Así reparte Carod los dineros públicos

El vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod Rovira (Efe).

El vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Josep Lluís Carod-Rovira, tiene muy claro lo que quiere y sus prioridades. Esto es lo que se desprende de las subvenciones que su departamento concedió durante los nueve primeros meses del año 2009, donde continuó con la política de ayudas que había iniciado al principio de esta legislatura a pesar de las críticas que había recibido por gastos similares durante el año 2008. Una de las partidas más llamativas es la subvención concedida a la Associació Amics de la Bressola para la “ejecución de actividades relacionadas con la actividad de la escuela Bressola durante el año 2009”: 625.800 euros.

La Bressola es un grupo de escuelas con siete centros diseminados por Cataluña y el sur de Francia. En realidad, este grupo educativo es el ojito derecho del vicepresidente catalán, que ha destinado millones de euros los últimos años a subvencionar sus actividades. En noviembre del 2007, Carod puso la primera piedra de un nuevo centro de La Bressola en el Rosellón francés. Por algo había destinado 2,9 millones de euros a esta escuela. En agosto del 2008, en plenas vacaciones, volvió a hacerse la foto, pero esta vez en la inauguración.

En el discurso que pronunció en el acto, Carod fue claro: “Todos los Gobiernos del mundo apoyan su lengua fuera de sus fronteras sin complejos. También lo hizo el Gobierno de Cataluña más allá de las fronteras del Estado, pero dentro de tierra catalana. Porque es justamente el catalán la lengua común entre el norte y el sur de este territorio europeo que es Cataluña (…) La lengua catalana es una lengua importante en el mundo. Ocupa el lugar número 88 entre las cerca de 7.000 lenguas habladas en todo el mundo. Hay 9.100.000 ciudadanos europeos que hablan catalán y 11 millones que lo entienden. Más, mucho más, que 8 idiomas que son oficiales en la Unión Europea”.

El vicepresidente de la Generalitat recordó también que hay 163 universidades en todo el mundo que enseñan catalán y que la literatura catalana “tiene un nivel internacional destacado. Tanto, que todos sabemos que si aún no hay un Premio Nobel de Literatura en catalán no es por motivos literarios, sino políticos”. Con esta base ideológica, el mantenimiento de la lengua y la cultura catalanas en el sur de Francia se ha convertido en una prioridad de su departamento, que no sólo ha destinado a la Bressola varios millones de euros en subvenciones los últimos ejercicios, sino que ha ayudado también a la Associació per a l’Ensenyament del Català (Aplec) con 63.000 euros para la “enseñanza en catalán en las escuelas elementales de Cataluña Norte y publicación de una revista e intercambios culturales”.

Carod destinó, asimismo, 18.000 euros a la Associació d’Amics de l’Escola Comte Guifré, de Perpignan; 12.000 euros al Centre Cultural Català Casal Jaume I de la misma localidad para “acción cine, musical, conocimiento del país, conocimiento del catalán, música y danzas populares”; 3.000 euros a la Federació de Cors de Clavé Catalunya Nord para intercambios corales y la Fiesta Mayor de Perpignan; y 6.000 euros a Trabucaire Editorial para la “edición de obras en lengua catalana y promoción de la Cataluña Norte”.

La lengua es importante. O, para ser más exactos, importantísima para Carod. Por ello, no se escatiman recursos a la hora de potenciar el catalán. Prueba de ello son las ayudas para extender el uso de este idioma en diferentes ámbitos. La patronal Petita i Mitjana Empresa (Pimec) recibió 21.000 euros “para contribuir a la financiación de los gastos derivados del fomento de la lengua catalana entre el tejido empresarial de pymes y autónomos”. La Fundación de esta patronal se embolsó, asimismo, 9.000 euros más para fomentarlo entre los pequeños empresarios. En la misma línea, CCOO recibió 126.500 euros para fomentar la lengua catalana en el ámbito sindical y la Fundación Josep Comaposada, vinculada a la UGT, recibió otros 21.000 euros por este concepto. La Unión Sindical Obrera (USO), otros 12.000 euros por el mismo motivo y la Intersindical-Confederació Sindical de Catalunya (CSC) obtuvo 6.000 euros por “el fomento del uso del catalán en los centros de salud”.

Por su parte, la Associació en Defensa de l’Etiquetatge en Català fue agraciada con 17.000 euros para una exposición itinerante con el objetivo de fomentar el uso del catalán en el etiquetaje. Por su parte, el pequeño colectivo Esbarzer se llevó 3.000 euros para fomentar una “red interreligiosa por la lengua”.

El ‘valencià’ también existe

Curiosamente, y a pesar de reclamar insistentemente la unidad de la lengua catalana en todo el territorio de los Països Catalans (que para ERC comprende no sólo Cataluña y el sur de Francia, sino también andorra, Valencia, Baleares y la Franja que linda con Aragón, además de una “colonia” en Cerdeña), el vicepresidente catalán destinó 290.000 euros a la Fundació Escola Valenciana para la “ejecución de actividades relacionadas con la promoción del valenciano en la enseñanza y el uso social mediante campañas de matriculación, de uso social, cine, música, edición de materiales, denuncia y movilización social durante el año 2009”.

En realidad, esta fundación fue inscrita en la Consejería de Justicia y Administraciones Públicas de Valencia el pasado 4 de mayo, por lo que nació con un pan bajo el brazo. Sin embargo, ya estaba operativa con anterioridad. Además, en años anteriores la subvención, de la misma cuantía, había sido destinada a la Federació Escola Valenciana. Esta entidad pasó de recibir 45.000 euros en ayudas de la Generalitat en el 2005 a los 290.000 euros que recibe ahora cada año.

En la misma estrategia lingüística se sitúa òmnium Cultural, una de las entidades cívicas más potentes de Cataluña. La institución que preside Jordi Serra recibió durante los nueve primeros meses del año 200.000 euros por el programa “Quedem?” (“¿Quedamos?”) y otros 20.000 euros por el programa de Voluntariado por la Lengua. òmnium Cultural de Catalunya Nord recibió también 27.000 euros para cursos de catalán para adultos en el sur de Francia, además de coloquios, conferencias y debates. Y òmium Cultural del Alguer fue gratificada con otros 15.084 euros para el “proyecto Joan Palomba”. Este personaje fue un lingüista alguerés del siglo XX partidario de la utilización del catalán en el territorio sardo.

Otra organización similar, el Centre Internacional Escarré per a les Minories ètniques Nacionals (Ciemen), cuyo líder es el monje Aureli Argemí y bajo cuyo paraguas se cobijan diferentes organizaciones, además de alimentar distintos proyectos independentistas, recibió 55.000 euros para organizar la Conferencia de las Naciones sin Estado de Europa y 60.000 euros más para otorgar su Galardón Ciemen.

Entidades cercanas a ERC, afortunadas

Carod, sin embargo, no se olvida de las organizaciones cercanas a su partido, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), a pesar del arrinconamiento al que ha sido sometido por Joan Puigcercós. La Fundación Josep Irla, por ejemplo, recibió 10.000 euros para un proyecto de nombre Fem Països Catalans (Hagamos Países Catalanes) y 3.130 euros para la proyección internacional de la Fundación Maurits Coppieters, que toma su nombre del político del mismo nombre de Flandes. Esta entidad fue creada en el año 2007, impulsada por la Alianza Libre Europea, con el objetivo de recoger documentación sobre los nacionalismos en Europa. La fundación de Esquerra recibió también 4.000 euros para la publicación de cuatro libros destinados a la Colecció Biblioteca de l’Esquerra Nacional.

Otra organización de la órbita republicana, Sobirania i Progrés, impulsada, entre otros, por el actor Joel Joan y el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Pompeu Fabra Héctor López Bofill, se llevó 50.000 euros para organizar unas jornadas que llevaban el lema Sabies que…? (¿Sabías que…?) y otros 4.000 euros para el proyecto Llengua i ciutadania: el català com a vehicle d’integració (Lengua y ciudadanía: el catalán como vehículo de integración).

El Departamento de la Vicepresidencia también premió con 9.450 euros a la Associació Els Altres Andalusos (Los Otros Andaluces), subvencionando un estudio que lleva por título Fabricar el inmigrante. Aprovechamientos políticos de la inmigración en Cataluña 1977-2007. Este colectivo está enfrentado a la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Cataluña (Fecac), que lidera Francisco García Prieto y que organiza la Feria de Abril. La Fecac ha sido duramente criticada por ERC, que ha intentado controlar las subvenciones que recibía con motivo de la feria, aunque al final la mayoría de los dirigentes republicanos acababan pasando por sus casetas para dejarse ver. En la misma línea de integración de la inmigración, Carod también dio 6.000 euros a la organización Parlacatala.org para formar “parejas lingüísticas virtuales”.

Antonio Fernández en El Confidencial

votar

Una respuesta

  1. No puedo

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonízate

Ser aragonés... ¡cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: