Skull and Bones, la élite del Imperio

En el seno de la muy elitista y puritana Universidad de Yale, son escogidos cada año por cooptación quince hijos de muy buenas familias. Estos forman una sociedad secreta de ritos morbosos: los Skull and Bones (Calavera y Huesos). A lo largo de su vida se apoyan y ayudan entre sí ante las veleidades democráticas de la plebe que aborrecen. Lejos de ser adversarios, los dos candidatos de la más reciente elección presidencial, George W. Bush y John Kerry, se codeaban en secreto desde hace 36 años en el seno de esa cofradía. La investigación de Alexandra Robbins sobre los Booners constituye hoy un trabajo de referencia. Su libro estará disponible en francés la próxima semana.

Izquierda: El senador estadounidense John Kerry candidato demócrata a la presidencia de los EEUU en 2004 frente a George W. Bush (derecha) del partido Republicano, ambos pertenecen a la secta Skull & Bones. En el centro el símbolo de esta cofradía secreta: la Calavera con su clave 322.

Izquierda: El senador estadounidense John Kerry candidato demócrata a la presidencia de los EEUU en 2004 frente a George W. Bush (derecha) del partido Republicano, ambos pertenecen a la secta Skull & Bones. En el centro el símbolo de esta cofradía secreta: la Calavera con su clave 322.

La asociación Skull & Bones ha inspirado una importante literatura conspiracionista que responsabiliza a sus miembros con el escándalo Watergate, la invasión de Bahía de Cochinos y aun con el asesinato de John F. Kennedy. Gracias a sus conexiones con el mundo de los negocios, sobretodo con el sector bancario, estos antiguos compinches de la Universidad de Yale controlarían las finanzas mundiales, y hasta el porvenir del planeta. Los Skull & Bones se habrían infiltrado en el Council on Foreign Relation, la Comisión Trilateral, la CIA, etc.

No se trata de discutir en Voltaire, una publicación laica, sobre el esoterismo practicado en esta organización durante los ritos de iniciación, o sus ceremonias anuales, sino de analizar su función social y su posible papel político. Los Skull & Bones son ante todo la ilustración de la manera cómo, en Estados Unidos, se ha perfeccionado un sistema de reproducción de las élites mediante una selección que, contrariamente al mito del self-made man, no tiene nada que ver con el azar o las cualidades individuales. En efecto, como subraya Anthony Sutton, los miembros más activos de la organización proceden de un «núcleo de unas 20 ó 30 familias», muy interesadas en la defensa de su legado y su linaje. Es por ello que son numerosos los matrimonios entre representantes de las familias a las que pertenecen los miembros de Skull & Bones, aunque únicamente los estudiantes varones eran admitidos, hasta hace poco, en la organización. Sigue leyendo

Valencia CF: el juguete roto del PP

El expresidente de la Genralitat Valenciana, Francisco Camps, entre el entonces presidente del Valencia, Manuel Llorente y el del Villareal, Fernando Roig.

El expresidente de la Genralitat Valenciana, Francisco Camps, entre el entonces presidente del Valencia, Manuel Llorente y el del Villareal, Fernando Roig.

Dice el refranero popular que entre la realidad y la ficción solo existe una delgada línea; aunque también añade que, en algunos casos, la realidad supera a la ficción. De tener que elegir, en el del Valencia CF habría que atenerse a lo último. Porque si el autor que llegó más lejos ideando una farsa sobre la instrumentalización política de este club fue el escritor Ferran Torrent con su novela Sociedad Limitada en 2002, el episodio conocido esta semana del presunto intento de secuestro de uno de los expresidentes del Valencia por parte de su predecesor en el cargo supera definitivamente cualquier guión.

Sin embargo, Torrent no iba del todo desencaminado en el argumento que servía de esqueleto a aquella trama: un Valencia CF (VCF), en manos de un personaje populista, podría ser una plataforma política excelente y por ella se peleaban sus personajes. El fallo (provisional, como veremos) del pronóstico del autor fue que, mientras en la novela era su protagonista, el empresario Juan Lloris -inspirado en Paco Roig-, el que aspiraba a la Generalitat previo paso por el palco de Mestalla, en la vida real fue Francisco Camps el que, para ejercer de amo del equipo, se deshizo del populista expresidente del club.

Fue con ese movimiento como empezó para la sociedad anónima deportiva (SAD) Valencia CF el hundimiento económico en el cuál se encuentra, que a su vez se tradujo en una gris deriva deportiva, alejada de los picos de éxito inmediatamente anteriores a la intervención del club por parte del entonces presidente de la Generalitat valenciana y presidente autonómico del PP, Francisco Camps. Sigue leyendo

¿Por qué pasó el 11-M?: El origen y las causas del trágico atentado

Hace diez años, entre las 7.37 y las 7.41 horas de la mañana, diez bombas estallaban en Madrid en cuatro trenes de Cercanías. Ha sido el atentado más devastador que ha visto nuestro país. España entera enmudeció ante la masacre, que dejó 191 muertos y más de 1.800 heridos. Entre lágrimas, los ciudadanos se preguntaron: ¿Por qué?

Una década más tarde, a esta pregunta supuestamente sencilla pero que ha sido objeto de múltiples teorías de la conspiración, intenta dar respuesta Fernando Reinares, catedrático de Ciencia Política en al Universidad Rey Juan Carlos en su libro ¡Matadlos!. Años de investigación recopilando sumarios, informes de los servicios secretos y viajes para buscar el origen de aquella masacre en la obra más completa hasta el momento sobre este episodio.

Estos son algunos de los principales interrogantes que despeja este experto antiterrorista en su libro. Sigue leyendo

El PP y la máquina de la verdad

Logo PPPor razón de mi trabajo escucho a diario desde hace años decenas de declaraciones de políticos. Sin más pretensión que la de un aficionado -si alguien lo percibe de otra manera pido disculpas de antemano- creo que puedo aportar alguna idea sobre algunos problemas de comunicación en el Gobierno y el Partido Popular.

Durante el reciente debate sobre el Estado de la Nación todos los portavoces de la oposición se refirieron a la visión distorsionada de la realidad que ofrecía el Presidente, las “mentiras del Presidente” o las “mentiras del PP”. Se dijo muchas veces: mentiras. Tal vez fuera más adecuado decir que el PP dispone de una máquina de la verdad, que sigue las siguientes pautas:

  • Elegir sobre cada tema de debate el fragmento de realidad que es más favorable para ganar la discusión.
  • Ignorar absolutamente el resto de la realidad, como si no existiera.
  • En caso de dificultad, recurrir al eufemismo.
  • Plantear las iniciativas impopulares con palabras que sugieran lo contrario de lo que proponen.

Todo ello, a ser posible, sin mentir. Mentir es un verbo muy drástico. Otra cosa es disponer una maquinaria de comunicación destinada a subrayar la parte de la verdad que más conviene. Esas pautas encajan con las atribuidas al Partido Republicano de Estados Unidos en el conocido libro de George Lakoff No pienses en un elefante. No soy experto en la materia, ni dispongo de información suficiente como para afirmar que la comunicación del PP sigue el manual republicano. En todo caso, son pautas muy parecidas. Veamos algunos ejemplos:

El paro: la tendencia es buena. Varias veces repitió el presidente durante el debate sobre el estado de la Nación: “Hay un cambio de tendencia en el paro”. ¿Es eso mentira? No. ¿Es toda la verdad? No. El paro estaba en el 8% en el año 2007. En el 23% cuando Rajoy ganó las elecciones, a finales de 2011. En año y medio subió al 27%. Ahora está en el 26%. Se prevé que a final de año pueda estar en el 25%. Desde luego, ha cambiado la tendencia, pero vamos a tardar años en estar por debajo del 20%. ¿Es verdad que ha cambiado la tendencia? Sí. El Gobierno enfoca y repite el dato que favorece al PP, e ignora absolutamente la parte de la realidad que menos le conviene: el paro está más alto que cuando llegó Rajoy al gobierno, el empleo que se crea es de peor calidad, medio millón de trabajadores han emigrado… En realidad, hace ya muchos meses que los responsables gubernamentales dicen que “la tendencia es buena”. Hubo un mes en que la “tendencia buena” consistió en un “decrecimiento del ritmo de aumento del paro”. Hubo un mes de dato malísimo, y el vicesecretario Carlos Floriano dijo: “Que no nos ciegue un mal dato”. El mal dato eran 6.230.700 parados… pero la tendencia seguía siendo buena. Toda España pensó: ¡Quiera Dios Nuestro Señor que no nos agarre una tendencia mala! Hoy se conocerán datos del paro: la tendencia será buena. El Gobierno no planteará el debate sobre cómo afrontar los años que nos quedan con el paro por encima del 20%. Esa parte de la realidad queda ignorada. Sigue leyendo

Una tragedia mediterránea

tragedia mediterráneaEn el verano de 2012, cuando nuevos grupos de inmigrantes de Asia y Turquía intentaban acceder a Europa por las costas griegas, el ministro Nikolaos Dendias describió la situación con un inconfundible dramatismo autóctono: “El país está a punto de perecer. Nos enfrentamos a una invasión”. Desde entonces hemos visto versiones más o menos edulcoradas de la misma histeria en países como Gran Bretaña, Suiza y España. Si en los primeros la derecha populista marca el paso de este debate, en nuestro caso las autoridades establecen el dilema entre hundir a los inmigrantes a pelotazos y recibirlos con azafatas y serpentinas.

La realidad merece el calificativo de tragedia griega, pero por razones bien diferentes a las que sugieren estos políticos. Con más de 19.000 inmigrantes muertos a lo largo del último cuarto de siglo, el mar Mediterráneo se ha ganado una merecida reputación como el símbolo de la Europa fortaleza. Los mártires de la inmigración hacia Europa estaban destinados a formar parte de la cifra variable e indeterminada (es posible encontrar cualquier estimación entre los tres y los ocho millones) que conforma la bolsa de inmigrantes irregulares que residen en la UE. Viven en nuestros barrios, trabajan en nuestras empresas, cuidan de nuestros hijos y mayores, pero están sometidos a una ciudadanía de segunda clase en la que todo parece aceptable: desde negarles el derecho a la salud a encarcelarles durante meses por una falta administrativa.

La emigración no es consecuencia de la pobreza, sino de la aspiración a una vida mejor. En un mundo marcado por diferencias crecientes de ingreso, en el que un africano medio puede quintuplicar su capacidad adquisitiva por el simple hecho de acceder a un empleo en Europa, debe haber muy buenas razones para no intentarlo. Y la UE ofrece justo lo contrario: un continente que camina a zancadas hacia un modelo demográfico de pirámide invertida y Estados del bienestar inviables. Dicho de forma simple, no hay futuro para Europa sin la llegada abundante y sostenida de trabajadores extranjeros a nuestros países. Y en esa carrera competiremos con otras regiones desarrolladas y emergentes que tienen o tendrán necesidades similares. Sigue leyendo

Retrato ideológico del gobierno

SOBRESTranscurridos dos años ya podemos trazar los rasgos ideológicos que definen la acción del gobierno presidido por Mariano Rajoy. Sabemos que es muy de derechas, pero en este amplio y vaporoso espacio habitan visiones políticas bien distintas. La hipótesis que aquí presento es aquella que, conmocionados por las últimas leyes, comentamos muchos a pie de calle: el gobierno es cada vez más reaccionario.

Situarse en la estela tradicional del pensamiento reaccionario español, como mantendré, no significa regresar tal cual al diecinueve o al franquismo. Lo que supone es que su influencia se deja sentir poderosamente en el brusco cambio de modelo político y social que se está forzando. Sabemos además que el ambiente consensual del presente régimen implica neoliberalismo y protección de la oligarquía económica. Con distintas intensidades, esto último ha formado parte de gobiernos precedentes que en principio partían de tradiciones políticas bien distintas.

Podemos así encuadrar la acción del gobierno en una suerte de neoliberalismo reaccionario. Esto implica que en él no hay liberalismo ni conservadurismo de entidad.

No me importa tanto el quién es cada miembro del gabinete —o quién dice ser— como el qué hace este en su conjunto. Y es que estamos ante un ejecutivo dominado por una figura de escaso peso teórico: el advenedizo. El ejemplo más evidente es Alberto Ruiz Gallardón. Hace unos años, como alcalde de Madrid, apostaba por la píldora postcoital para las menores; hoy propone una ley del aborto que en Europa solo apoya Le Pen. Detrás no hay coherencia ideológica, sino el enésimo ejemplo de cómo intentar trepar en política. Sigue leyendo

La prosperidad de Valencia se cae a pedazos lastrada por años de despilfarro y corrupción

El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra (EFE)

El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra (EFE)

La prosperidad de la Comunidad Valenciana, a la que su vecina Cataluña miraba de reojo hasta hace bien poco con una mezcla de envidia y recelo, resultó ser un espejismo. Tras casi dos décadas ininterrumpidas de gobiernos del PP, los valencianos pagan hoy los platos rotos de los excesos -y fueron muchos- de la era Camps. Despojada para siempre de las joyas de su sistema financiero -Bancaja y la CAM-, sin tejido industrial, carcomida por un índice de desempleo que supera el 28% y asfixiada por una deuda de casi 30.000 millones de euros, la región acaba de perder también un referente emocional y lingüístico: Canal Nou. Y con él buena parte de su autoestima colectiva.

Cuando Eduardo Zaplana apeó de la Generalitat al socialista Joan Lerma, en 1995, la televisión autonómica contaba con una plantilla que apenas llegaba a los 650 trabajadores. Ahora, con casi 1.700 empleados -no pocos de ellos familiares, amigos y enchufados del PP-, una deuda acumulada que roza los 1.400 millones de euros, una credibilidad engullida por la obscena manipulación de los gestores -léase comisarios políticos- nombrados por el partido y unos índices de audiencia raquíticos, Canal Nou se había transformado en un tumor que Alberto Fabra se ha visto empujado a extirpar de raíz, en parte por la torpeza con la que él mismo manejó el ERE que los jueces han acabado tumbando.

El actual presidente de la Generalitat llamó a Madrid para intentar a la desesperada que Cristóbal Montoro le diera un dinero extra con el que salvar in extremis la cadena. Pero el ministro de Hacienda se aferró a la ortodoxia del déficit y le dio con la puerta en las narices. Mariano Rajoy, que ni siquiera se le puso al teléfono, sigue apostando por Fabra no por convicción, sino porque no tiene recambio. Es un president débil y sin autoridad, incapaz de gobernar su propio partido -el líder del PP valenciano, Alfonso Rus, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, le ningunean en cuanto tienen ocasión- y que, para combatir su soledad y falta de apoyos, se ha rodeado de un reducido equipo de fieles -con el vicepresidente José Ciscar a la cabeza- muy cuestionado internamente.

Sigue leyendo

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz