El primer rey de España, una sorpresa

Emir de Córdoba Muhammad INo es sólo Herri Batasuna quien busca meternos veinticuatro goles. La tumba de Santiago en Compostela, la “venida de Virgen en carne mortal a Zaragoza”, el transporte aéreo de ¡la casa! de la misma Virgen María a Loreto, la llegada de los llamados siete varones apostólicos a Granada, su martirio en tiempos de Nerón y las consecuentes reliquias de San Cecilio en el Sacromonte … figuran en los manuales más vulgares de Historia de la Iglesia desde los años veinte como fantasías históricas. Pero nadie se atreve a comunicarlo en público.

En 1985, celebraron el bicentenario de la bandera roja y gualda como Bandera de España. Carlos III lo habría decretado así. Pero si se acude al Real Decreto de 28 de mayo 1785, lo allí dispuesto es la sustitución en la Marina de guerra, del pendón blanco de los Borbón por la bandera que, después, por otro Real Decreto, de 13 de octubre de 1843 se extiende al Ejército y que hoy es la vigente según el artículo 4.1 de la Constitución de 1978.


Por los años ochenta, en el Hotel Triana de Sevilla, se celebró un homenaje al Rey Al Motamid de Sevilla, como es sabido, exquisito poeta. Los escritos en su destierro, según los entendidos constituyen su mejor joya. Son 36 los conservados de esta dura cárcel al sur del Atlas, en Agmat. En 1924, BIas Infante para rezar ante su tumba, visitó aquel pueblo perdido siguiendo la tradición de Ibn Jatib, lojeño y visir de Granada. También había estado allí cautivo y escribiendo sus memorias en iguales años que Motamid, el último rey ziri de Granada, Abdallah. ni una sola palabra de los desterrados ni del viaje de Infante se dijo en aquella conmemoración con tan poca memoria. Los organizadores fueron andaluces recién conversos al Islam. No parece que les interesara descubrir a los carceleros de Agmat: eran los almorávides, superortodoxos tan enemigos de la libertad andalusí como los Reinos cristianos del Norte. Del mismo Motamid tomamos estos versos que son el mejor comentario de este olvido de la historia:

 

Me quedaré sumiso y humillado en el país del destierro.
Si no fuera por la traición,
no estaría sometido.”


(Al Mutamid: “Poesía”, traducción, introducción y notas de MJ. Hagerty; BIas Infante: “Motamid, úl¬timo Rey de Sevilla”: E. Iniesta, “El siglo de BIas Infante”, págs. 43-46 y 67-70; AAX, 64-65, ABY: E. Iniesta, “Los inéditos de BIas Infante”, pág. 63.)


Los casos aludidos, por los que nadie puede tirar la primera piedra, vienen para embocadura y preparación: El primer monarca que ostentó el título de Rey de España fue el Emir de Córdoba Muhammad I. Corría el año 863.


El inesperado susto nos lo propina Américo Castro y lo documenta en el “Apologético” (Libro II, pre¬facio 9, 1-5) del abad mozárabe Sansón y en Levy Provençal en su “Historia de la España Musulmana”, I, págs. 184 y 253, nota 13. El abad intervino como traductor en un acuerdo entre Muhammad I, Rey de España, y Carlos el Calvo, Rey de los francos. Y escribe:


“El ut mea oratio retrogradet paululum, dum ePistole REGIS HISPANIE ad regem Francorum essent sub era DCCCCI a dirigende, appellatus ex regio decreto, ego iPse, quatenus, ut pridem facere consueueram, ex Caldeo sermone in Latinum eloquium iPsas epistolas deberem transferre, adfui et feci” (“Sobre el nombre y el quién de los españoles”, pág. 30).

“Y aunque retroceda un poco mi discurso, cuando en el año 901, había que enviar cartas del Rey de España al Rey de los Francos, llamado por decreto regio, al momento, como acostumbraba antes, yo mismo debería traducir del Árabe al Latín esas mismas cartas, acudí y lo hice”

Así figura en el “Corpus scriptorum Muzarabicorum”. Y el asunto se completa y se complica con otro dato como asombroso: el primer monarca que, después del Emir Muhammad, que se tituló Rey de España fue Felipe V, ochocientos años después, en 1713. Él titubeó en el uso. Sus herederos dejaron esa denominación. Alfonso XII, es ya quien de forma continuada lo usa.”


Américo Castro escribía que “provocaría graves trastornos rechazar por inexistente lo creído y aceptado durante siglos por falso que sea” (“Sobre el nombre y el quién de los españoles”, pág. 93).

Fuente: Enrique Iniesta Coullaut-Valera “España o las Españas, debate con Blas Infante”.

islamyal-andalus.org

 

votar

Anuncios

Una respuesta

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: No es sólo Herri Batasuna quien busca meternos veinticuatro goles. La tumba de Santiago en Compostela, la “venida de Virgen en carne mortal a Zaragoza”, el transporte aéreo de ¡la casa! de la misma Virgen María a Loreto, la l..…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: