Soy maestra y a vosotros os jode

viñeta maestra infantil anatomia de una maestra 2Ayer, alguien me dijo: “¿Todavía estás de vacaciones? ¡Tú nunca trabajas!”. En tu imaginario, quizás tengo las mejillas rosas y los ojos bien abiertos, salto de alumno en alumno para explicarles con canciones las reglas más difíciles y luego me quedo dormida con un sueño profundo y dichoso, orgullosa del trabajo realizado y satisfecha con todas mis aficiones: cocina, guitarra, pintura y grabado en relieve. Te informo, querido alguien, de que mis diez últimas semanas trabajadas de 50 horas cada una, sola frente al ordenador, frente a los alumnos o a mis cuadernos, no me han dejado energía ni para poner la lavadora. Estoy hecha una mierda, tengo ojeras y estoy cerca de sufrir coma por agotamiento. Y, mientras tanto, mis alumnos siguen saltando por ahí sin descanso.

Ayer, alguien me dijo: “Qué suerte tienes, a las 4 ya has terminado tu jornada”. En tu imaginario, puede que tenga un ejército de pequeños elfos que por la tarde van al colegio a imprimir los ejercicios y a corregir las copias, lo que me permite merendar galletas de chocolate mojadas en leche tranquilita en el sofá. Te informo, querido alguien, de que para mí, a las 4 comienza en realidad lo más duro de la jornada. Varias horas de trabajo fastidiosas, con los ojos entornados sobre las líneas azules de los cuadernos para no dejarme ni una sola falta de ortografía, lo que daría lugar a la reacción inmediata de un padre descontento por la ineptitud de la profesora. Y, mientras tanto, mis alumnos siguen pegando sus hojas del revés y escribiendo octubre sin r.

Ayer, alguien me dijo: “Bueno, sumar llevando tampoco es tan complicado”. En tu imaginario, la tarea más ardua de mi trabajo quizás consiste en dividir con dos cifras. Claro, yo en quinto dejé el colegio, porque no necesitaba más para ser maestra de infantil. Pues que sepas, querido alguien, que la pedagogía es una ciencia compleja, y que cada actividad simplista propuesta a mis alumnos es, de hecho, el fruto de una reflexión intensa que hace que mi cerebro eche chispas. Hay que pensar en actividades progresivas, repartirlas en la semana, el período, el año, el ciclo… pero, bueno, te pierdo, me falta pedagogía. Y, mientras tanto, los alumnos siguen olvidándose del castigo.

Ayer, alguien me dijo: “Yo también cuido a mi sobrina pequeña los miércoles”. En tu imaginario, puede que yo me dedique a la guardería. Hacemos pinturas libres con los dedos, jugamos al 1, 2, 3, pollito inglés y nos lavamos los dientes antes de la siesta. Que sepas, querido alguien, que yo no me dedico a cuidar a tu sobrina pequeña. Yo enseño, repito, educo, cuido, escucho, dialogo y aprendo. Hago de profesora, enfermera, psicóloga, policía, asistenta social, mediadora, pero no de niñera. Y, mientras tanto, mis alumnos siguen trabajando, equivocándose y aprendiendo.

Ayer, alguien me dijo: “Yo también debería haber sido profesor”. En tu imaginario, ser maestro quizás signifique tener un montón de vacaciones, acabar el trabajo a las 4, enseñar nociones elementales y pasar el tiempo entre recreos, plástica y gimnasia. Te informo, querido alguien, de que las oposiciones están abiertas a todo el mundo y que aceptamos mejor a los nuevos compañeros que los comentarios exasperantes. Que sepas que firmarás para toda la vida con una sonrisa forzada. Pero como a nosotros nos gusta nuestro trabajo, estamos dispuestos a oír cualquier cosa….

“Ah, no, yo no soporto estar todo el día con niños”. Bueno, pues resulta que nosotros sí lo soportamos, pero también nos hacen falta vacaciones. Ése es el trato.

Y como vosotros, queridos alguien, sois mi mejor fuente de inspiración, os incluyo una actualización:

Hoy algunas personas me han dicho: “Te estás quejando todo el tiempo”. En vuestro imaginario, puede que lleve pancartas de manifestaciones por debajo de la manga. Pero sabed, queridos, que no soy una quejica (y que no soy culpable; no me queméis en la hoguera). Lo que pasa es que estoy enfadada. ARRRRRRGGGGGHHHHHHHHH. Pero, mientras tanto, sigo yendo a la escuela con una sonrisa; así de simplona soy.

Hoy algunas personas me han dicho: “Crees que tu profesión es la más difícil del mundo y que estás por encima de los demás”. En vuestro imaginario, probablemente tenga mi diploma de Magisterio enmarcado en la entrada de casa y me reúna con mi secta profesoril los miércoles por la tarde para comentar el trabajo de los demás. Pero sabed, queridos, que yo no jerarquizo las profesiones y que admiro a mi médico, a la cajera del supermercado, a los camareros…. Y, mientras tanto, sigo manteniendo conversaciones enriquecedoras con mi amiga estilista.

Bueno, os dejo, que no tengo tiempo, estoy de vacaciones. Vale, mea culpa. Podéis quemarme.

Cécile Bonnet en el Huffington post

Este texto también fue publicado en el blog de la autora, Once upon a time… In New Orleans.

El post apareció originalmente en Le Huffington Post France y ha sido traducido del francés.

Traducción de Marina Velasco Serrano

votar

Una respuesta

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Ayer, alguien me dijo: “¿Todavía estás de vacaciones? ¡Tú nunca trabajas!”. En tu imaginario, quizás tengo las mejillas rosas y los ojos bien abiertos, salto de alumno en alumno para explicarles con canciones las reglas más d..…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: