Tópicos infundados sobre el PER

 

Un trabajador del campo, en la recogida de la aceituna. :: SALVADOR SALAS

Sigo leyendo a día de hoy ciertos comentarios, a mi juicio lamentables, acerca de esta ayuda al campo andaluz. Como el PER ya no es el PER y como se dicen muchas barbaridades acerca de este asunto, decidí buscar información en la red. He encontrado dos artículos muy interesantes, cuelgo uno y enlazo el otro y que cada cual saque sus propias conclusiones.

(Un artículo de Manuel M. Navarrete para inSurGente).- A principios de este verano, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran y Lleida, declaró que había llegado el momento de “replantearse el PER”. Según este dirigente de la burguesía catalana (nótese la perfecta coordinación del bloque de clases dominantes y la coherencia con lo expresado hace poco por Esperanza Aguirre), es cierto que el PER tuvo su justificación antaño por el expolio histórico a Andalucía y Extremadura, pero hoy día carece de sentido.

 

Al presidente de la multinacional Sacyr Vallermoso, Luis del Rivero, le tocó por su parte ejercer de “poli malo”, afirmando obscenamente que “el PER hace más vagos a los andaluces”. No hay nada nuevo en este mito. Ya escribió Ortega, hace más de 70 años, que los andaluces somos vagos por naturaleza. Y si un prestigioso filósofo es capaz de decir semejante barbaridad supremacista, ¿qué podría esperarse de un multimillonario o del títere político que lo representa?.

 

Sin embargo, lo más preocupante ha sido leer los comentarios que algunas preclaras mentes han dejado en la web del diario zapaterista Público, bajo un reportaje en el que unos jornaleros andaluces narran, desesperados (e incrédulos ante lo que se afirma de ellos), las penurias de su situación económica. Estos comentarios animaban a los jornaleros a dejarse de cuentos, porque, al parecer, aunque no lo supieran, su vida consistía en tocar las palmas, irse de romería y vivir del PER sin trabajar nunca. Otra ilustrada persona se mofaba de un pobre andaluz que había tratado de defenderse pero había escrito “arcayata”, en lugar de “alcayata”.

 

No sé si sorprende o sencillamente asquea leer tal sarta de mentiras que, o son producto de la más brutal ignorancia, o bien son consecuencia de una consciente voluntad de manipulación, pero que, tanto en un caso como en el otro, descalifican por sí solas a quien las pronuncia.

 

No estamos a favor del PER. Tampoco a favor de su eliminación. Somos conscientes de que el PER se introdujo para no tener que llevar a cabo la Reforma Agraria que Andalucía y Extremadura necesitaban y siguen necesitando. Creemos que el único Plan de Empleo Rural posible y deseable partiría de la base de una Reforma Agraria que entregara a los trabajadores la tierra, hoy perteneciente a los únicos vagos de Andalucía, que, significativamente, jamás son criticados por nadie: los terratenientes.

 

No obstante, trataremos de desmentir determinados tópicos ridículos que cada vez se oyen más en determinados ámbitos, y ante los que hay que decir basta.

 

Para empezar, suele confundirse el PROFEA (antes llamado PER) con el Subsidio Agrario. El PER es una especie de “Plan E” para zonas especialmente azotadas por el paro agrícola (paro que, muy especialmente, sufre la mujer). Es decir, no es dinero que se le entregue directamente a ningún jornalero, sino dinero que perciben los ayuntamientos para poner en marcha obras públicas en los pueblos y dar trabajo a la gente.

 

Sin embargo, está pensado para que los jornaleros en paro puedan alcanzar las 35 peonadas (jornadas de trabajo) requeridas para acceder al Subsidio Agrario al año siguiente. Éste equivale al paro, o, en otras palabras, es sencillamente el subsidio de desempleo para los trabajadores del campo. Para cobrarlo, además, hay que pagar el sello agrícola durante todos los meses del año. El subsidio asciende a… 420 euros mensuales durante seis meses.

 

Así pues, he aquí el “insultante privilegio” y el “timo” mediante el cual tantos andaluces y extremeños, al parecer, vivimos en el lujo y la opulencia, hasta el punto de llevar a la envidia al mismísimo presidente de Sacyr: una ayuda, durante varios meses, y el año que puedas conseguirla, de 420 euros. Para colmo, aunque sólo en Andalucía hay más de medio millón de jornaleros, sólo unas 120.000 personas en total (20.000 de ellas en Extremadura) perciben el Subsidio Agrario.

 

La cosa está clara: Andalucía es tierra de vagos, porque 100.000 de sus 8 millones de habitantes, dada su situación de extrema pobreza a causa del paro estructural que nos azota, perciben un mísero subsidio de desempleo de 420 euros (de los que perderán buena parte en el injusto pago del sello agrícola) durante seis meses, si el año anterior han conseguido cotizar lo suficiente.

 

A pesar del descenso del Subsidio Agrario (de un 7% en los últimos tres años) y del incremento de los subsidios de desempleo en Cataluña y Madrid (144 y 133%, respectivamente y para el mismo periodo), incremento que, por cierto, nosotros apoyamos, sigue habiendo gente que, en dichos lugares, tiene la poca vergüenza de criticarnos por eso. También en estas zonas existen subsidios especiales de los que nadie se queja (por ejemplo a la minería o al sector automovilístico), a los cuales no nos oponemos, pero con respecto a los cuales sí exigimos igualdad.

El Estado se gasta alrededor de 600 millones de euros al año (52 mensuales) en la cobertura del subsidio agrario en Andalucía. Fuentes de la Junta señalan que «apenas supone el 1,83% del coste total en prestaciones por desempleo en España» y el 9,93% del de Andalucía (datos de marzo). Antonio Perianez apunta al gasto este año en subvenciones al automóvil, 800 millones de euros. «Buena parte se han ido a Cataluña», afirma como respuesta a las críticas de Duran i Lleida.

Por eso tenía razón Juan Manuel Sánchez Gordillo, el célebre alcalde de Marinaleda, cuando llamó públicamente “cabronazo” a Antonio Fernández, Consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, que tanto se opone a la lucha por un aumento sustancial del PER, reivindicación que levanta el SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores) y que cualquier persona que se considere de izquierdas debería hacer suya.

Muchos se preguntan por qué hay desempleo en el campo cuando hacen falta tantos inmigrantes para las cosechas de la fresa o la aceituna. Perianez contesta que la eventualidad en el campo (el 87% de sus trabajadores) hace que un empresario necesite de golpe mucha mano de obra y en otras épocas ninguna. Otra realidad es que los jornaleros no suelen moverse, tienden a trabajar en lo que hay en su entorno. «Es lo que ha evitado que haya despoblamiento en los pueblos de Andalucía, como sí ha ocurrido en otras comunidades», recuerda Francisco Toscano, presidente de la FAMP. Para contribuir a que los jornaleros alcancen las 35 peonadas se aprobó al mismo tiempo que el subsidio el llamado Plan de Empleo Rural (PER). Ya no se llama así. Ahora recibe el nombre de Programa de Fomento de Empleo Agrario (Profea) y es la inversión que anualmente destinan el Gobierno y la Junta para obras municipales que compense la época de poca actividad agrícola. Este año la cantidad aprobada es de 143,4 millones de euros. Las obras del PER han permitido la dotación de numerosos equipamientos y mejoras urbanísticas a los pueblos andaluces. «Es un gran descubrimiento, un modelo a exportar a países en desarrollo, incluso a Europa, para solucionar los problemas de enraizamiento de la gente a su territorio», argumenta Toscano refiriéndose tanto al subsidio como a las obras del PER.
La Consejería de Empleo advierte de que mientras las solicitudes de prestaciones en general por desempleo han aumentado considerablemente en el último año, es significativo que las altas en el subsidio agrario se van reduciendo. Ello se debe en parte a que desde 2002 se impide nuevas incorporaciones al subsidio por desempleo agrario del REASS, y su sustituto, la renta agraria, es poco conocida.
Pero hay un dato más llamativo que contradice la versión de que el subsidio andaluz fomenta el abandono de los estudios en los jóvenes, como dijo Del Rivero. El 63% de los beneficiarios son mujeres. La mayoría, tanto hombres como mujeres, tienen más de 45 años. En la franja de los 50 a 65 es donde se concentra el mayor número de perceptores. Muchas mujeres que han estado cuidando a los hijos se van a trabajar al campo mayores con el fin de tener una jubilación. De esta forma contribuye a la renta familiar. «Es una economía de supervivencia, sino, se tendrían que ir del pueblo», dice Perianez.
Los sindicatos pelean para que los jornaleros andaluces pasen a la rama general, ya que obtendrían mayores beneficios, pero siguen defendiendo el subsidio, aunque con algunas mejoras que acaben con los «trapicheos» del campo. Entre ellos la economía sumergida. Muchos patronos no dan de alta a los trabajadores cuando ya han cotizado las 35 peonadas. Pese a ello, el fraude detectado es mínimo, no supera el 2%.

votar

Una respuesta

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   Un trabajador del campo, en la recogida de la aceituna. :: SALVADOR SALAS Sigo leyendo a día de hoy ciertos comentarios, a mi juicio lamentables, acerca de esta ayuda al campo andaluz. Como el PER ya no es el PER y como se …..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: