Pablo Iglesias, ETA y las miserias del régimen

pablo-iglesias-lider-de-podemos-y-etaCuando empezamos la campaña electoral de las últimas elecciones europeas, siempre decíamos en los actos de Podemos que nuestro objetivo era favorecer un proceso de auto-organización popular, en donde la ciudadanía fuéramos un sujeto político activo, para que no siguieran haciendo política por nosotras y contra nosotros. Que realmente con la jornada electoral del 25M lo que pretendíamos era darle un susto a los de arriba, a los que han gobernado con distintos colores los últimos cuarenta años. Lo que se está demostrando es que cuando el miedo cambia de bando, las reacciones suelen ser profundamente agresivas.

La irrupción de Podemos ha modificado la correlación de fuerzas en la política española. Son los partidos de la casta los que están a la defensiva, los que se ven obligados a defenderse ante la irrupción de un instrumento político al servicio de los y las de abajo. Y lo hacen de forma virulenta, revelando las pulsiones autoritarias de una minoría privilegiada cada vez más aislada del conjunto de la sociedad, que ante la falta de legitimidad de sus propuestas y alternativas recurren a la intoxicación informativa.

Hubiera sido ingenuo esperar que Podemos fuera recibido como una bocanada de aire fresco por los mismos que han estado destruyendo la democracia y los derechos sociales. Era de esperar que iniciasen una contra-ofensiva basada en los fantasmas clásicos que han utilizado el PP-PSOE durante las últimas décadas para articular su modelo de gobernanza. ¿Acaso son incapaces de entender que Podemos no es obra de un grupo de conspiradores, sino que es una creación de la indignación popular ante la generalización de la miseria a la que nos abocan los que llevan gobernando toda la vida? Su manifiesta incapacidad para entender las causas del surgimiento de Podemos revela también su incapacidad para proyectar un futuro digno a las clases populares del Estado Español, y es una muestra más de la crisis del régimen del 78.

Podemos ha puesto encima de la mesa algo que habían puesto de relieve Pablo Iglesias en los platós de las televisiones y los movimientos sociales en las calles: que existe un modelo alternativo de sociedad, más justo e igualitario, que pasa necesariamente por derrotar políticamente a las élites. La política deja de ser un juego basado en acuerdos entre representantes de la misma clase social privilegiada y pasa a ser una expresión de la lucha entre una minoría empeñada en conservar sus prebendas y una mayoría ciudadana que quiere recuperar lo que legítimamente le pertenece. Pero obviamente, “los de arriba” no quieren debatir en esos términos.

Detrás de los intentos del periódico El Mundo de relacionar a Pablo Iglesias con ETA hay una operación ideológica de fondo que trata de re-situar el debate político en torno a parámetros más cómodos para el régimen, ante el nuevo eje que plantea Podemos: “los de abajo” contra “los de arriba”, “democracia” frente a “oligarquía”. El Partido Popular siempre se ha sentido cómodo dividiendo a la sociedad española entre ETA y los ciudadanos demócratas. Lo que Podemos ha conseguido es recuperar el término democracia para la ciudadanía. En ese nuevo imaginario colectivo que propone Podemos, un demócrata es aquel que defiende la sanidad y la educación pública, es aquel que defiende que los pueblos puedan decidir su futuro, aquel que quiere que la economía esté al servicio de los trabajadores y no al revés. Con los ataques a Pablo Iglesias el régimen trata de encapsular el debate político, porque al fin y al cabo, la democracia empieza cuando las clases populares comienzan a hablar de sus propios problemas en sus propios parámetros.

Sobre el conflicto vasco y ETA, la derecha ha impuesto dos ideas básicas. Por una parte, la creencia fanática por parte del Partido Popular de que solo ellos pueden hablar de ETA y con ETA. Recientemente Pablo Iglesias dijo durante una conferencia que si tenía ocasión de hablar en el Parlamento Europeo de ETA “diría que ha producido un enorme dolor pero también diría que tiene explicaciones políticas”. La reacción no se hizo esperar. ¿Como alguien que no es del Partido Popular se atreve a opinar sobre ETA y el conflicto vasco? ¿No sabe Pablo Iglesias, ese recién llegado, que de ETA solo puede hablar la derecha? González Pons se encargó de recordarle ese axioma de la derecha posfranquista acusando a rápidamente a Pablo Iglesias de “defensor de ETA”. Deducimos entonces que José María Aznar también fue un destacado defensor de ETA cuando autorizó las negociaciones con el “Movimiento nacional de liberación vasco” en 1998.

La otra idea-fuerza de la derecha consiste en que todo el que se acerque desde un punto de vista político al conflicto vasco es, automáticamente, cómplice de ETA. La idea de que “todo es ETA” se basa en la lógica totalitaria de crear un enemigo interno, al que siempre se puede recurrir en caso de apuro. Pero también es cada vez más evidente que los intentos de “despolitizar” el conflicto por parte de la derecha responden a una estrategia consistente en bloquear sistemáticamente la resolución del problema vasco. La derecha no tiene escrúpulos en utilizar el legitimo dolor de las víctimas de ETA para sus fines partidistas, pisoteando los deseos de las gentes de Euskal Herria, deseosas de avanzar por el camino de la reconciliación y la normalización democrática.

Los violentos ataques contra Pablo Iglesias y Podemos son consecuencia de lo que diferencia a PODEMOS del resto de fuerzas políticas. PODEMOS nace como una solución popular al caos provocado por las políticas neoliberales, nace de una ruptura con la idea de que “hay que pedir soluciones”. Enlaza con la capacidad de imaginar y pensar alternativas colectivas frente al caos neoliberal del “sálvese quién pueda” o “las lágrimas de cocodrilo” de Soraya Sáenz de Santamaría. PODEMOS recupera la idea de que “solo el pueblo salva al pueblo”, de que solo nosotros y nosotras, las de abajo, podemos solucionar los problemas que nos afectan. La gente practicando democracia cotidianamente, demostrando que la política no es una cuestión de profesionales, son un ejemplo de que si se puede hacer de otra forma, y lo más peligroso es que los ejemplos son contagiosos. A la derecha parece darle terror la idea de que el conflicto vasco se pueda resolver mediante el diálogo, de forma pacífica y democrática. Tampoco les hace mucha gracia que se hable de los recortes, de sus políticas de saqueo, de los millones de parados, de la crisis de legitimidad del régimen del 78. Cuando el rey desnudo es señalado por el pueblo, el rey trata de desviar la atención hacia otro lado. Sigamos señalando las vergüenzas de los que no quieren que hablemos de otro futuro posible.

 Miguel Urbán y Brais Fernández en Público

Miguel Urbán y Brais Fernández forman parte del consejo asesor de Viento Sur.

votar

 

Una respuesta

  1. Cuando Conde se presentó a las elecciones gallegas le volvieron a mover el tema Banesto-judicial, pasadas las elecciones no oí más del tema.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: