El ejército de 50.000 hombres que se desvaneció en medio de la nada

el-ejercito-de-50-000-hombres-que-se-desvanecio-en-medio-de-la-nada

Encuentro entre Cambises II y Psammetichus III. (Adrien Guignet)

Los aqueménidas (la dinastía persa a la que pertenecía Cambises), según la opinión de Heródoto, habían partido de Tebas, tomando la ruta de los oasis hacia el norte para sorprender a los amonitas

En algún remoto lugar del enigmático desierto Oeste de Egipto, entre la zona de Matruh y la Cirenaica colindante con la actual Libia –según unos–, o, quizás virando al sur, hacia Al Fayum, o tal vez a la altura de Siwa –sede de uno de los más famosos oráculos de la antigüedad, en tiempos inmemoriales un ejército muy numeroso compuesto según diversas fuentes por cerca de 50.000 hombres se volatilizó entero hace 25 siglos en medio de una terrible tormenta de arena que lo devoró sin dejar rastro hasta el día de hoy.

Constancia documentada hay de su existencia y de cómo arrasó por donde pasó, pues así lo aseveran muchas crónicas de la época. Es, probablemente, junto con la derrota a manos de la ciclogénesis explosiva en la que naufragó la Grande y Felicísima Armada (mal llamada La Invencible), y la terrible mortandad acusada por la Wehrmacht en el sitio de Stalingrado por el frio glacial con sensación térmica de 40º bajo cero en algunos momentos de la famosa batalla, uno de los peores desastres infligidos por la naturaleza a la frágil condición humana en el ámbito de lo estrictamente militar.

La trágica desaparición de aquel monumental ejército, referida por el historiador Heródoto como una acción punitiva hacia los amonitas, protectores naturales de la zona del oráculo y sus oasis aledaños –no hay que olvidar que los persas estaban en uno de sus momentos zenitales de expansión–, ha planteado a aventureros y arqueólogos retos inimaginables, habida cuenta de que todas esas pertenencias como es de suponer estarán enterradas en algún remoto lugar entre millones de toneladas de arena y sellados en el silencio más sepulcral que el desierto es capaz de desplegar para llevar al anonimato cualquier cosa condenada a no tener más futuro que el del olvido.

Seguir leyendo

REFERENCIAS MÁS ANTIGUAS DEL USO DE LAS BARRAS

La heráldica nace en Francia, en 1120. Los primeros blasones por España que podemos datar y de los cuales, no existe debate sobre su origen, son el de León (1148-1157) y el de Castilla (1175). En el caso de Aragón tenemos una discusión muy antigua, y en la cual estamos participando mediante este artículo, en referencia a si el origen de las cuatro barras es el blasón del Conde de Barcelona, (la casa o linaje de Barcelona) o bien el iniciador de su uso fue el Rey de Aragón (la casa o linaje de Aragón en su rama Pamplonesa). En ningún caso el debate sobre su origen está en si las barras nacieron para representar a un territorio u a otro, sino a un linaje o a otro.

Toisón de oro de Juan II de Aragón.

Toisón de oro de Juan II de Aragón.

LOS BLASONES NO HACÍAN REFERENCIA EN UN PRINCIPIO A NINGÚN TERRITORIO, SINO A UN TÍTULO, ES DECIR, ERAN DE UN REY, DE UN CONDE, ETC…Y DE AHÍ SE DISTINGUÍA SU FAMILIA Y SU LINAJE. Más tarde estos blasones pasan a representar al territorio donde el propietario de ese título nobiliario era soberano.

p.txtEs importante tener en cuenta en este debate que Ramon Berenguer IV, conde Barcelona, y Petronila de Aragón se casan en 1150, con arreglo al derecho “consuetudinario” aragonés medieval, en lo que se conoce como “Casamiento en Casa”, al haberse cortado la posibilidad sucesoria del linaje por vía masculina en el Reino de Aragón, lo que le concede un lugar a Ramon Berenguer IV como hijo y vasallo del Señor Mayor de la Casa de Aragón, y padre de Petronila, Ramiro II (que será rey, señor y padre). Por lo que Ramon Berenguer IV también era miembro de la Casa de ARAGÓN, y de hecho, además de Conde de Barcelona, era Príncipe (primus inter paris) de Aragón. Se casan entonces los retratados en el cuadro de Filippo Ariosto en 1150, pero el acuerdo entre Ramiro II y Ramon Berenguer IV es de 1137. Así en los esponsales de Barbastro, Ramon queda como súbdito e “hijo” de Ramiro II el cual no le cede el título de Rey. Se trata de un claro ejemplo de “Casamiento en Casa” que sigue lo predispuesto en el testamento de Ramiro I de Aragón para el caso en el que se agotara la descendencia masculina. Así el yerno pasa a ser de “la familia”, “de la casa”, la cual no se extingue. Seguir leyendo

EL CONDADO DE BARCELONA NO ES EL PRINCIPADO DE CATALUÑA

El condado de Barcelona nace a partir de la conquista de los francos de la ciudad de Barcelona en el año 801. El primer Conde de Barcelona fue el franco-visigodo Bera. Además del Condado de Barcelona en lo que se conoce como Marca Hispánica surgirán otros condados como el de Pallars, Urgel, Cerdaña, Rosellón, Ampurias, Gerona, Besalú, Osona. Dichos condados tardarán siglos en formar una unidad territorial, no teniendo lugar antes de la formación de la Corona de Aragón. Es por ello que es incorrecto hacer pasar la historia del condado de Barcelona, su nacimiento y sus particularidades, como genéricas de Cataluña. En el año 801 no existía Cataluña, tampoco en el 988, pero es que  en el año 1137, fecha del enlace entre Ramon Berenguer IV y Petronila, tampoco había una unidad territorial a la que llamar Cataluña, aún cuando esta palabra ya había sido documentada al menos desde tiempos de Ramon Berenguer III. La “historia” nacionalista, no obstante insiste en hacernos ver a un Guifré catalán, a un Borrell II señor de Cataluña, etc.. Pero eso es absolutamente falso. Si bien el Condado de Barcelona sería el “nervio” de Cataluña, y el título de Conde de Barcelona el más importante del Principado, hay que distinguir ambos conceptos. Y es que hablar de la historia de Cataluña únicamente a partir de centrarse en exclusiva en la historia del Condado de Barcelona, obviando al resto, es similar a que sólo se explique la historia de España contando la historia de los reinos de León y Castilla, algo de lo que se quejan algunos cuando les conviene sin poner remedio en su casa.

 OTROS CONDADOS “CATALANES”
nobiliarios armas de Valencia

Nobiliario de Armas de Valencia, Aragón y Cataluña. S.XVI

Armas Condes Pallars

Armas Condes Pallars

Armas Condes Urgel

Armas Condes Urgel

Cataluña, el Principado, no existía como unidad territorial

Armas Condes Ampurias

Armas Condes Ampurias

cuando Petronila y Ramon Berenguer IV contraen matrimonio. Y mucho menos con Guifré el Pilós. Podríamos discutir si el origen de las barras es condal, (y ya veremos que tampoco dado que el uso original no es territorial) pero nunca afirmar que estos colores son de Cataluña (en origen). Si decimos que es catalana, porque Barcelona está en Cataluña, también podríamos afirmar que esa bandera en origen es Española, o bien Europea. Ramon Berenguer IV cuando se casa con Petronila, era conde de Barcelona, de Gerona, de Osona y Cerdaña, pero no de Urgel,no del Rosellón, no de Ampurias, etc…Por lo tanto no era el señor de toda Cataluña, y es que de hecho no había ninguna unidad territorial a la que llamar así. Si que existían los catalanes, y en consecuencia Cataluña, dado que ello se puede documentar desde Ramon Berenguer III, no obstante en ningún caso Cataluña en esa época es una unidad territorial, y por lo tanto el Conde de Barcelona no era el Conde de Cataluña. De la misma forma también existían, y así está documentado, los españoles y España, no obstante tampoco era España una unidad territorial. Si bien es cierto que el Condado de Barcelona era el condado más importante de los condados de la Marca Hispánica, y Cataluña se irá formando entorno a dicho territorio, estamos hablando de dos conceptos territoriales diferenciados, siendo el Condado parte del Principado de Cataluña y no equivalente. No, al menos en la época de Ramon Berenguer IV. Más adelante el título de Conde de Barcelona será el título principal de todo el Principado ya unificado, pero como podemos observar, por ejemplo en los documentos de las Asambleas “de Pau i Treva”, la unificación no tiene lugar hasta ya creada la Corona de Aragón. Si leemos crónicas de Cataluña de hace siglos es normal encontrar a Guifré como catalán, leer que se denominan las barras como armas propias de Cataluña, pero también se llama al tal Guifré “español”, también se llaman a los celtas e íberos españoles. Y es que ese era el estilo de la época. Pero hoy estamos en pleno S.XXI y hay que llamar a los cosas por su nombre. Ni los íberos fueron españoles, ni Wifredo fue catalán, ni las barras suponiendo origen condal, nacieron siendo “catalanas” o de un “linaje catalán”.

Seguir leyendo

El origen de las barras de Aragón en respuesta a un bulo nacionalista

LA “FÁBRICA DE PATRAÑAS HISTÓRICAS” DEL NACIONALISMO CATALÁN CONVIERTE UN CUADRO DEL S.XVII, y UN ESQUEMA DEL S.XXI, EN “PRUEBAS HISTÓRICAS, DEFINITIVAS E IRREFUTABLES” ¡¡DEL S.XII!! INDICANDO QUE LA SEÑAL REAL DE ARAGÓN, NO ERA DEL REY DE ARAGÓN, PERO TAMPOCO ERA DEL CONDE DE BARCELONA… ¡ERA DE CATALUÑA!, Y ANTES INCLUSO DE EXISTIR EL PRINCIPADO COMO UNIDAD TERRITORIAL… 

BARRAS DE ARAGÓN: EN CAMPO DE ORO, CUATRO PALOS DE GULES.

BARRAS DE ARAGÓN: EN CAMPO DE ORO, CUATRO PALOS DE GULES.

“Ningún Pez osará alzarse sobre el mar si no lleva escudo con el Señal del Rey de Aragón”. Roger de Lauria , según la Crónica de Bernat Desclot (S.XIII).

“Ningún Pez osará alzarse sobre el mar si no lleva escudo con el Señal del Rey de Aragón”. Roger de Lauria , según la Crónica de Bernat Desclot (S.XIII).

 

 

El origen de las barras de Aragón, o Señal Real de Aragón, o Señal del Rey de Aragón, es incierto en cuanto a que no hay pruebas “definitivas” que nos aclaren que personaje histórico fue el primero en utilizar las barras para su propio uso, y como distintivo de su linaje. Aunque la prueba más antigua que se conserva corresponde a Alfonso II de Aragón, primer Rey de Aragón que también es Conde de Barcelona, una gran mayoría de historiadores considera que pudo ser el primer usuario, el padre de Alfonso, Ramon Berenguer IV, conde de Barcelona. Sin embargo nos encontramos con que este Conde también fue Príncipe de Aragón y miembro de pleno derecho de la Casa de Aragón, por matrimonio con la hija de Ramiro II, dado el derecho consuetudinario aragonés. Con lo cual, hoy, resulta difícil aclarar esta cuestión. No obstante, lo que sí está claro es que dicho emblema no nació para representar a ningún territorio sino que, como se ha indicado, surgió como distintivo de una familia. Por lo que el debate sobre el origen no está en que territorio nacieron las barras, sino en que familia, antes de la formación de la Corona de Aragón, surgió la idea de representarse así misma con esos colores, si a la casa condal de Barcelona o bien a la Casa de Aragón en su rama Pamplonesa. O bien, si dicho emblema surgió en el momento de formarse dicha Corona. Por otro lado, sí es cierto que con el tiempo las barras de Aragón llegaron a ser representativas del Reino de Aragón, así como también, con menor frecuencia, de Cataluña, la cual utilizaba como emblema (además de las barras) el mismo que el de la ciudad de Barcelona. Las barras de Aragón se han conocido con ese nombre desde hace siglos, aún cuando se reconoció como origen de las mismas a la rama condal barcelonesa de los Reyes de Aragón. Aragón también tiene otros símbolos representativos y que actualmente son utilizados en el escudo autonómico, es decir la Cruz de Ainsa, la cruz de Íñigo Arista y la cruz de Alcoraz. Las barras de Aragón también han llegado a conocerse como barras catalanas, dada la difusión histórica de su origen condal, no obstante es necesario que se comience a entender y a reconocer, dado que ya estamos en pleno S.XXI, que las teorías del origen condal, si bien son muy antiguas, están basadas en leyendas, mentiras y bulos creados en el S.XIV, en tiempos de Pedro IV de Aragón, época en la que también se atribuyen como símbolos propios de Aragón los ya indicados. No han faltado tampoco, y es de justicia mencionarlo, teorías históricas sobre su origen aragonés, no obstante, al igual que las de origen condal también están basadas en meras invenciones. Y es que en la antigüedad cuando no se tenía acceso a la información, ésta era inventada, y a partir de esta mentira inicial, autores posteriores la daban por cierta sin apenas cuestionarse la veracidad de dicha información.

Seguir leyendo

El archivero catalán que manipuló los documentos históricos de la Edad Media

Próspero de Bofarull i Mascaró.

Próspero de Bofarull i Mascaró, director del Archivo de la Corona de Aragón, decidió, hacia 1847, reescribir el Llibre del Repartiment del Regne de València de la Edad Media con el objetivo de engrandecer y magnificar el papel que tuvieron los catalanes en la conquista del reino de Valencia de 1238

Las primeras piedras del nacionalismo se edificaron sobre una invención. La de Próspero de Bofarull i Mascaró, barcelonés y director del Archivo de la Corona de Aragón, que decidió, hacia 1847, reescribir el Llibre del Repartiment del Regne de València de la Edad Media con el objetivo de engrandecer y magnificar el papel que tuvieron los catalanes en la conquista del reino de Valencia de 1238. Próspero suprimió en su edición fácsímil del histórico volumen apellidos aragoneses, navarros y castellanos para darle más importancia numérica a los catalanes.

La manipulación, obra para más inri del hombre encargado de garantizar la integridad del archivo, era sólo el comienzo de una cadena de falsificaciones que pronto alimentaría la semilla del nacionalismo y construiría un relato distorsionado de la Historia de Cataluña, ficción que han llegado hasta nuestros días. A las adulteraciones de Próspero de Bofarull se uniría la conveniente desaparición del testamento de Jaime I -legajo 758, según la antigua numeración- que establecía los límites de los reinos de Aragón, Valencia y Mallorca y del Condado de Barcelona. Y qué decir del Llibre dels Feyts [Hechos] d’Armes de Catalunya, falsamente considerado una joya de la literatura catalana medieval. Su autor, Joan Gaspar Roig i Jalpí (1624-1691), ejecutó un engaño extraordinario al asegurar que la obra, en realidad escrita por él en el siglo XVII, era una copia de un incunable de 1420 firmado por Bernard Boadas. El apócrifo ha sido usado como fuente para narrar la historia de la patria catalana durante siglos, hasta que en 1948 el medievalista y lingüista Miquel Coll y Alentorn descubrió el timo.

La manipulación del independentismo

Seguir leyendo

200 años de la batalla de Waterloo

En un día como hoy de hace doscientos años, Waterloo se convirtió en el escenario de la batalla que marcaría la caída de Napoleón Bonaparte, un momento histórico que hoy conmemoraron líderes políticos y casas reales europeas con una ceremonia donde no han faltado tiros de cañón.

El suelo de Waterloo (a una treintena de kilómetros de Bruselas) ha temblado con cada uno de los disparos de cañón que hoy han estremecido al público, como en su día les debió ocurrir a los casi 200.000 soldados que participaron en el combate, de los que decenas de miles de ellos perdieron la vida o resultaron heridos. Seguir leyendo

EL BARRI (NEO)GÒTIC: La Falsificació Romàntica de Barcelona

votar

Hay un interesante artículo relacionado con este mismo asunto que ha aparecido en el diario Política ahora y que firma la estudiante de Historia del Arte Ana Varballo Llovo y que está en castellano, ambos se basan en la Tesis doctoral del profesor de la Universidad de Barcelona D. Agustín Cócola Gant.

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

NOTA: Aquest article l’he realitzat partir de la lectura de la molt recomanable Tesi Doctoral d’Agustin Cocola, El Barrio Gótico de Barcelona. Planificación del pasado e imagen de marca (2010) per la UB.

Catedral Catedral de Barcelona

El Barri Gòtic de Barcelona es una creació falsa i fantasiosa, realitzada a començaments del s.XX, per tal de convertir Ciutat Vella en un parc temàtic ideal per nostàlgics de les gestes imperialistes de Jaume I, així com d’incauts turistes. Es, doncs, el veritable origen de la injuriada “Marca Barcelona” molt abans que  les forces progressistes governessin el seu Ajuntament. De fet, fins al s.XX el concepte de “Barri Gòtic” no existia i se l’anomenava simplement “Barri de la Catedral”.

Ens trobem davant el que Hobsbawm anomena una “invenció de la tradició”. Quan la burgesia catalana, influïda pel romanticisme europeu (el que aquí es va anomenar Renaixença), s’inventa la nació…

Ver la entrada original 1.063 palabras más

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.096 seguidores