren el acoso y la violencia, y no los desahuciados, organizados a través de la PAH. En definitiva, que es el PP el que sufre la violencia y la PAH la que la ejerce.

De las lágrimas de Soraya al terrorismo mediático

Lejos parecen ya quedar esos tiempos en los que el PP quiso aparentar mostrar algún tipo de empatía con el sufrimiento de los desahuciados. Todos recordamos la patética actuación llevada a cabo por la Portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, mientras presentaba uno de tantos fraudes políticos realizados por el Gobierno de Rajoy, en este caso el que pretendía hacer pasar por una solución al problema de los desahucios, un plan que no llegaba a ser ni un comienzo para la misma, que, a la postre, no ha tenido el menor impacto en dicha solución, como era lógicamente esperable. De la misma manera que no lo han tenido otros intentos como aquel del código ético para las instituciones bancarias o similares. Todos parches sin efectividad real alguna. Chicles con los que tratar de tapar el agujero del Titanic, mientras el barco se hunde sin remedio y arrastra con él a cientos de miles de personas. Pero, cuando menos, Sáenz de Santamaría, en aquella ocasión, aparentó conocer el sufrimiento que se esconde tras los desahucios, y no dudó en llevar a cabo una patética actuación seudotreatal en la que mostraba solidaridad y empatía con los mismos. Todo eso ya pasó a la historia. El miedo, con los escraches, parece que ha empezado a cambiar de bando, y ahora se impone la línea dura.

ABC-escrache_EDIIMA20130322_0118_1González Pons abrió la veda y, desde entonces, los ataques a la PAH se expanden por todo el PP y su entorno, este sí real y constatable. Pons calificó la presencia de activistas de la PAH en las puertas de su vivienda en Valencia como un “acoso similar al vivido por los amenazados de ETA en el País Vasco”. Dos días después, el diario nacional/católico y franquista por excelencia, el ABC, el mismo que llevaba felicitaciones al cumpleaños de Hitler en su portada, o que mostraba sus respetos al dictador Franco en esa misma portada el día de su muerte, que glorificó matanzas salvajes como la de Badajoz durante la Guerra Civil, o saludó entusiasmado el golpe de estado de Pinochet en Chile, publicaba otra de estas históricas portadas fascistas acusando a la PAH de realizar un “Acoso salvaje contra el PP”.

twitter

Por su lado, Luis Losada, subdirector de La Gaceta, amenazaba el viernes a Ada Colau con “publicar su dirección en Barcelona”, que, según dice, le ha “pasado” un amigo. Para Losada, tras llamar violentos a los activistas, “la izquierda española está copiando los actos de repudio del castrismo contra los disidentes”. Obviando, claro, que, en este caso, los “disidentes” son aquellos a los que él llama violentos, y el régimen contra el que se manifiestan, y por lo que llevan a cabo protestas de este estilo, un régimen capitalista que deja a más de quinientas familias en la calle cada día, entre otras muchas cosas. A través de su cuenta en twitter, sugería incluso la posibilidad de que, tras la publicación de la dirección de la representante de la PAH, alguien se pasase “a hacerle una visita”.

Pero ha sido la heroína oficial del régimen, la sheriif del Condado de Madrid, azote de rojos y principal defensora del orden social, Cristina Cifuentes, la que más lejos ha ido en sus ataques contra la PAH, a la que, ni corta ni perezosa, ha acusado de mantener relaciones con el “entorno de ETA” y de apoyar “a los presos de ETA y comportarse como lo hace tal entorno de ETA, con la Kale Borroka”. El shock, ya saben.

“Ada Colau y las personas que están la plataforma anti desahucios han manifestado su apoyo, en determinadas ocasiones, a Bildu, a Sortu y a esos grupos que a mi modo de ver y el de muchos españoles tienen que ver con el entorno de ETA”, ha asegurado Cifuentes.  “La PAH debería aclarar por qué apoya una manifestación de apoyo a los presos de ETA”, añadió horas más tarde, para que no quedase la menor duda de que no solo se ratificaba en sus palabras originales, sino que todo forma parte de una campaña bien pensada y diseñada desde los laboratorios de ideas del PP, que podrán ser todo lo reaccionarios y represores que se quiera, pero tontos no son, y saben bien lo que hacen. El terrorismo mediático es ya un clásico en las estrategias políticas del PP contra las luchas del pueblo. Igual no tardan mucho en acusar también a la PAH de querer dar un Golpe de estado, otro argumento habitual de la criminalización de los movimientos sociales en los últimos tiempos.

De la palabra a los hechos: denuncias judiciales contra la PAH

El PP dice tener ya contabilizados ocho casos de “acoso” a sus diputados por parte de activistas de la plataforma contra los desahucios, de los que tres o cuatro se han sustanciado ya en una denuncia en comisaría, y el Grupo Popular no descarta acabar presentando una denuncia global contra los responsables de estas movilizaciones, especialmente la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH).

El último caso conocido es de la asturiana Carmen Rodríguez Maniega, que ha denunciado en Avilés que el pasado sábado se sintió increpada, perseguida e insultada por miembros de PAH de Asturias. La diputada ha formalizado este lunes la denuncia contra la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) del Principado de Asturias. Ha interpuesto una denuncia en la Comisaría de la Policía Nacional de Avilés por acoso. La denuncia se ha formulado contra la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Asturias dado que no han sido identificadas las personas que increparon a la diputada.

Anteriormente, el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, presentaba una denuncia por “coacciones” en la comisaría del Congreso contra la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), después de que el miércoles pasado varios miembros de la PAH se concentraran ante su casa de Valencia e intentaran hacerle llegar una carta en la que explican su situación, según han informado a Europa Press fuentes populares.

El PP también ha anunciado que estudia iniciar acciones legales contra la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) por las “amenazas de muerte” que, según la líder del partido en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, recibió la diputada del Congreso Concepción Veray en encuentros con representantes de la asociación.

En función de cómo avancen los acontecimientos, la dirección del Grupo Popular no descarta presentar su propia denuncia conjunta contra los responsables de estas movilizaciones en el entorno privado de los diputados. Esa denuncia, más las particulares, podrían acabar llevando estas prácticas de acoso hasta el Tribunal Supremo o la Audiencia Nacional.  Tal vez su intención sea la de abrir un macroproceso contra la PAH, al estilo de los realizados contra el “entorno de ETA” en Euskal Herria. Ya tiene bastante experiencia en este tipo de acusaciones masivas, en estos procesos mediáticos a gran escala para criminalizar a todo un movimiento social, por el simple hecho de dedicarse a hacer política (Segi, Bateragune, sumario 18/98, etc.), o incluso por hacer uso de la libertad de expresión (Egin, Egunkaria, etc.).

El terrorismo político y mediático señala, los fascistas acatan. La PAH responde

Ante tal campaña de criminalización, la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Ada Colau, no descarta tomar acciones legales contra la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, por haberla acusado de apoyar a grupos proetarras, y contra otras acusaciones de dirigentes del PP.

“Es realmente inmoral, y no descartamos acciones legales por la difamación y el clima de confusión y tensión”, ha deplorado Colau. Según ha dicho, estas palabras han provocado que usuarios de las redes sociales la hayan “amenazando de muerte” durante los últimos dos días. No es la única amenaza de este tipo que han recibido miembros de la Plataforma.

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en la Comarca del Noroeste de la Región ha recibido este lunes una llamada “anónima” que insultaba gravemente a sus integrantes y les acusaba de estar vinculados “con ETA”, amenazándoles de muerte y advirtiéndoles que van a poner una bomba en la sede en la que llevan a cabo sus reuniones.

Así lo ha hecho saber a la prensa el miembro de la PAH de la Región de Murcia, Paco Morote, y un representante de la propia Plataforma del Noroeste, quien ha explicado que la llamada ha tenido lugar sobre las 16.10 horas y ha durado unos dos minutos. En concreto, nada más descolgar el teléfono, el llamante ha preguntado si estaba hablando con la PAH y, al recibir la confirmación, ha insultado a su interlocutor y le ha amenazado con matarle y ponerle una bomba donde se reúne la plataforma, alegando “vínculos con ETA”. Por todo ello, la PAH de la Región ha acudido al cuartel de la Guardia Civil este mismo lunes para denunciar los hechos, según confirman las mismas fuentes.

Ada Colau, finalmente, ha manifestado que se trata de una “cortina de humo” para no modificar la ley hipotecaria pese a la sentencia europea que la ha declarado ilegal, porque el gobierno está presionado por las entidades financieras para no cambiar la norma, según ella.

Colau ha rechazado también las acusaciones de que los integrantes de la PAH utilizan la violencia y la coacción en sus acciones, y ha agregado que realizan un ejercicio democrático: “El único caso de violencia es lo que hacen las entidades financieras”.

“Estamos esperando que el gobierno condene con contundencia el acoso y la violencia de las entidades financieras contra la población”, ha exigido la portavoz, quien ha agregado que la PAH sólo se ocupa de defender el derecho a la vivienda.

Pues te vas a quedar con las ganas, Ada. ¿Cómo va el gobierno a condenarse a sí mismo?.

Pedro Antonio Honrubia Hurtado, para Kaos. Vivienda y okupación.

votar

Anuncios

Una respuesta

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El PP y su entorno responden a la campaña de escraches de la PAH con una campaña mediática destinada a criminalizar al movimiento contra los desahucios. Entre otras, acusan a la PAH de tener relaciones con el “entorno de ETA”…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: