¡A ver quién la suelta más gorda!

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo

A Alfonso Rojo le han llamado a capítulo. Y le volverán a llamar… pero para que se siente en la misma silla de la que le echaron el sábado. El periodista debatía en ‘La Sexta Noche’ con Ada Colau sobre vivienda, cuando se desmadró: «Está usted muy gordita para el hambre que se pasa». Un ataque gratuito, sin más consecuencias que la reprobación pública, como cuando le llamó «mangante» al también periodista Pablo Iglesias. El exmarido de Ana Rosa Quintana es uno de los tertulianos que más ‘bolos’ hace en televisión, tal vez porque se pone faltón. Aquí el exabrupto no resta, más bien lo contrario. Es también uno de los comentaristas mejor pagados y él mismo contó en una ocasión que ganaba más de opinador que jugándose el tipo como reportero de guerra en Afganistán o Irak. Iba mucho a ‘La Noria’ y cobraba 1.500 euros por noche. El extinto programa de Jordi González en Telecinco tocó el techo con un negocio antaño boyante, pero en crisis desde 2011. En los últimos tres años las tarifas de los comentaristas políticos han caído entre el 25% y el 50% en las cadenas privadas y hasta un 70% en TVE.

Alfonso Rojo es de los que cobra lo máximo y en ‘La Sexta Noche’, donde tuvo el rifirrafe con Ada Colau, pagan entre 200 y 600 euros. Colau fue gratis porque nunca cobra por salir en la tele. Solo acepta, ocasionalmente, el dinero que le ofrecen por dar charlas y lo dona a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), de la que es fundadora y portavoz -Jorge Verstrynge también entregó a la asociación lo que le pagaron en Telecinco por una entrevista sobre los escraches-.

Ada Colau es la única que se ha querido quedar al margen del negocio de las tertulias, el género de moda, a juzgar por las horas de televisión que llenan. ‘El Debate de La 1’, ‘Al rojo vivo’, ‘Las mañanas de Cuatro’, ‘La Sexta Noche’, ‘La noche en 24 horas’… giran en torno a los tertulianos, a los que se pide cumplir con dos cuestiones fundamentales: «brevedad y show». «Hay una cosa perversa, les piden que ‘animen’ el debate y cuando alguien monta la bronca el presentador hace como que se sorprende y le echa del plató», dice un tertuliano habitual que prefiere, como todas las fuentes consultadas, no desvelar su identidad.

Él ha visto broncas de todos los niveles. Porque Miguel Ángel Rodríguez y María Antonia Iglesias se llamaron «imbécil» y «cabrón» -respectivamente- en ‘La Noria’. «Luego participaron en un programa de ‘reconciliación’, no quiero ni imaginar cuánto les pagaron». Entonces (era 2008), el programa de los sábados por la noche de Jordi González era «una máquina de hacer dinero». Las cadenas pueden meter 12 minutos de publicidad cada hora y «en el ‘prime time’ se han llegado a pagar entre 8.000 y 10.000 euros por spot» -en doce minutos caben 36 anuncios-. En ‘La Noria’ pagaban 1.500 euros brutos (1.200 netos) por intervención, aunque la gente con más caché cobraba «hasta 3.000». Luego se produjo la polémica entrevista a la madre de ‘El Cuco’ (a ella le pagaron también, 10.000 euros) y el boicot de los anunciantes, que acabó finalmente con el programa. Terminó ‘La Noria’ y empezó ‘El Gran Debate’, el mismo programa, el mismo presentador, pero menos presupuesto: «Bajaron las tarifas de los tertulianos a 500 euros».

Las 50.000 de Del Olmo

Ada Colau

Ada Colau

Hoy es difícil pillar esa cantidad. En TVE más bien imposible, porque el tijeretazo ha acabado con las sillas de oro. En ’59 segundos’, el programa donde los micrófonos se bajaban, pagaban «entre 600 y 1.000 euros a los periodistas» (los políticos, evidentemente, van gratis). Ahora el programa se llama ‘El Debate de La 1’ y los contertulios cobran unos 150. Eso mismo les apoquinan en ‘La Noche en 24 horas’. «Antes te venían a buscar en un coche de producción, pero ahora vas por tu cuenta», desvelan las mismas fuentes. Esto del coche lo mantienen en la televisión autonómica de Castilla La Mancha, donde pagan 200 euros por intervención. «Te llevan de Madrid a Toledo y si es un programa de mañana te dan el desayuno». En el resto de las autonómicas no se pasan de los 100 o 150 euros. Dos ejemplos: los invitados de ‘Lo que faltaba’, un antiguo espacio de tarde de ETB, cobraban 240 euros y ahora por un debate de noche en la misma cadena te dan 110 euros. En Canal 9 abonaban 400 hace cuatro años.

Y tanto o más que en la televisión han ajustado los precios en la radio. «En 1995 te embolsabas 50.000 pesetas (300 euros) por la tertulia de dos horas en el programa de Luis del Olmo. Era muchísimo dinero, pero es que entraba publicidad a manta. Ahora vas a la radio por 200 euros».

Y si no va uno, va otro, porque los tertulianos «se pegan por salir». Ahí tienen a Francisco Marhuenda, el periodista omnipresente. «Le llaman porque defiende una posición rotunda, sin fisuras. Es una mera correa de transmisión y se ha convertido en el héroe de la previsibilidad. Dice eso de ‘¡qué despropósito!’ mil veces y hace las mismas muecas», apunta Jorge Lozano, catedrático de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, que afea a los tertulianos «la simpleza» de sus discursos. «Se sabe lo que van a decir, jamás hay una aportación interesante». Lo que se ha perdido en argumentario, se ha ganado en… vehemencia. «El tertuliano educado no tiene sitio. El que tiene eco en los medios al día siguiente es el que da un puñetazo en la mesa y se va del plató. No se busca la pluralidad, se busca el enfrentamiento, por eso en la tele ponen tres contra tres, unos a la izquierda y otros a la derecha», lamenta Tacho de la Calle, realizador y miembro de la Academia de la Televisión. Ve a los comentaristas «sobreactuados» y señala a los culpables. «Las cadenas fomentan el exabrupto, el odio, las dos Españas. En lugar de apagar fuegos los encienden. ¡Pero si hasta el propio presentador es a veces ‘hooligan’ de un partido!». Se acuerda entonces de una tertulia rosa -«más bien amarilla»- en la que el propio director del programa le dijo por el pinganillo a uno de los colaboradores que le preguntara a la invitada de qué color era el camisón de esa noche. «He dicho camisón por ser fino, pero en realidad era otra prenda». Y esos excesos que antes solo se veían en los acalorados debates del corazón, son habituales ahora en los corrillos políticos. «En TVE oyes a periodistas que dicen que están encabronados, que se cagan en… Parece que lo progre es decir tacos».

«Las cadenas no quieren la escala de grises, quieren el blanco y el negro, gente con posiciones ideológicas encontradas y que no dejen indiferente a nadie», asegura el representante de uno de los tertulianos más demandados -él se lleva el 20%-.

– De no dejar indiferente a nadie a insultar hay mucho trecho.

– Los tertulianos tienen impunidad. Impostar la voz, ser gracioso e interrumpir al otro se consideran cualidades y pueden decir cualquier cosa porque la Guardia Civil no va a ir a buscarles a casa. El insulto es un horror, pero lo obsceno es que los periodistas quieren representar a la opinión pública falsamente, cuando solo representan son ciertas opiniones. Piensan que el ciudadano es idiota -lamenta Lozano-.

Yolanda Veiga en Las Provincias

votar

Una respuesta

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Alfonso Rojo A Alfonso Rojo le han llamado a capítulo. Y le volverán a llamar… pero para que se siente en la misma silla de la que le echaron el sábado. El periodista debatía en ‘La Sexta Noche’ con Ada Colau sobre vivienda, ..…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: