Rita Barberá, ejemplo del abandono del valenciano por el PP

Alberto Fabra, presidente de Valencia, y la alcaldesa Rita Barberá, en 2014. / tania castro

Alberto Fabra, presidente de Valencia, y la alcaldesa Rita Barberá, en 2014. / tania castro

Rita Barberá lleva casi un cuarto de siglo de gobierno en el Ayuntamiento de Valencia sin dar muestras de querer aprender o comunicarse en la lengua de su pueblo, aquella con la que se han escrito obras cumbre de la literatura universal como Tirant lo Blanc y que emplean 10 millones de personas. Su desconocimiento de la lengua quedó patente en la Crida, un acto que sirve de inicio de la fiesta de las fallas, en el que mezcló palabras en castellano (“el fred del verano”) con otras inventadas e irreconocibles (“dejeim”).

Ni siquiera ante tan claro acto de desprecio por la lengua de los valencianos, el Partido Popular se ha atrevido a criticar a la alcaldesa. Su partido ha preferido calificar de “anécdota” el escándalo del tradicional acto fallero. Pedir responsabilidades —por ejemplo por parte del presidente valenciano, Alberto Fabra, que se hallaba a escasos metros de Barberá durante aquel bochornoso espectáculo— hubiera supuesto una política que es ajena al PP: la defensa del valenciano en sus intervenciones públicas.

Por eso llamó gratamente la atención el viernes que el Rey Felipe VI utilizara correctamente la lengua del Tirant lo Blanc en buena parte del discurso pronunciado en Valencia con ocasión de la entrega de la Distinción de la Generalitat que el Consell le concedió por la festividad del 9 de Octubre. Don Felipe hizo un esfuerzo, a pesar de que el valenciano no es su lengua, pero se notaron sus conocimientos de la variante dialectal occidental, el catalán.

Sin embargo, no fue más fluido el valenciano del presidente de la Generalitat, que se limitó a leer en esta lengua el decreto de concesión. Alberto Fabra se expresa en castellano, a pesar de proceder de una zona valencianoparlante como Castellón y de haberse preocupado de recibir clases de valenciano.

Fabra ha sido el máximo responsable del cierre de Radiotelevisión Valenciana, con la cual, como ha reiterado la Acadèmia Valenciana de la Llengua, “ha desaparecido una herramienta fundamental e imprescindible para la pervivencia” del valenciano, cuya promoción fue “uno de los principales motivos de su creación y existencia”. El primer presidente de la Generalitat del PP, Eduardo Zaplana, no se expresó prácticamente nunca en valenciano.

En 1995, cuando el PP ganó las elecciones por primera vez, la Generalitat abandonó durante una década las reputadas encuestas de uso y conocimiento del valenciano del Servei d’Estudis i Investigació Sociolingüístics, instrumento imprescindible para seguir la evolución de la lengua. De las dos únicas encuestas que se han hecho después (en 2005 y 2010), se deduce una fuerte caída tanto en “las capacidades de comprender y hablar la lengua como en su uso”, según constata la antropóloga Raquel Casesnoves, en la Revista de Llengua i Dret, en uno de los escasos estudios recientes.

Pero hay diferencias territoriales. La zona que más ha retrocedido tanto en el uso como en las opiniones favorables a la normalización lingüística entre 1995 y 2010 es la ciudad de Valencia y su área metropolitana. Es decir, el ámbito de Rita Barberá. Con su insólita alocución, a base de caloret (otra palabra inventada a la que le cambió además el género, pues calor es femenina en valenciano) y otros errores lingüísticos, la alcaldesa de Valencia pertenece al segmento mayoritario de población que se expresa en castellano en esa zona metropolitana. En 2010, la gente reconocía hablar el castellano en casa era el 71,8%, frente al 19,8% en valenciano. Solo cinco años antes las proporciones eran de 67% por 24,12%.

Por ello no extraña que un estudio de fin de grado de grado dirigido por el profesor Manuel Perucho de la Universidad de València, a partir de esas mismas encuestas tratadas con distintos métodos matemáticos, predijera que en 2050 menos de la décima parte de la población será valencianoparlante, de mantener la actual política lingüística. Algunos de los máximos representamtes políticos que gobiernan en Valencia, por si acaso, ya han olvidado su propia lengua.

Juan Manuel Játiva en El País

votar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: