Abajo el nacionalismo lingüístico

Modelo blavero (españolista)-

Modelo blavero (españolista)-

Sólo hay un nacionalismo más insidioso y brutalista —a veces violento— que el catalán: el español. De entrada, secuestra el nombre de las cosas. Y antes que nada, del idioma. Ocurrió en Aragón, con la nueva ley de lenguas que omite la palabra “catalán”, el idioma utilizado en la Franja, para sustituirlo por el circunloquio “lengua aragonesa propia del área oriental”, el lapao.

Sucede con las actuales andanadas de la Generalitat Valenciana a la Acadèmia Valenciana de la Llengua, por definir el valenciano como lo que es. A saber, una “lengua románica hablada” allí; y en otros lugares, como Cataluña y Andorra, “donde recibe el nombre de catalán”.

La cuestión nominalista no es baladí. “El nombre que se da a una lengua estándar suele derivar de una operación de planificación”, describe el catedrático madrileño Juan Carlos Moreno, de la Universidad Autónoma de Madrid, en su estupendo y recomendable libro, El nacionalismo lingüístico, una ideología destructiva (Península, 2008). Moreno nos recuerda que al toscano o florentino se le llama italiano para afianzarlo como lengua común, “que se pretende implantar de modo generalizado, impositivo y omnicomprensivo“, ese paralelismo con castellano y español.

Con el catalán en Valencia y Aragón la secuencia es clavada, pero inversa: al despojarle de su nombre, se le desnaturaliza y relega a residuo particular, opcional y nada-comprensivo. En las Islas Baleares, la marea verde del pasado otoño denunció espectacularmente otro modo de jibarización del catalán, la rebaja de su uso escolar, concomitante con la de la ley Wert. Bajo estos tristes eventos palpitan, implícitas, “tres ideas clave del nacionalismo lingüístico” repertoriadas por el profesor madrileño: el pretendido “carácter intrínsecamente superior de la lengua nacional”, su función de instrumento “unificador” y la suposición de que “una vez desaparecido el Imperio, se puede mantener la lengua como inductora de un imperio espiritual”.

En todos esos casos se ningunea la pretensión plurilingüista, aunque sea limitada a compartimentos territoriales estancos, de la Constitución. Y se atenta frontalmente contra el Tratado de la Unión Europea, por el que toda ella (también sus Estados miembros) “respetará la riqueza de su diversidad cultural y lingüística y velará por la conservación y el desarrollo del patrimonio cultural europeo” (art. 3.3). Subrayen: “respetará”. Nada de “enmascarará”.

Modelo valenciano ( ni catalanista ni españolista).

Modelo valenciano (ni catalanista ni españolista).

Simultáneamente a esta recua de desprecios, tanto la Generalitat valenciana, primero, como el Gobierno, pugnan por la vía administrativa (y ya van ganando), para silenciar las emisiones en Valencia de Catalunya Ràdio y TV-3. Son unos medios poco ejemplares en cuanto a pluralismo político, pero muy preciosos para el pluralismo lingüístico. Más ahora que Canal 9, tan genuflexa ante el sesgo mafioso del poder local —pero en valenciano: contrapunto de diversidad cultural— ha cerrado tras orgías de despilfarro.

Por el raíl del rábula burocrático, los salteadores contra la lengua catalana quizá no se percatan de que están atentando también contra la unidad del mercado lingüistico español, incluida la industria editorial. La lengua es un bien espiritual, pero también una mercancía, y ha de poder circular libremente: en eso consiste un mercado interno. No en la uniformidad del monolingüismo.

Habrá que volver a reivindicar el mercado interno español —esta vez aplicado a la cultura y su diversidad—, como hicieron los catalanes del XVIII y del XIX, y no como intentan parcelar algunos bonachones soñadores de la endogamia.

Fueron los catalanes los inventores del mercado nacional (español), y por eso la patronal catalana se llamaba, cuestión nominalista, Fomento del Trabajo Nacional; y el primer sindicato catalán, era la anarquista Confederación Nacional del Trabajo: predicamentos nacionales de la nación de naciones (española).

Quizá algunos chavales duden de esto. Sepan que fue un catalán, Laureà Figuerola, quien en 1868 arrumbó las 80 monedas distintas existentes en la península y creó un mercado monetario único, basado en la peseta. Ello ocurría tras la supresión de los aranceles interiores (unión aduanera), en fecha muy tardía, 1841.

Lean a Josep Fontana (Cambio económico y actitudes políticas…, Ariel, 1973) y a Miquel Izard (en El comerç en el marc econòmic de Catalunya, La Magrana, 1983) y verán que en el XIX era más fácil y barato traer trigo a Barcelona en barco desde Charleston (EEUU), que desde Zaragoza en tren, y cómo fueron sobre todo los burgueses catalanes quienes empujaron para crear el mercado único de productos y servicios.

Pues bien, sólo una irrupción semejante, decidida, continua, inasequible al desaliento e intransigente con la propia fatiga y con las tentaciones al escapismo centrífugo puede lograr hoy algo semejante en el ámbito de las lenguas: un mercado cultural interno basado en la riqueza de idiomas diversos, y ampliamente cooficiales, no solo en sus rincones. De forma similar a lo que ocurre en Suiza. En esto sí es admirable.

Xavier Vidal-Folch en El País

votar

3 comentarios

  1. Dios nos libre de nuestras hordas nacionalistas, a cada uno de las suyas.

    Me gusta

  2. Ridícula paja mental impracticable, anclada en unos años setenta que ya no existen. Que intente que sus hijos tengan una educación bilingüe en el sistema público (pseudo-)catalán. Buena suerte.

    En cuanto a Jon Kepa, y ya que estamos hablando de idiomas, mejor será que no investigues quién y cómo se sacó de la chistera ambos nombres, hace poco más de cien años. Ya que hablamos de manipulaciones y nacionalismos lingüísticos.

    Me gusta

    • Veamos santanderino de pro.
      Yo investigar investigo lo que me sale de las baitas, faltaría plus y ya puesto a dar consejos, mejor cambia lo de Castilla marinera pues hace años que Santander no pertenece a Castilla, ni a la vieja ni a la nueva o quizá es que eres del pueblo de las tres mentiras.
      No se a que nombres te refieres si al catalán, al valenciano o al español. Te recuerdo que del catalán /valenciano, valenciano/catalán se conocen textos de allá por el año de 1091 y el español es algo más antiguo.
      I ja saps, sino t’agrada lo que veus, no vingues a emprenyar.
      Salut i força.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De la mar y los barcos

Just another WordPress.com weblog

Aragonizate

Ser aragonés... ¡Cuestión de carácter!

El ilustrador de barcos

Mercantes, veleros y otros buques.

Emitologías

Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones

Enseñanzas Náuticas

Para conocer la mar y todo lo que le rodea

METAMORFOSIS

cambiar o morir

Reflexions d'un arqueòleg glamurós

La ploma més àcida de la xarxa

La Tronera de Celemín

Bitácora de un eterno aprendiz

Revista Diaria

Actualidad, salud, familia, finanzas, moda y mucho mas..

hungarianportrait

Portrait and Glamour Photography from Laszlo Racz

A %d blogueros les gusta esto: