Carta a la troika sobre Syriza

Director del Centro Global de Negocios Sostenibles de Deusto Business School. Asesor Especial de la ONU para Escuelas de Negocio.

Estimados presidentes de la Comisión Europea, del FMI y del Banco Central Europeo, máximos responsables de la Troika:

SyrizaSe pasaron ustedes de la raya cuando hace unas semanas pidieron esfuerzos adicionales a Grecia: a cambio de 1800 millones de euros más para completar el rescate, exigieron nuevos esfuerzos de austeridad, intolerables para una población ya arruinada: subida del IVA de los medicamentos y recortes adicionales a las pensiones. Eran exigencias que ya rayaban en la crueldad, con consecuencias directas sobre la vida (y la muerte) de la gente, que ni el primer ministro Samarás pudo admitir. Ustedes fueron más allá de lo que ningún representante político en Grecia podía ya aceptar. Es decir, se quedaron solos, los tecnócratas de la troika, frente a todo un país humillado y empobrecido con una deuda que roza el 200% del PIB, con un cuarto de la población activa en paro, y con un PIB que ha decrecido en casi un 30% a lo largo de estos años de calvario. Eso sí, ahora con un déficit público ejemplar que ni llega al 2% del PIB.

No es Samarás, acorralado contra las cuerdas y ya imposibilitado para defender lo indefendible, sino ustedes, guiados por su cruel obsesión, los que han conducido a Grecia al anticipo de las elecciones, en las que es posible que Syriza resulte vencedor.
Solamente les queda una salida para conservar algo de dignidad ante la historia: hagan que el compás de espera que ha decretado el FMI hasta pasadas las elecciones, sea real y efectivamente neutral. No proyecten más mensajes de desconfianza, como el que lanzó Vd., Sr. Junker, el 11 de Diciembre cuando ya asombró a todos los europeos por su injerencia en los asuntos internos de Grecia, avisando con descaro que no le gustaría que fuerzas extremistas llegaran al poder.

Para muchos, lo que pasa ahora en Grecia y la perspectiva de que Syriza gane las próximas inminentes elecciones no infunde miedo sino esperanza. Y esto es así, por dos razones.
Por un lado, porque lo que propone Syriza en Grecia y Podemos en España, – auditar la deuda como paso previo a un plan ordenado de resolución de la misma, para ver lo que hay detrás de ella, quién la ha causado, por qué, con qué beneficio y para quién- no es descabellado, sino sentido común, seriedad y rigor.

En España, por ejemplo, el rescate de los bancos ha sido absolutamente opaco: parece cómico si no fuera trágico, pero aún las autoridades no se ponen de acuerdo si el rescate bancario ha supuesto 50.000, 100.000 o (para algunos, incluso) 200.000 millones de euros! No ha habido ninguna autoridad ni española ni europea que se haya esforzado en aclarar públicamente lo que se va a dar por perdido y por qué, lo que las arcas públicas van a recuperar, y cuándo y qué bancos lo tienen que devolver. Estamos hablando nada menos que de un 10-20% de la deuda española. Y es de todo punto razonable pedir que se someta a una auditoría que la haga transparente, y que de la transparencia surja la luz sobre quién debe pagar qué.

Pedir esto no es sino emular lo que se ha hecho en los EEUU, como ustedes, los máximos representantes de la troika, saben muy bien. Allí, en 2008, dos semanas después de la quiebra de Freddie Mac and Fannie Mae, los grandes bancos estadounidenses recibieron 698 mil millones de dólares para su rescate, que devolvieron religiosamente años más tarde, de modo que a Septiembre de 2013, 670 mil millones habían sido restituidos y el pico restante se estaba recuperando con beneficio para las arcas públicas.

En segundo lugar, lo que puede ocurrir en Grecia si las conversaciones sobre su deuda toman nuevos derroteros en el futuro, también puede infundirnos esperanza por una segunda razón. Si realmente prende un nuevo debate entre las nuevas autoridades griegas y la europeas, el foco central de dicho debate se centrará en la opción “austerizida”, absolutamente desprovista de planes que incentivaran el crecimiento económico, que ha tomado Europa durante el lustro pasado, y en los enormes costes que esta ha supuesto para los ciudadanos griegos, españoles y de otros países europeos.

Es hora de que caigamos en cuenta de que esta opción europea no ha sido sino la extensión en tiempos extremos de crisis del ADN del Banco Central Europeo, cuyo objetivo principal es mantener la estabilidad de precios. Como ustedes saben, en agudo contraste, el objetivo de la Reserva Federal en los EEUU es promover de forma efectiva los objetivos de máximo empleo, precios estables y tipos de interés a largo plazo moderados. Si el BCE hubiera tenido como primer objetivo el “máximo empleo”, ese mandato habría obligado a unas políticas monetarias que, cuando menos, combinaran el crecimiento económico y el ajuste presupuestario en Europa.

Sería muy afortunado para el porvenir de Europa que, a partir de la discusión que se inicie entre Grecia y las autoridades europeas, prendiera entre los ciudadanos europeos un replanteamiento de la misión del BCE, para prevenir por siempre su desafortunada actuación de estos últimos cinco años.

En España, en las líneas básicas de la aproximación al programa económico de Podemos presentadas por los profesores Vicenç Navarro y Juan Torres López, se plantea efectivamente la “modificación de los estatutos del Banco Central Europeo para que entre sus fines se encuentre el pleno empleo”.

Sabido es que este planteamiento, tan moderado que no va más allá de la misión de la Reserva Federal Norteamericana, va a encontrar serias resistencias políticas dentro de la propia Unión. Y por ello sería conveniente comenzar a pensar en modos y maneras que consagren el desacuerdo que podemos tener los países que hemos realmente sufrido la crisis, respecto a la misión de nuestro banco central.

Por ello, no sería descabellado que a la hora de replantearnos nuestra carta magna en países como España, consagremos en ella la intención de todos los españoles de trabajar en Europa para que los estatutos de nuestro BCE también incorporen los objetivos del crecimiento económico y el empleo.

Es una gran lección, señores de la troika, la que hemos aprendido en estos años. Y precisamente porque somos europeos y nunca renunciaremos a serlo, creemos que es hora de grandes reformas en Europa, para que llegue a ser posible lo que hoy, desde países como Grecia o España, se ve por muchos como manifiestamente necesario.

Otras Miradas

Manuel Escudero

votar

Una respuesta

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Director del Centro Global de Negocios Sostenibles de Deusto Business School. Asesor Especial de la ONU para Escuelas de Negocio. Estimados presidentes de la Comisión Europea, del FMI y del Banco Central Europeo, máximos resp..…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: