¿Una inundación en Europa?, ¡la culpa la tiene EE.UU.!

Imagen: RT

Algunos científicos sospechan que el Pentágono regularmente pone en marcha una “terrible arma electromagnética” ubicada en Alaska y capaz de modificar la meteorología del planeta.

Según explicó Mijaíl Guershtein, el presidente de la comisión ufológica de la Sociedad Geográfica de Rusia, entrevistado por el rotativo ruso Komsomólskaya Pravda, cada catástrofe natural o tectónica de gran escala  ocurrida en el mundo le hace recordar el misterioso complejo del proyecto estadounidense HAARP. Y el interés por la estación electromagnética en Alaska se enciende de nuevo.

Recientemente el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, supuso que el HAARP es la posible causa de los terremotos en China y en la isla de Haití. La prensa en todo el mundo citó su hipótesis y una vez más dijo que la estación estadounidense provoca desastres naturales, es decir, es un arma climática y tectónica. Y precisamente actualmente vuelve a crear una inundación, esta vez en Europa. Pero, ¿hay alguna posibilidad de que esto sea cierto?. Sigue leyendo

Anuncios

Haití y el armamento sísmico de Estados Unidos

La polémica se ha desatado a consecuencia de la publicación de un artículo evocando la posibilidad de que el origen del terremoto en Haití haya sido engendrado artificialmente, pero antes de abordar el tema, necesitamos hacer algunas precisiones. Efectivamente, el armamento sísmico existe y los EEUU, entre otros países, lo posee. Sí, las fuerzas estadounidenses estaban listas y pre-posicionadas para desplegarse sobre la isla. Todo esto es insuficiente para sacar una conclusión, pero vale la pena de comenzar el debate y la reflexión.

Paracaidistas US en Haití. © US Department of Defense.

Sigue leyendo

Guerra climática: ¿Fue manipulado científicamente el terremoto de Haití?

Antenas del proyecto HAARP en Gakona, Alaska.

La guerra climática, la guerra biológica o la guerra química, son parte indivisible de la guerra militar para controlar países y poblaciones. Todas a su vez, se sintetizan en la guerra psicológica para controlar y dominar la mente humana con fines del control  social sin el uso de las armas (Guerra de Cuarta Generación). Su existencia operativa y sus estrategias de aplicación (exterminios masivos de personas con fines económicos y políticos) tienen  origen en los laboratorios militares de las potencias centrales. Sigue leyendo

Rusos afirman EU causó terremoto en Haití ensayando proyecto HAARP

Un reporte preparado por la Flota Rusa del Norte estaría indicando que el sismo que ha devastado a Haití fue el “claro resultado” de una prueba de la Marina Estadounidense por medio de una de sus “armas de terremotos”.

Terremoto experimental: ensayos contra Irán que malograron Haití

La Flota del Norte ha estado monitoreando los movimientos y las actividades navales Estadounidenses en el Caribe desde 2008 cuando los Estadounidenses anunciaron su intención de restablecer la Cuarta Flota que había sido disuelta en 1950, a lo que Rusia respondió un año después con una flota Rusa encabezada por el crucero nuclear “Pedro el Grande”, comenzando sus primeros ejercicios en esta región desde finales de la Guerra Fría.

Desde finales de la década de 1970, los Estados Unidos han “avanzado enormemente” el estado de sus armas de terremotos y, según estos informes, ahora emplea dispositivos que usan una tecnología de Pulso, Plasma y Sónico Electromagnético Tesla junto con “bombas de ondas de choque”. Sigue leyendo

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz