Mentalidad europea

borregos_europeos

El plan era claro, en un tren no hay escapatoria, y este terrorista pensaba que él solo iba a matar a decenas de pasajeros sin problemas, pero no contó con un factor importante que vamos a relatar.

A los Europeos desde hace años se nos inculca que no debemos ser violentos, la no violencia se ha convertido en un paradigma de una sociedad civilizada hasta el punto de hacernos creer que para defender nuestras vidas es mejor un silbato o someterse, antes que oponer violencia para defendernos, o lo que es peor, no actuar en la defensa de terceros.

Efectivamente la ausencia de violencia significa educación y civilización, pero eso no quiere decir que renunciemos a su existencia tal y como se nos hace creer en Europa. La violencia puede ser necesaria en casos extremos, como para defender nuestras vidas, por lo tanto no hay nada negativo en reconocer su existencia y su uso necesario en situaciones excepcionales.

Normalmente la violencia desaparece cuando la fuerza bruta no es una opción, o cuando ambas partes no tienen nada que ganar o mucho que perder peleando. No desaparece como nos pretenden hacer creer, cuando negamos su existencia o negamos la existencia de personas malas, que están deseosas de emplear una violencia desmesurada contra nosotros.

Además los Estados nos recuerdan una vez tras otra que no debemos defendernos, que para defendernos están las policías, que para castigar a los criminales y para evitar que los crímenes se repitan están los jueces y que las prisiones están para reeducar a todos aquellos que tienen problemas de adaptación social, porque en el fondo no hay gente mala, solo hay gente inadaptada. Esto hace que aprendamos a no defendernos, o lo que se conoce en otras palabras como Indefensión Aprendida, o el Síndrome del Borrego que va al matadero.

Pero la realidad es muy diferente, la policía casi nunca va a llegar a tiempo y nuestros amigos y familiares resultaran muertos y heridos si nadie lo evita, los jueces no van a revivir a personas que pudieron ser salvadas ni van a evitar que los criminales sigan atacando, y hoy en día queda claro que pensar solamente en el sistema de prisiones como reeducación es un error, hay gente que puede ser reeducada y otros que deben permanecer apartados de la sociedad de por vida por el riesgo que presentan para esta, porque en el fondo no son inadaptados sociales, son malos.

En Estados Unidos a diferencia que en Europa, se educa a los niños a ser individualistas y competitivos. Se les enseña que solo hay una vida, que ellos son la base de la sociedad, y que no se puede esperar más de la colectividad que aquello que tu quieras aportar. Se les enseña a respetar las vidas de los demás y se les educa para actuar en defensa de los débiles, porque si ellos no les defienden no pueden esperar que otros vengan a hacerlo.

Ello implica reconocer la existencia del mal, y como el mal existe, tiene que haber gente buena para detenerlo. El simple reconocimiento del mal ya implica la necesidad de medios para combatirlo, implica la necesidad de conocer la violencia y de establecer métodos para emplearla, implica simple y llanamente, el derecho a la autodefensa, ya sea para salvar la vida propia o la de terceros.

Por eso no es de extrañar, que cuando un terrorista estaba dispuesto a comenzar a matar a la gente en un tren, los únicos en reaccionar fuesen tres norteamericanos, Spencer Stone, Anthony Saldler y Alek Skarlatos. Creo que sus nombres y su acción deben ser narrada.

Spencer Stone pertenece a la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF), Alek Skarlatos a la Guardia Nacional y Anthony Sadler es un Estudiante Universitario. Los tres reaccionaron a la par, su formación militar puede que ayudase, pero lo realmente decisivo fue su educación y su determinación a negarse a ser víctimas de un malvado. Es realmente curioso que mientras en un vagón 30 personas se quedaban parados sin saber que hacer ante la presencia de un solo agresor, solo ellos tres se movieran.

Narro los acontecimientos tal y como el Señor Skarlatos los ha comentado a la cadena británica Sky News.

Cuenta que vieron al terrorista entrar en el vagón disparando, llevaba una la pistola y un AK, y se pusieron a cubierto. Stone entonces gritó “¡Vamos! ¡Vamos!” y saltó sobre él primero y lo agarró del cuello, Skarlatos y Sadler le siguieron detrás, el terrorista perdió la pistola y sacó un cutter con el que trató de atacar a Stone haciéndole cortes en un brazo y en el abdomen, Skalatos ayudó a tirarlo al suelo y le quitó las armas, mientras que Sadler trataba de inmovilizarlo, Stone siguió aprentando el cuello del terrorista y Skalatos uso el cañón del AK para golpearle en la cabeza. El terrorista perdió el conocimiento y mientras Stone y Sadler lo inmovilizaban con la ayuda de otros pasajeros, Skarlatos cogió las armas y dio protección a sus amigos por si había otro terrorista en el tren.

Skalatos se percató que el AK había fallado cuando sacó un cartucho percutido de la recámara, y al asegurar la pistola vio que el cargador no estaba metido dentro por lo que en algún momento se debió caer, es posible que terrorista al tener una interrupción en el AK-47 y al no saber resolverla, hiciese uso de la pistola al ser atacado por los norteamericanos y que debido a los nervios no metiese bien el cargador o que este se saliese durante la pelea.

Este caso demuestra claramente que cuando el agresor pierde su posición de superioridad ante unas víctimas que se niegan a serlo, las cosas se le complican y comienza a cometer errores. Pierde el control de la situación y queda a merced de los acontecimientos. No es cuestión solo de valentía, es cuestión de educación, valores y de transmitir a los ciudadanos Europeos cual es la realidad. El mal existe, está esperando para atacar entre nosotros, y nuestra mejor defensa ante él no es quedarnos de brazos cruzados esperando la llegada de la policía, es transmitir a nuestros conciudadanos que no es lo mismo atacar a un rebaño de ovejas que a una manada de perros guardianes.

Javier Arnaiz Larson en  Asociación Nacional del Arma de España.

votar

2 comentarios

  1. Ni en contra ni a favor. Pero las verdades hay que decirlas. Nosotros, sí, tu y yo estamos aquí por que nuestros antepasados usaron la violencia. Es decir, a veces y no pocas la violencia es vida.
    https://lastermitasdelcielo.wordpress.com/

    Me gusta

    • La violencia siempre debe de ser en su justa medida y proporcional en comparación al al peligro que puedas evitar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: